Maldito Parné (El retorno)

Hace algo más de un año, cuando la crisis todavía nos parecía una amenaza fantasma, escribí un post que tuvo cierta polémica. Hablaba sobre la importancia del dinero y el poder y la influencia de la Marca Personal.

No, no decía que el dinero fuese lo único en la vida, ni nada parecido. Sostenía la tesis de que el Personal Branding se basa en la persona, en el individuo y en sus relaciones con los demás, pero también en la elaboración de una estrategia racional y metódica para conseguir unos resultados concretos y tangibles.

Es muy bonito todo eso de que las fuerzas del universo conspiren para que consigas tus sueños o que lo importante es que sientas un equilibrio interior y todas esas cosas. Pero eso no implica que podamos vivir del aire. Muchas veces, al escuchar este tipo de argumentos me acuerdo del chiste de Eugenio.

Lo curioso es que unos meses después de ese post, parece que solo hay un tema de conversación, el dinero o más bien la falta de él.

Supongo que cuando “la pasta” no es un problema, es facil volverse espiritual y místico. Estamos acostumbrados a verlo con muchos famosos, Gere, Madonna o nuestra Penelope Cruz. Como dijo alguien, en tiempos de bonanza ha surgido toda una industria de Luís Cobos de la espiritualidad (Coelho, Bucay, etc.) que curiosamente se están forrando (dinero) gracias a la espiritualidad “light”.

Por supuesto que creo que hay que tener sueños, desarrollar el lado emocional, interesarse por las cuestiones espirituales. Al fin y al cabo también son elementos que forman parte de tu Marca Personal. Pero eso se vuelve muy dificil si no tienes cubiertas tus necesidades básicas, para tí y sobre todo para “tu gente”.

El descubrimiento de tu Marca Personal te va a permitir clarificar muchas de estas cuestiones porque para establecer tu posicionamiento debes tener claro quién eres, lo que quieres y lo que puedes ofrecer. Pero el objetivo final es ser percibido como alguien valioso, fiable y deseado para obtener reconocimiento y recompensa (moral o material).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *