Home » Manifiesto

Manifiesto

Mi Manifiesto de Branding Personal

Con frecuencia sigo escuchando expresiones absolutamente erróneas o incluso inmorales como: “No sabes venderte” o “Tú eres un producto”.

El lenguaje es muy importante y debemos empezar a hablar con propiedad si no que queremos que nos “cosifiquen”. Cuando eso ocurre estamos dando los primeros pasos para que nos conviertan en “commodities” y acabemos formando parte de una estadística.

El Branding Personal, tal y como yo lo planteo, pretende encontrar y dar a conocer aquello que nos hace más personas, lo que nos hace únicos, valiosos y singulares. Al conseguirlo aumenta nuestro valor y eso incrementa nuestra capacidad de elección.
El mercado laboral pretende justo lo contrario, reducirnos, simplificarnos a la mínima expresión, unir lo que somos con lo que hacemos. Eso es lo peor que puede ocurrir porque, con esa mentalidad, en el momento que pierdes tu trabajo-empleo, cuando dejas de ESTAR, automáticamente dejas simplemente de SER.

Es fundamental que entiendas que tu Marca Personal es lo que representas, son tus valores, es la huella que dejas en la mente de otros. Pero tu producto, tu oferta profesional o personal es otra cosa. Aquí te dejo algunas claves.

  •  El Branding Personal no es para todo el mundo. Solo para aquellos que tengan voluntad de dejar huella. No es una cuestión de dinero sino de actitud.
  • El Branding Personal es posicionamiento, no venta. Se trata de convertirte en un profesional de referencia, de ocupar un lugar preferente en la mente de otros.
  • Todos tenemos una Marca Personal. Lo malo no es que sea fuerte o debil, odiada o adorada, atractiva o neutra, sino que no sepamos cual es.
  • El ser humano tiende a juzgar a sus semejantes. Como no puedes evitarlo, aprovéchate de ello.
  • Todo lo que haces cuenta, suma o resta, y en La Red, todavía más.
  • Una Marca Personal no tiene ningún valor si no ofrece algo a los demás. la fuerza de la marca viene de “los otros”.
  • El trabajo, la persistencia, la coherencia y la honestidad es mucho más importante para posicionar una Marca Personal que la inteligencia, la astucia o eso que algunos llaman Talento.
  • Una Marca Personal es la combinación de tres elementos: La utilidad, la fiabilidad y la visibilidad. Cada uno de ellos es inutil por separado.
  • Una Marca Personal no se tiene, se deja. Al fin y al cabo una marca es eso, una huella.
  • Las Marcas Personales fuertes se construyen con el contacto no con el impacto.
  • El origen de la marca y del branding no es un gurú del marketing sino Platón y su Mito de la Caverna.
  • Una marca fuerte lo es porque llega al corazón y la cabeza de mucha gente, no porque inviertas millones de Euros.
  • La fuerza de tu marca viene de tu entorno. No es más que una consecuencia de tus acciones y comportamiento. Es un reflejo de lo que eres.
  • Un profesional con Marca Personal debe ser capaz de persuadir a un “empleador” de que le necesita, que debe tenerle en su empresa, que tiene una oferta que no puede rechazar.
  • Tu “mercado” te busca por lo que ofreces, porque eres útil (producto), pero te ELIJE porque eres fiable y atractivo (Marca)
  • Una Marca Personal fuerte es el mejor ejemplo del poder de lo pequeño, de lo constante, de la paciencia. Pequeñas cantidades en el tiempo.
  • La Marca eres TU. El producto es lo que haces por los demás. El marketing es la forma en que das a conocer lo anterior.
  • Un plan de Marca Personal es un modelo de actuación que aumenta tus posibilidades de obtener unos resultados determinados.
  • Si no tienes un Plan de Marca Personal acabarás cayendo en el plan de otro (o de otros)
  • Tu producto es lo que haces por otros.
  • Tu producto es la aportación, la contribución, el beneficio que los demás pueden obtener de tí y por el cual vas a recibir una compensación, económica, moral o emocional.
  • Las personas no somos productos. El producto es nuestro trabajo. O dicho de otro modo, el trabajo es nuestro producto.
  • Sin algo que ofrecer no puedes posicionarte ni desarrollar una Marca Personal fuerte.
  • Necesitas definir cuál es tu producto/oferta tanto si decides operar fuera de la empresa como cuando estás dentro de ella.
  • Cuanto más sepas sobre lo que eres capaz de ofrecer, es decir, sobre tí mismo, más facil te será crear algo valioso y venderlo.
  • Todos servimos para algo, todos somos capaces de encontrar una combinación apropiada de “ingredientes” que nos hacen atractivos y elegibles.
  • Serás más valorado si lo que ofreces es percibido no como una versión de algo que ya existe, sino como algo realmente nuevo/único.
  • Los “productos” no son sólo para empresarios o para empresas sino para cualquiera que tenga algo valioso que aportar.
  • El primer paso para posicionarte en la mente de otros es tener algo que ofrecer y creértelo, lo demás solo es técnica y tiempo.
  • Para desarrollar tu producto debes encontrar formas de satisfacer las necesidades de otros.
  • A la gente no le interesa quién eres sino lo que puedes hacer por ellos.
  • Un producto no es necesariamente algo material o con valor económico, solo algo deseado por otro.
  • Como madre, amigo, profesional, jefe, vecina o en cualquiera de los roles vitales que interpretas, siempre tienes algo que aportar.
  • Si no haces bien tu trabajo, tu producto y la Marca Personal que hay detrás no tiene ningún valor.
  • Pensar en tu trabajo como en un producto te proporciona una mentalidad de proveedor de servicios.
  • No “te vendes” por un salario, alquilas tu tiempo con el que satisfaces necesidades.
  • El derecho a mantener un empleo ya no existe y el salario se paga (o debería) en función del rendimiento de tu producto-trabajo.
  • Si eres un profesional de empresa debes diferenciar entre Puesto/”Job Description” y Producto-Beneficio para la compañía.
  • Convertir “empleo” en “suministrar un producto” ayuda a adaptarnos mejor al mundo al que nos dirigimos.
  • Lo reconozco, tener una Marca Personal implica interpretar un personaje. Pero posiblemente es el más dificil de todos, el TUYO.

Comments are closed.