CV, condones y el prospecto de la aspirina

Con frecuencia suelo comparar el CV con la lista de ingredientes que aparece en la etiqueta de un producto o con el prospecto de las medicinas.

En realidad es algo aburrido, que no aporta información relevante y que en muchos casos es incomprensible o interpretable.

Como poseedores de una Marca Personal debemos aprender a vender nuestro beneficio, nuestro valor añadido en lugar de recitar una serie de datos en papel o en vídeo.

Cuando buscamos una aspirina, un champú o una caja de condones no nos dedicamos a leer el prospecto (aunque algunos deberían). Lo que buscamos es la satisfacción de una necesidad (o un calentón).

Quitar el dolor de cabeza, dejar el pelo limpio y bueno…, lo que sea, son los beneficios que buscamos.

Como profesionales debemos descubrir, documentar y saber comunicar ese beneficio que nos hace valiosos en lugar de ir con nuestro CV en la boca.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *