Preguntas Frecuentes

¿Qué es el Branding y la Marca Personal?

Cuando los expertos en marketing y en marcas hablan de posicionamiento lo que están diciendo es que quieren conseguir que el “mercado” les asocie de una determinada manera con un determinado concepto. Pues eso mismo es lo que el Branding Personal puede conseguir con los profesionales.

El propósito del Branding Personal (proceso) es conseguir identificar aquello que te hace valioso, útil y fiable para que te perciban como la persona/profesional con quién hay que estar o trabajar. El objetivo de todo eso es desarrollar tu Marca Personal (resultado).

El objetivo final de una marca, personal o comercial, es que te ELIJAN.

Es aplicable en una entrevista de trabajo, en una evaluación anual o incluso en el entorno personal para ser el amigo con quien todos quieren estar o la persona a la que hay que conocer.

Se trata de aprender a vender lo que haces para no tener que venderte tú.

Para que los profesionales triunfemos en un mundo cada vez más competitivo, hemos de ser eficaces desarrollando una marca propia. En otras palabras, debemos descubrir ¿Quienes somos? ¿Qué sabemos hacer? ¿Que ofrecemos? ¿Que necesidades satisfacemos? ¿Qué defendemos? ¿Cómo mostramos todo eso al mundo exterior? 

En realidad, una Marca Personal no se TIENE sino que se DEJA. Lo importante no es lo que dices que eres sino la huella, la MARCA que dejas en otros. Por eso el auténtico valor de la marca no lo das tú sino los que te rodean, aquellos en los que influyes. 

Aquí tienes varias definiciones para que escojas la que quieras o las combines.

  • Es la idea poderosa y clara que viene a la mente cuando otra persona piensa en ti.
  • Es la idea que los demás tienen de nosotros, la huella que hemos dejado en su mente.
  • Es la forma en que gestionas y comunicas tus auténticos valores, creencias, sentimientos, habilidades, pasiones y talento, los sentimientos que provocas y la forma en la que eres percibido.
  • Es aquello en lo que destacas: Valores, habilidades, acciones que los demás asocian contigo.

¿Qué es Marketing Personal?

El Marketing Personal es la utilización de herramientas de visibilidad y notoriedad para dar a conocer nuestro trabajo y lo que proporcionamos a nuestro entorno.

Es la forma de conectar nuestra contribución lo que somos capaces de ofrecer como personas para satisfacer las necesidades de nuestro entorno (mercado) y al mismo tiempo satisfacer las nuestras.

Estamos acostumbrados a hacer cosas y a trabajar pero eso no es suficiente. Debemos dar a conocer a los demás aquello que sabemos hacer bien y ser reconocidos por ello.

En este momento podemos llegar a hacernos visibles en, literalmente, todo el mundo a un coste mínimo o nulo. Hasta hace pocos años solo podíamos llegar a nuestro círculo más cercano, en este momento podemos darnos a conocer a todas aquellas personas que puedan estar interesadas en lo que hacemos y ofrecemos.

¿Cuáles son los pros y los contras de tener una Marca Personal?

La Marca Personal te convierte en un referente en tu entorno. No se trata de ser Obama o Madonna, sino de ser la persona en la que otros se miran aunque sea en tu comunidad de vecinos o en los clientes que van a tu peluquería. Y ahí está lo positivo y lo negativo.

Se supone que las personas que abanderan una marca están en el ojo del huracán y cualquier movimiento es mirado con lupa. En algunos casos supone la pérdida de anonimato. Por eso, poca gente está dispuesta a asumir este reto.

Lo positivo es que vas a ser valorado, querido y deseado por quienes necesitan lo que ofreces, sintonizan contigo y confían en ti. Por cierto, es importante destacar que una Marca Personal no puede ni debe gustar a todos.

Lo negativo es que la Marca Personal es una carrera de fondo y no puedes permitirte errores. Un fallo, en especial una mentira, destruye una marca, personal o comercial. En ocasiones vas a tener que ir por sendas complicadas o tomar decisiones difíciles. Por lo tanto, hay que tener unos valores y un comportamiento coherente, honesto y sólido porque es la única forma de dejar una huella, una marca duradera.

¿En que se diferencia el Branding Personal de la Asesoría de Imagen?

Una Asesoría de Imagen se refiere a los elementos externos y superficiales de una persona. Estos pueden incluir el aspecto físico, el vestido, coche, casa o la forma de hablar. La creación de una Marca Propia parte del interior y de lo más auténtico de una persona y a partir de ahí construye una estrategia coherente.

¿Se trata de venderse uno mismo?

No, todo lo contrario, se trata de aprender a vender LO QUE SABES HACER para no tener que venderte a ti mismo.

¿Es algo nuevo? ¿Es una nueva moda?

La creación de una Marca Personal es tan antigua como el hombre. No se trata de inventar algo nuevo sino de recuperar lo que conocemos. Sin embargo, hasta hoy no se había establecido una metodología que tuviese en cuenta todos los factores que influyen.

Hasta ahora, los métodos de autodesarrollo o de crecimiento personal solo habían establecido enfoques parciales del problema.

Por otra parte, muchos de los sistemas que han surgido en las últimas décadas se han centrado más en el fondo que en la forma. Más en el envoltorio y en las “técnicas de…” que en el ser humano que sustenta la marca.

Por último, la idea de agrupar todas estas herramientas bajo el concepto de Marca Personal proporciona una imagen compacta que da consistencia al programa. Todos sabemos que Coca Cola es agua azucarada, pero no es el producto lo que se vende o se compra sino lo que significa.

Lo último y lo más nuevo no es lo mejor necesariamente. Posiblemente, más bien al contrario.

¿Cuáles son sus antecedentes y fuentes?

Es un método que toma elementos de la psicología, el marketing, la gestión de empresas, la comunicación y la filosofía.

Aunque el nombre y el desarrollo del concepto son de origen anglosajón, lo he adaptado al entorno español. Está enriquecido con mis propias experiencias y con multitud de información recopilada durante mucho tiempo.

El énfasis se pone en el profesional, no en la empresa. Es el trabajador el que va a tomar las riendas, asumir su responsabilidad y por lo tanto recoger los frutos. Si la empresa ha sido “buena” también esta saldrá beneficiada.

Este concepto nace hace algo más de 10 años de la mano de gurús como Drucker y Peters en un momento en el que fueron conscientes en que la forma de trabajar había cambiado y era necesario encontrar una nueva forma de pensar.

Podría decir que es más una causa, una forma de vivir la vida que un negocio o una técnica. 

Gurús de gestión

  • Tom Peters, Stephen Covey o Peter Drucker

Expertos en organización y comportamiento

  • Goleman, Maslow o McClelland

Nuevas tendencias empresariales

  • Coaching, Gestión de Proyectos o Redes Sociales,…

Ideas y Filosofías

  • Liberalismo, Ayn Rand,…

Pero fundamentalmente

  • Un alto componente humanista,
  • De autoconocimiento,
  • De relaciones personales
  • De autenticidad

¿Es egoísta la Marca Personal?

En muchas de las ocasiones en que me reúno a explicar el Proyecto Marca Propia surge una pregunta o duda: El hecho de desarrollar una Marca Personal o propia ¿no es un signo de egoísmo? ¿No es una vuelta al individualismo de los 80?

La respuesta es rotundamente NO. La creación de una marca, ya sea para una persona o para un producto, basicamente tiene dos etapas, una de análisis de uno mismo, de sus creencias, valores, fortalezas, habilidades. Todo esto buscando la autenticidad, no el maquillaje o las falsas apariencias. En definitiva, un conocimiento profundo de las características de uno mismo. Pero hay una segunda fase, posiblemente más importante, que es la comunicación de esa marca, el establecimiento de relaciones, la utilización de esas características personales para satisfacer las necesidades de los demás (clientes, amigos, familiares, jefes,…).

Una Marca Personal o de producto no tiene ningún sentido por si sola, únicamente lo adquiere cuando otros interaccionan con ella. A una persona en una isla desierta no le serviría de nada tener la marca más fuerte del mundo porque nadie podría hacer uso de ella. Por todo esto, una marca propia es justo lo contrario a un concepto egoista, es la forma perfecta de relacionarse con los demás y con uno mismo.

Por lo tanto, definitivamente no es egoísta. Se basa en el intercambio, en las relaciones, en dar para recibir.

¿La Marca Personal va en contra de la marca de la empresa que te contrata?

El Branding Personal se basa en la responsabilidad individual, en la capacidad de elegir y de tomar las riendas de la propia vida.

Cuando son otros los que toman nuestras decisiones, perdemos libertad de elección y nuestra Marca deja de ser Personal para convertirse en la del otro.

Se trata de facilitar el que cada profesional, cada persona analice lo que es capaz de hacer, establezca su escala de valores y actúe en consecuencia de forma consistente. Por lo tanto, debe ser cada persona, hombre o mujer, quién escoja lo que les va a hacer sentir más realizado o realizada.

¿La Marca Personal tiene algo que ver con el concepto de líder mediático?

Creo que la Marca Personal es aplicable a cualquiera que tenga la intención de ocupar un lugar preferente en la mente de otros para conseguir un efecto determinado (ser contratado, salir con la persona que te gusta, aumentar tu salario, ser respetado por tus hijos,…).

En el caso de los líderes mediáticos, el problema es que se enfrentan a “la gente”, “la audiencia”, “los votantes” o “los consumidores” que no tienen cara y ojos, son solo estadísticas. No basan sus decisiones en las necesidades concretas de una persona sino de una media ponderada.

Salvo contadas excepciones, los políticos, los famosos, los deportistas de elite o los líderes mediáticos en general, no son Marcas Personales. Son elementos de marketing, soportes publicitarios, envases creados por estrategas. A partir de ahí deben ajustar sus declaraciones, su comportamiento y su aspecto a lo que creen que desea la mayoría. Eso suele generar inconsistencias, falta de autenticidad e irrelevancia. Eso si, lo compensan con un exceso de visibilidad.

El líder mediático, por lo general es un personaje no muy distinto de Indiana Jones o Batman.

¿A quiénes va dirigido?

Tener una Marca Personal significa que queremos dejar una huella en la mente de otros. Implica conseguir que otros nos perciban como deseamos. Por lo tanto es aplicable a TODOS los ámbitos de la vida. Como profesionales queremos ser considerados como eficaces y valiosos. Como padres o amigos queremos que nos recuerden como alguien con quién merece la pena estar.

¿Cualquiera puede construir una Marca Personal sólida?

Si, pero ha de reunir unos requisitos. Unas dos condiciones: Capacidad de actuación y Actitud o voluntad de cambio.

¿La Marca Personal está enfocada en el desarrollo individual? ¿Cómo beneficia a una empresa?

Parto de la base de que hay un enorme potencial humano desaprovechado en las empresas. La situación del mercado y las tendencias en la economía no estimulan el desarrollo de la creatividad, la iniciativa y el deseo de superación en los empleados. La falta de estímulos profesionales, la precariedad laboral y los ajustes salariales no favorecen la motivación de los profesionales.

El objetivo es provocar un cambio radical en la mentalidad de los profesionales. El Branding Personal consigue que un profesional deje de pensar como un “empleado” para empezar a hacerlo como una empresa de una sola persona. Esto implica que, al igual que en el proceso de creación de una marca comercial, primero ha de hacer un análisis profundo de sus fortalezas, debilidades, conocimientos, habilidades, valores y principios. Este proceso va a favorecer cada una de sus actividades profesionales y personales.

Por ejemplo, un establecimiento claro de tus principios y valores te va a permitir tomar mejores decisiones y una utilización mejor de tu tiempo. Un conocimiento de tus habilidades y competencias, te va a ayudar a establecer áreas de mejora. El descubrimiento de la necesidad de “vender tu producto” va a estimularte a mejorar las habilidades de comunicación y de relación.

Evidentemente, esto implica una mejora no solo profesional sino también personal, pero en ambos casos la compañía sale ampliamente beneficiada.

Otro beneficio fundamental es la concienciación de la importancia del concepto de marca. Una marca es la percepción que los demás tienen de algo o alguien. Por eso es vital que los empleados comprendan que cada punto de contacto de una empresa con sus clientes internos o externos es fundamental para el futuro de una compañía. La mejor forma de enseñar un concepto a alguien haciendo que se vinculen a él. Por lo tanto, ¿qué mejor forma de transmitir ese concepto que mediante la aplicación en uno mismo?

¿Una buena Marca Personal implica diferenciarse? ¿Qué riesgos implica este “extremismo”?

Una Marca Personal implica sobresalir, destacar por algo valioso para otros. Aquí se incluye un especialista en neurocirugía o un padre que cuenta una historia a su hija antes de dormir.

Consiste en lo que yo denomino la regla del más o del menos. Se trata de, por ejemplo, ayudar a otros (personas u organizaciones) a ser mejores, ganar más dinero, ser más felices o de perder menos el tiempo o de tener menos miedo.

Cuando eres capaz de hacer eso, te estás diferenciando, pero no lo llamaría extremismo. La Madre Teresa o Gandhi lo hicieron. También Hitler o Mao. En todos los casos estaban satisfaciendo las necesidades de alguien, fueron relevantes, fiables y notorios. La diferencia está en los valores que sostenían la Marca Personal de cada uno de ellos.

En cualquier caso, creo que en lo que respecta al mundo profesional el problema está en la “commoditización”, en la falta de interés por tener una marca para dejar una marca, una huella positiva en este mundo.

¿Cuál es el mejor momento para dar el paso hacia del Branding Personal?

En ningún caso depende del contexto social, económico, personal; tiene que ver con la edad, experiencia, género y estudios del individuo

Suelo decir que todos tenemos una Marca Personal aunque no lo sepamos. Eso significa que desde el momento en que conocemos a alguien, ya nos están etiquetando. Por lo tanto no se trata tanto de CREAR una Marca Personal como de GESTIONAR tu Marca Personal. Lo peligroso no es que tengas una marca buena o mala sino que no tengas ni idea de cómo te perciben los demás o lo que es peor, que no sepas como te percibes tu mismo.

Dicho esto, creo que el mejor momento para empezar a gestionar tu Marca Personal es AHORA MISMO.

Dejar una huella deseada en tu entorno requiere tiempo, paciencia y esfuerzo. Por lo tanto, lo importante es empezar ya y no esperar a que ocurra un “incidente”.

Es aplicable a todos y en todos los entornos. Se trata de conseguir que nos elijan, que nos tengan en cuenta y para ello debemos ser percibidos como deseables, fiables y valiosos. Desde que en el colegio se hacían los equipos en gimnasia, hasta el día en que nos vemos afectados por un ERE, pasando por un ascenso, la búsqueda de una “canguro” que cuide a nuestros hijos el sábado o el día en que nuestra pareja nos da el SI, siempre estamos inmersos en una serie continuada de procesos de selección. Por eso debemos identificar aquello que nos hace relevantes y fiables para nuestro “mercado” y utilizar todas las herramientas a nuestro alcance para darlo a conocer. Y para eso no hay barreras de género, edad o de ningún otro tipo.

¿Cuánto se tarda en conseguir resultados?

Depende del alcance que quieres conseguir con tu posicionamiento. En cualquier caso, este es un proceso de crecimiento y se notan mejoras desde el primer momento.

Por concretar un poco más, en un caso típico, si se “hacen los deberes” deberían verse resultados en un plazo de entre 3 y 6 meses.

¿Cómo contribuyen las nuevas tecnologías al Branding Personal?

Las nuevas tecnologías son una oportunidad de que cualquiera que tenga algo que decir y que ofrecer pueda hacerlo. Ha democratizado la visibilidad y la notoriedad.

Pero ser visible no lo es todo. De nada sirve poder llegar a todo el mundo si lo que dices es incoherente, irrelevante o algo peor, falso.

Las nuevas tecnologías te permiten algo más importante que solo decir que eres capaz de hacer algo, te permite y TE OBLIGA a demostrarlo. Fotos, vídeos, textos, documentos,… cualquier cosa es útil para romper esa barrera de desconfianza y de incertidumbre. La marca es confianza y es un instrumento para establecer relaciones.

No hay que obsesionarse con las nuevas tecnologías. La Marca Personal se consigue en el cara a cara, en el contacto directo, como toda la vida. Las nuevas herramientas solo te facilitan el acceso a quienes pueden necesitarte y sintonizar contigo, pero son solo un instrumento, un medio, no un fin.

Lo importante no es tener “un millón de amigos” en Facebook o escribir todo lo que haces en Twitter. Lo que fortalece tu Marca Personal es que tengas algo útil que ofrecer, que seas coherente y que facilites a tu “mercado” el que acceda a ti. No se trata tanto de “vender” lo que haces como de que te “compren” lo que ofreces. La Marca Personal va de dentro (tú) hacia fuera y no al revés. No es imagen, es identidad y valores personales.

¿Qué puedes hacer para que te escojan en el mercado actual?

Exactamente lo mismo que hacen las empresas con sus productos, descubrir y utilizar tu Marca Personal.

¿Qué pasos son necesarios para hacer de tu nombre y tu profesión una Marca Personal?

Los pioneros en la Marca Personal dicen que esta no se crea, diseña o inventa sino que se “desentierra”. Esto significa que para desarrollar una Marca Personal no hacen falta muchos recursos ni herramientas. Lo más importante es el autoanálisis, trabajo y persistencia.

Crear una Marca Personal consiste en asumir el control de los procesos que influyen en la forma en que los demás te perciben y gestionarlos estratégicamente para ayudarte a conseguir sus objetivos.

La aplicación de todo ello sigue un proceso bastante lógico y de sentido común. Podríamos resumirlo en diez pasos: 

  1. Definición del ámbito de posicionamiento. ¿En que entorno quieres posicionarte? ¿Qué posicionamiento quieres conseguir? ¿En el empleo actual? ¿Cómo experto? ¿Cómo imagen de marca de tu empresa?
  2. Establecimiento de objetivos. Definir que es lo que queremos conseguir. Un ascenso, una vida más tranquila, más prestigio, un empleo, ser reconocidos como los expertos en alguna materia,… ¿Qué meta pretendes alcanzar con ese posicionamiento? ¿Un ascenso? ¿Una reputación como especialista?
  3. Elaborar un diagnóstico. A partir del análisis se analizan diferentes opciones y nos ponemos a diseñar nuestro posicionamiento personal o profesional. Establecer la situación inicial. Analizar cual es nuestro punto de partida, cuales son nuestras fortalezas, nuestras debilidades, aquello de necesitamos, nuestros recursos, etc.
  4. Definición de oferta profesional. ¿Qué puedo ofrecer? ¿Qué me hace útil y relevante? ¿Qué consigue mi “cliente” al seleccionarme? ¿Como se beneficia mi empresa, cliente o entorno de mis cualidades? No se trata de hacer una lista de características (CV) sino de beneficios (lo que otro puede conseguir si me elige). Diseñar nuestro “producto”. Identificar aquello que nos gusta y que podemos y sabemos hacer y convertirlo en una contribución valiosa para los demás.
  5. Descubrir y gestionar las percepciones. Debemos saber como nos están percibiendo y hacer los ajustes necesarios basándonos en nuestra autenticidad.
  6. Generación de confianza. Vale, soy un/a buen/a profesional. Pero ¿Por qué tendrían que confiar en mí? ¿Cómo pruebo que lo que digo es cierto? ¿Qué herramientas tengo para demostrar que no me estoy “marcando un farol”?
  7. Diferenciación. Aunque cuando se habla de marca siempre suele aparecer el concepto de diferenciación, suele entenderse mal. No se trata de ser “raro” o extravagante sino de ser percibido como alguien que se distingue por hacer las cosas mejor. Ese es el elemento que marca la diferencia.
  8. Darnos a conocer. Una vez que sabemos lo que podemos ofrecer y la forma en que queremos transmitirlo, debemos utilizar todas las herramientas de visibilidad a nuestro alcance. Internet, relaciones personales, artículos, blogs, libros,… En este momento podemos llegar, literalmente, a todo el mundo. Comunicación. Aquí es donde entran en juego más herramientas porque es el momento en el que hay que darse a conocer y hacer visible tu oferta. Hay tres niveles:
    1. Corto alcance. Se trata de las relaciones personales directas, las redes sociales o simplemente la charla de café o la conversación con el jefe o colegas. Es la mejor forma de posicionarse y todas las demás herramientas de notoriedad (Internet, artículos, conferencias,…) deben estar enfocadas a conseguir ese contacto directo. Es el 1-1
    2. Medio alcance. Son las conferencias, charlas, presentaciones o cualquier forma de dirigirse a un grupo de personas tanto dentro de una empresa como fuera de ella. Es una buena forma de posicionarse como un referente. Es el 1-varios.
    3. Largo alcance. Es la gran herramienta de visibilidad y lo que ha cambiado todo, pero no hay que obsesionarse con ellas. Es Internet (blogs, redes sociales virtuales, vídeos, herramientas 2.0,…) pero también son artículos en prensa, libros, aparición en medios,… Es el 1-todos y su finalidad es posicionarte a un nivel global pero siempre como forma de posicionarte en tu sector, de ser un referente y de aparecer como tal en los buscadores y en los medios online.
  9. Elaborar una estrategia. Juntar todas las piezas, fijar un calendario y ponerse en marcha.
  10. Control y mantenimiento. Los planes pueden funcionar o no, por eso debemos ir ajustando sobre la marcha.