Inicio » Archive

Asunto: Te van a oir.

Te van a oir »

[22 feb 2013 | 4 Comments | ]

Por fin llegó el momento. Desde que creé el documento en el que empecé a escribir mi libro hasta hoy han pasado ocho meses, casi un embarazo. Desde esta semana ya está a tu disposición y ahora es tu momento y el mío. Tu momento de aprovechar los consejos y las recomendaciones que te doy. Mi momento porque a partir de ahora vas a juzgar mi trabajo y eso me hace recordar los tiempos (y sentir los mismos nervios) en los que ibas al tablón de anuncios de la facultad a ver las notas.

Hoy quiero despedir esta serie de posts relacionados con los temas que trato en Te van a oír sobre la construcción de tu plataforma de comunicación explicándote lo que puedes encontrar.

Mis libros anteriores, Marca Personal y Expertología se centraban en el diseño de estrategias de Branding Personal. En este libro me enfoco en el desarrollo de las herramientas de Comunicación, de Marketing Personal para dar a conocer lo que haces.

Creo que la gran diferencia y enorme ventaja que tenemos actualmente frente a lo que ocurría hace solo un par de décadas es que ahora es más fácil ser tenido en cuenta. No se trata solo del mundo dospuntocero sino de muchas otras cosas que han cambiado.

Ahora podemos movernos fisicamente con más rapidez, grabar videos ya no implica gastarse un dineral, cualquiera puede crear su propio material promocional, hay muchas más opciones de conocer a gente a la que admiras en alguno de los eventos que se organizan diariamente, puedes crear, promocionar y vender tus conocimientos sin salir de tu casa,…

Pero tener tantas posibilidades tiene su lado menos positivo. Precisamente cuando hay muchas opciones asequibles y a nuestra disposición y el tiempo es limitado es fundamental diseñar una estrategia y escoger aquellas que mejor se ajustan a lo que queremos. De lo contrario nos agotaremos en el intento.

Por eso en Te van a oír hago un repaso de los canales disponibles y te explico, desde el punto de vista de mi experiencia, como puedes sacarle el máximo partido.

En los primeros capítulos te explico de qué va todo esto de la plataforma de comunicación, de los elementos que la componen, de las barreras mentales que te pueden paralizar o de la importancia de tener las ideas claras y un mensaje relevante antes de “salir a la calle” a gritar con tu altavoz.

Uno de los problemas que suele plantearme mucha gente es que cree que no tiene nada o casi nada que decir. Pero eso suele ser una percepción equivocada. Por eso en los siguientes capítulos te cuento como generar ideas para generar los contenidos que vas a comunicar tanto en el mundo “real” como en el virtual.

Más adelante dedico seís capítulos a contarte lo que he aprendido en relación a la que considero la piedra angular de la plataforma de comunicación en lo que respecta a Internet, el blog. Y luego te cuento como aprovechar el canal que te permite hacer llegar tu mensaje “casa por casa”, me refiero a Twitter.

También dedico un par de capítulos a explicar cómo aprovechar LinkedIn y Facebook. Pero ojo, en este libro no me dedico a contarte como darte de alta o configurar las herramientas sino que directamente te doy mis recomendaciones para conseguir que te escuchen.

A medida que avanza el libro te voy explicando las herramientas más relacionadas con el mundo offline. Desde la creación de tu propio canal de radio o televisión hasta la publicación de tu libro, desde la forma de entrar en el circuito de conferenciantes hasta la aparición en prensa, desde la forma de crear una red de contactos hasta la utilización de “complementos” como las tarjetas de visita, el portfolio o las presentaciones.

Los últimos capítulos están dedicados a optimizar todo lo anterior, consejos sobre productividad, recomendaciones para evitar la saturación o ideas útiles para multiplicar el efecto de tus acciones.

Creo que me ha quedado un libro eminentemente práctico y basado en cosas que todos conocemos. He evitado con todas mis fuerzas utilizar ejemplos ajenos o de empresas o personas que nos pillan muy lejos.

Por último quiero agradecer a Oscar del Santo, Curro Violero, Jaime Pereira, Jose de la Peña, Tomás Pereda, Fran García Cabello, Franck Scipión, Mar Losada, Rosaura Alastruey y Maria Luisa Moreno sus colaboraciones que me han hecho sentir acompañado.

Si quieres ver el índice y los dos primeros capítulos del libro puedes descargártelos pinchando aquí. Y recuerda que yo ya he hecho mi trabajo, ahora te toca a tí.

Te van a oir »

[15 feb 2013 | 2 Comments | ]

La próxima semana saldrá mi libro y, con ello, el final de esta serie de posts con ideas y reflexiones sobre la importancia de utilizar las herramientas de visibilidad a nuestro alcance. Por eso quiero dedicar este post a explicar algunas de las experiencias relacionadas con este proceso y dedicaré el próximo y último a contarte algunas cosas que podrás encontrar en el libro.

He dicho aquí muchas veces que soy como ese científico loco que prueba en sí mismo la medicina que ha preparado. No me gusta hablar de lo que no he probado y si aconsejo a alguien que haga algo es porque antes lo he realizado yo mismo. Podría decirse de mi libro lo mismo que en los telefilmes de Antena3 de los domingos por la tarde: “basado en hechos reales”.

En TE VOY A OÍR hablo de todas las herramientas, canales (online y offline) e instrumentos de comunicación a nuestro alcance para crear una plataforma a la que “subirnos” y hacernos visibles. En los capítulos dedicados a la preparación, publicación y promoción de un libro hablo de muchas cosas que me has visto aplicar en estos meses. El tiempo dirá si he acertado o no.

No pretendo ser ejemplo de nada sino simplemente actuar del modo más científico posible estableciendo una teoría, aplicándola y analizando los resultados. Aquí tienes algunas de las tácticas utilizadas.

Superar la pereza

Siempre digo que si quieres dejar una huella, una Marca Personal memorable debes arremangarte, levantarte del sillón y ponerte en marcha. Cuando Roger Domingo,  mi editor de Alienta, me sugirió la idea de escribir un libro como este, por un lado me entusiasmó pero por otro vi que tendría que dedicar la mayor parte del verano a escribir y, como me habrás leido en alguna ocasión, no es algo que me entusiasme.

Así que, aunque parezca de perogrullo, si quieres que alguien te publique un libro, más vale que empieces ya a escribir y a conseguir que te conozcan.

La promoción empieza ayer

Vale, mi libro sale oficialmente el martes pero, ¿cuanto tiempo llevo dando la lata con el dichoso libro? Pues practicamente desde que terminé la conversación con mi editor. No puedes esperar que tu libro sea conocido, ni posicionar tu Marca Personal, ni aprender algo, ni buscar un empleo, si empiezas justo cuando lo necesitas. Las cosas llevan su tiempo y requieren maduración.

Igual que hice con mi libro anterior, empecé a tuitear durante el proceso de preparación y escritura. Esa parte me gusta mucho porque me permite mostrar lo que siento, mis mosqueos y mis subidones. Desde hace veinte semanas estoy escribiendo esta serie de posts y quizás tengan algún efecto en los buscadores.

Creo que es importante involucrar a quienes pueden leerte por eso me gusta hablar del proceso y, si es posible, contar con la ayuda de quienes se interesan por tu trabajo.

No vendas

Lo digo en varias ocasiones en el libro. Eso de vender está muy mal visto, especialmente en dospuntocerolandia. Creo que jamás te he pedido que compres mis libros o que asistas a alguno de mis cursos. Pienso que es mucho mejor aportar contenidos y ofrecer cosas interesantes y valiosas que realizar acciones comerciales directas. Quizás me equivoco, pero es que no lo sé hacer de otra manera.

Si después de esta serie de posts y de tuits crees que puede merecer la pena echarle un vistazo al libro cuando te lo encuentres en una librería y te gusta lo que ves, quizás estés más cerca de pasar por caja (o de pedírselo a un amigo).

Hazlo personal

Aunque ya sabes que no soy precisamente un partidario de la “conversación” en dospuntocerolandia, tengo que admitir que me gusta la posibilidad de mantener una comunicación directa con quienes leen lo que escribo. Creo que esa relación sin intermediarios unida a la posibilidad de abrirse y de ser uno mismo establece un vínculo emocional que aumenta las posibilidades de que te tengan en cuenta. Aunque también aumenta las opciones de rechazo por quienes no comparten tus ideas, pero eso también es bueno.

Ponle cara

Creo que una de las partes que más miramos de los sitios en La Red es la sección “quienes somos”. Cuando se trata de comprar un libro o tomar una decisión en la que hay una persona detrás, es importante saber de quíén se trata. Si eres capaz de mantener conseguir que se asocie tu nombre y tu careto a lo que haces, es más probable que te tengan en cuenta.

Sigue

En proceso no acaba aquí. De hecho este es sólo el final del principio. Ahora hay empieza una etapa de entrevistas, participaciones en eventos y otro tipo de acciones que ayudan al despegue del libro. Pero igual que ocurre con los viajes espaciales, lo más duro es poner la nave en órbita. Si empiezas hoy a promocionar lo que haces, es mucho más fácil que dentro de seis, diez o quince meses consigas lo que quieras tanto si se trata de publicar un libro, conseguir un empleo o empezar a trabajar con un nuevo cliente.

Video

Una de las herramientas más potentes para que tu Marca Personal se posicione es el vídeo. No suele ser muy frecuente que los autores lo utilicen, pero creo que ayuda a asociar tu trabajo contigo tanto si eres un autor o conferenciante como si eres un profesional de cualquier otro tipo.

Te van a oir »

[11 feb 2013 | No Comment | ]

El próximo martes 19 a las 19 voy a presentar mi nuevo libro TE VAN A OÍR publicado por la editorial Alienta.

Lo presentaré en The Job Academy y nuestra intención es que además de aprender algunas cosas sobre el libro y conocer a algunos de los expertos que aparecen en él, podamos pasar un buen rato y desvirtualizarnos.

La idea es que sea un acto de 50 o 60 personas en el que podamos charlar tranquilamente y vernos las caras. Por eso es necesario que te apuntes aquí.

Nos vemos el martes 19

 

Te van a oir »

[8 feb 2013 | 5 Comments | ]

Hace unos días me preguntaban en un programa de radio hasta que punto debemos mostrar nuestras opiniones personales cuando tenemos la oportunidad de dirigirnos a un grupo de gente en Internet (Redes Sociales, Blogs,…) o en el mundo “real” (conferencias, networking, medios de comunicación,…).

En este momento tenemos muchas opciones disponibles para que nos oigan, de eso trata mi próximo libro. Pero desde el punto de vista del Branding Personal creo que es importante tener algunas ideas claras sobre su uso. Evidentemente cada cual puede utilizar los Social Media como le venga en gana, pero aquí quiero centrarme en su aprovechamiento profesional.

En mi opinión hay dos aspectos distintos en este asunto. Por un lado está el posicionamiento profesional que quieres conseguir y por el otro está el grado de apertura personal que estás dispuesto a compartir con quienes te siguen.

En cuanto al uso de La Red como herramienta profesional yo siempre lo he tenido muy claro. Internet es un medio muy potente para posicionar tu Marca Personal si mantienes el enfoque, si te centras en un tema y consigues asociarlo a tu nombre. Eso es lo que algunos llevamos haciendo desde hace años y creo que no nos ha ido mal.

Hace unos días en el blog de Raúl Hernandez se generó un interesante debate sobre este asunto pero creo que es un error pensar que hay una línea roja insalvable entre lo personal y lo profesional. Creo que se puede mantener un enfoque profesional, especializado o incluso hiperespecializado sin perder el toque personal.

La gente más conocida y reconocida en los Social Media suele estar vinculada a un tema concreto (Jose Miguel Bolivar, Borja Prieto, Gonzalo Álvarez, Alfonso Alcántara, Pedro Rojas, Mertxe Pasamontes,…) pero no creo que nadie pueda acusarles de ser robots o de transmitir opiniones asépticas. Creo que todos ellos han generado debates muy intensos y se “han mojado” en muchos temas sin desviarse demasiado de sus áreas de conocimiento.

En este momento tenemos muchas formas de divulgar nuestras ideas, pero no podemos convertirnos en meros altavoces que repitamos y amplifiquemos las ideas de otros ni limitarnos a generar decálogos sin alma.

Las marcas en general y las Marcas Personales en particular basan gran parte de su fuerza en generar sintonía con su audiencia. Y eso solo se consigue si te abres, si te muestras como eres, si te arriesgas enseñando cosas que sólo conoces tú. Se trata de tener una VOZ propia, personal y distintiva. Se puede ser profesional, especialista e incluso monotemático sin perder el encanto o el interés.

De todos modos, creo que, incluso aunque te centres en una materia concreta, es muy recomendable dejar un hueco para sacar a la luz tus ideas y opiniones más personales sobre temas no profesionales. Una pequeña broma, una opinión política o un comentario sobre lo que haces en tus ratos de ocio creo que facilitan la conexión (y alejan a quienes no piensan como tú) y completan la percepción de tu identidad.

Pero creo que incluso en los temas más fríos y técnicos hay margen para las opiniones y para mostrarte como eres y como piensas. Te daré un ejemplo relacionado con dospuntocerolandia y con la Marca Personal.

A estas alturas nadie se puede sorprender si digo, una vez más, que, en mi opinión el Branding Personal es un concepto más cercano al liberalismo que al socialismo o al comunismo. Aquí no estoy hablando de partidos políticos sino de formas de pensar y de entender la vida. La Marca Personal es un instrumento que se basa en el desarrollo de las libertades individuales y yo creo profundamente en ello.

Evidentemente este enfoque ideológico de la Marca Personal puede generar un debate mucho más interesante, personal y arriesgado que el que trata de “reducirlo” al avatar que debes poner en Twitter o si tu dominio de Internet debe ser .com o .net.

Por otra parte, la filosofía dospuntocero de compartir, cooperar, colaborar y del todo “gratis” está más relacionada con el la mentalidad socialista o comunista.

En ambos casos existen riesgos. Una aplicación exagerada y distorsionada del Branding Personal puede acabar convirtiendo a quienes la aplican en tiranos o manipuladores. Pero la mentalidad cooperativa de dospuntocerolandia puede generar los mismos excesos que en los países comunistas en los que unos pocos producen (no hay nada GRATIS), unos pocos se benefician y una mayoría simplemente observa y sobrevive.

En este momento y tras leer estas pocas líneas es posible que estés en un punto entre la sintonía y el mosqueo conmigo. En realidad no me he salido de mi monotema pero te he dado un enfoque distinto y más personal, casi íntimo. Eso te acercará o te alejará de mí. Pero eso sólo se consigue si tienes una VOZ propia y no simplemente si te conviertes en un ALTAVOZ de las opiniones o las teorías de otros.

En este momento tienes muchas opciones para que te oigan, así que muéstrate como eres. Quiero saber si puedo enamorarme de tí o debemos seguir siendo sólo ”amigos”.

En este momento tenemos la posibilidad de crear nuestra propia plataforma de comunicación y, como ocurre con cualquier medio que pretenda llegar a un grupo de gente, también debemos tener nuestra linea editorial. No sólo no es malo, es lo que nos diferencia de otros que ofrecen la misma “mercancía”.

Pero si vas a dedicar la mayor parte de tu tiempo a opinar sobre lo divino y lo humano, casi prefiero ver o escuchar alguna tertulia en la que todos opinan de todo sin saber de nada. Como dijo alguien, con las opiniones pasa como con los culos, todos tenemos una.

NOTA: Esta serie de post relacionados con la temática de mi próximo libro está a punto de finalizar porque en algo más de una semana saldrá a la venta. Y te recuerdo que si quieres pasarte por la presentación que haremos en The Job Academy en Madrid el 19 de Marzo, puedes apuntarte aquí. El acto es una “excusa” para vernos las caras y desvirtualizarnos.

Te van a oir »

[25 ene 2013 | 7 Comments | ]

Es curioso, pero si alguien hace una búsqueda en las Redes Sociales buscando información sobre Marca Personal y Recursos Humanos seguramente encontrará a muchos profesionales de ese departamento dando lecciones sobre el tema. Pero no siempre fue así.

Cuando hace casi nueve años empecé a divulgar el Branding Personal, las críticas y los ataques más desagradables, insultantes e injustos me los hicieron algunos responsables de R2H2. Para ellos, esto de ayudar a desarrollar profesionales influyentes, autosuficientes y con libertad (y por lo tanto iniciativa) era algo que les podría complicar mucho su cómoda vida. A ellos se les paga por contratar profesionales de “marca blanca” (baratos, sustituibles, homogéneos) y no por gestionar gente que piense por sí misma.

Quizás por eso no me extraña nada que ese departamento esté en una crisis perpetua, empezando por su propio nombre ¿Recursos Humanos?. Ya he dado mis razones en otros momentos. Pero si otro departamento se plantease constantemente las mismas dudas sobre su papel o su futuro, seguramente habría desaparecido hace mucho tiempo.

Es interesante plantearse porqué, salvo contadas excepciones, un departamento cuya función debería ser la de ayudar a desarrollar profesionales se ha convertido en el amo del calabozo.

Mi opinión es que R2H2 si tiene una función, pero no es la que nos cuentan. De ahí viene su falta de credibilidad y por lo tanto, la debilidad de su marca como departamento. El verdadero y lamentable trabajo de muchos responsables de R2H2 es el de hacer de guardianes y ejecutores de las políticas que impone la dirección que limitan la visibilidad de los profesionales.

Pero creo que hay una salida, una opción para los profesionales de R2H2. Pero deben echarle mucho valor. Y me consta que hay algunos responsables de ese área que están tratando de cambiar las cosas.

Recursos Humanos podría convertirse en el especialista en el desarrollo de profesionales con Marca Personal. Podrían dejar de ser la policía de la dirección para convertirse en los impulsores del espíritu emprendedor dentro de la empresa. Pero claro, eso implica dejar de tratar a los profesionales como “empleados” y empezar a gestionarlos como empresas unipersonales, como socios de la compañía que paga sus nóminas.

Evidentemente eso implica hacer algunos cambios y uno de ellos está relacionado con el tema de mi próximo libro (saldrá el 19 de febrero). Me refiero a dejar de poner barreras, cortafuegos y muros reales o virtuales a los “empleados” para que se comuniquen.

En R2H2 se les llena la boca con la cantinela de la confianza en “su gente” y de que sus profesionales son el mayor activo de su empresa (y todavía lo dicen sin descojonarse). Sin embargo, ayudados por el departamento de comunicación, se encargan de tratar de impedir que cualquiera se asome al exterior. Parecen no darse cuenta que la marca de una empresa es la suma de las Marcas Personales de sus profesionales. No entienden que la opinión de una persona influyente, aunque esté perdida en el noveno nivel del organigrama puede ser más relevante que todas las notas de prensa del director general (redactadas, eso sí, por el DIRCOM, para que el Gran Jefe no la cague).

En R2H2 deben aprovechar la que quizás sea su última oportunidad ayudando a sus profesionales a pensar como empresas dentro de una empresa. Eso implica ayudarles a desarrollar una identidad, una reputación, una Marca Personal y proporcionarles o, al menos, no prohibirles utilizar los medios que tienen a su alcance para aumentar su visibilidad y notoriedad.

Los canales de comunicación de los que hablo en el libro van desde lo “real” hasta lo virtual, pero si lo piensas, seguramente todos ellos están bajo sospecha desde el punto de vista de R2H2.

  • ¿Van a permitir y fomentar que los profesionales tengan su propio blog profesional?
  • ¿Van a permitir y fomentar que los profesionales que se han hecho un hueco en Redes Sociales puedan hablar con los medios de comunicación?
  • ¿Van a permitir y fomentar que los profesionales, sean del nivel que sean, se conviertan en la imagen de la empresa dando conferencias y participando en foros sectoriales?
  • ¿Van a permitir y fomentar que los profesionales sean activos en redes como LinkedIn aunque sólo sea por la posibilidad de encontrar proveedores y clientes en lugar de mantener la paranoia de que están buscando otro empleo (si es así, deberían preguntarse porqué)?
  • ¿Van a permitir y fomentar que sus profesionales acudan a eventos de networking en los que humanicen a su empresa o se les va a mirar con sospecha por tratar de saltar el muro de Berlin que imponen los guardianes de las esencias?

Como digo, en estos años he conocido a muy buenos profesionales de R2H2, especialmente los más jóvenes y que no tienen una “hipoteca” ni un coche de empresa y creo que el daño está hecho pero también creo que todavía hay una última oportunidad. La decisión es vuestra.

Te van a oir »

[18 ene 2013 | 2 Comments | ]

Cada día recibimos un montón de mensajes no solicitados en los que alguien trata de vendernos algo diciéndonos lo bueno que es. Tenemos el buzón lleno de folletos. A la salida del metro alguien nos da un papel describiendo sus poderes mágicos. Día si y día también alguien te llama por teléfono o a la puerta de tu casa para venderte una línea ADSL o la electricidad más barata.

mediumbNormalmente todo eso se despacha rápidamente y sin mirar. Los folletos y panfletos van a la papelera. Quienes llaman por teléfono o a tu puerta sólo consiguen que les despidas enfadado.

Y es que, como dice Jeffrey Gitomer, “a todos nos gusta comprar pero no nos gusta que nos vendan”.

El problema es que como profesionales, e incluso como personas, constantemente estamos tratando de que nos compren algo. Una idea, una propuesta o la posibilidad de ir a cenar con la persona que te gusta.

Pero ¿Quién crees que es más valorado? ¿Una persona que vende su trabajo directamente y enumerando sus “supuestas” cualidades u otra de la que mucha gente dice lo buena que es?

Suelo decir que los profesionales, por cuenta propia o ajena, somos empresas unipersonales que vendemos nuestros servicios. Por lo tanto, un responsable de Recursos Humanos es un tipo de jefe de compras. Y su comportamiento no es muy distinto al de cualquiera de nosotros o incluso de un jefe de compras de otro campo (te lo digo por experiencia). La mayoría de la información recibida va directamente a la papelera. Y cuando te dignas a dirigirte a quien te vende parece que le estás perdonando la vida.

Otro problema es que cuando una empresa o una persona habla bien de sí misma no suele ser muy creible. A eso se le llama Publicidad y creo que ya estamos inmunizados frente a ella. El Currículum es un tipo de publicidad con todas sus características, incluidas la mentira y la exageración.

Pero si en vez de hacer una lista de cualidades sin demostrar y dedicarte a ”buzonearlas” por todas las empresas consiguieses que otros viesen lo que haces y lo contasen por ahí, ¿No mejoraría mucho tu posición negociadora? Ya no serías el que busca sino quien es buscado. Y entenderás que tu capacidad para elegir, imponer tus condiciones o decidir lo más conveniente se multiplicarán.

Aquí tengo que confesar una cosa. Yo soy un puñetero perezoso y además me da mucho corte molestar a la gente con llamadas y peticiones. Y creo que eso me ha beneficiado porque para no tener que “vender” he tenido que hacer algo para que “me compren” (aunque es cierto que al final trabajo el triple).

Pues bien, para que tu nombre empiece a circular y a ponerse en el punto de mira de quienes pueden “comprarte” debes hacerte visible o, mejor dicho, hacer visible tu trabajo. 

Crear un canal propio de comunicación tiene otra ventaja adicional y es que cuando envías un Currículum u ofertas tus servicios como freelance a un montón de gente cruzas los dedos para que haya un hueco que cubrir. Sin embargo, si alguien ve tu potencial, si descubre lo que eres capaz de hacer, es incluso posible que se planteen buscarte un hueco aunque no lo tuviesen previsto.

En Te van a oír (saldrá a mediados de febrero) explico la forma, las posibilidades y las mejores opciones para olvidarte de la puerta fría, el buzoneo o el envío masivo de Curriculums.

Las posibilidades para llegar directamente y sin molestar a quienes pueden necesitarte son múltiples y cada una de ellas tiene sus reglas. Pero lo importante es que entiendas que, para que te elijan, antes deben saber que existes y luego deben percibir que eres la persona adecuada. ¿No crees que eso es más fácil de conseguir si en vez de contarle tu vida a un entrevistador (al que le importas un rábano) pones tu trabajo a la vista de su jefe o consigues que alguien le hable de tí?

Puedes seguir enviando CVs masivamente o conectándote a un portal de empleo varias veces al día o puedes dedicar ese tiempo a mostrar y demostrar lo bueno o buena que eres, online y offline, con imágenes o con texto, ante una persona o ante miles, por tierra, mar y aire.

Pero no olvides que a las personas no nos gusta que nos vendan, pero estamos encantados de pagar más cuando queremos comprar algo que nos gusta.

Te van a oir »

[11 ene 2013 | 2 Comments | ]

Esta semana me salté una de mis normas en relación al uso de herramientas de Social Media. Ante la insistencia de varios buenos amigos, acepté una aplicación para Facebook que desconocía que se llama SkillPages. Como suele ocurrir, este tipo de aplicaciones tienen un pico de visibilidad en la que parece que no serás nadie si no te apuntas. Pocas semanas después no es más que un icono olvidado.

En dospuntocerolandia parece que cualquier cosa nos va a cambiar la vida. Twitter está lleno de frases del estilo “los imprescindibles”, “las diez aplicaciones que no te puedes perder”, ”los 3.421 manuales para encontrar empleo (¿?) con LinkedIn” o “los cuatro gurús a los que debes seguir o, de lo contrario, te caerán todos los males del mundo”.

Y claro, estando la vida como está, no puedes despreciar estas recomendaciones. Así que, dejas todo lo que estabas haciendo y te pones a leer esas cosas que van a cambiar tu vida. Y te la cambian, claro que te la cambian. Te roban un tiempo precioso que no recuperarás jamás.

Francamente, ¿conoces a alguien (fuera del mundillo dospuntocerolense) a quien Pinterest, Klout o el SkillPages de turno le haya mejorado su vida de un modo relevante? Y no me refiero a quienes le venden la moto a las empresas con estas cosas.

Cuando entré en el dichoso SkillPages (ya me he quitado) me empezó a solicitar información y desde entonces, en un goteo constante, un montón de gente me ha solicitado que la etiquete. Y sinceramente, uno tiene cosas más importantes que hacer o incluso que no hacer.

En este panorama es evidente que el problema no está en la cantidad o el tipo de aplicaciones, consejos y “tontás imprescindibles” que surgen cada día, o casi cada minuto. Lo importante es definir una estrategia y diseñar un plan para ejecutarlo. Y para eso no hay que ser físico nuclear, creo que hasta un político podría crearlo. Sólo hay que responder a las preguntas básicas.

¿Qué quieres conseguir?. No voy a extenderme en esto porque ya lo he dicho en muchas ocasiones. Todo empieza con un objetivo o, como decía en el post anterior, con la intención de realizar un cambio para pasar de una situación A a otra B. Si esto lo tienes claro, todo lo demás será mucho más sencillo y eficaz. Te ayudará a decidir, por ejemplo, si tiene sentido que inviertas tu precioso y limitado tiempo en una herramienta o no

¿A quién te vas a dirigir?. Los objetivos profesionales (premios, ascensos, contratos, empleos,…) suelen depender de la decisión de otras personas. La importancia del Branding Personal reside en que te va a ayudar a dejar en esas personas la huella que deseas para que te escojan a tí entre varios.

Por lo tanto, debes decidir si los recursos que estás invirtiendo en conseguir visibilidad y notoriedad (ojo, eso es Marketing Personal, no Branding Personal) están consiguiendo resultados en quienes pueden ayudarte a conseguir tu objetivo. Pero debes reflexionar si los “followers”, fans, “amigos” y comentaristas de tu blog forman parte de esa audiencia que te va a facilitar el cambio o simplemente sirven para engordar tu ego.

¿Donde está tu público?. Uno de los argumentos habituales para convencerte de que “hay que estar” en las Redes Sociales es que está “todo el mundo”. Y ahí está el problema. Por ejemplo, dicen que en Facebook hay unos 900 millones de usuarios. En mi opinión, eso sería suficiente para salir corriendo.

Piensa en una TV de HD que tiene 1920×1080 píxeles (2.073.600). Ahora piensa que pones juntas 434 TVs de HD lo que daría un total de 900 millones de píxeles. Pues bien, tu serías uno de esos píxeles. El esfuerzo invertido para conseguir que tu pixel brille más o que puedas llamar la atención puede ser demasiado costoso, aunque digan que todo esto es gratis.

TevanaoirpeqQuizás deberías plantearte si no hay otros modos más útiles aunque quizás más incómodos que pasarte el día tras una pantalla para conseguir lo que quieres. Piensa donde está tu cliente. No tus seguidores, amigos, fans o followers sino tu CLIENTE, aquel que te va a proporcionar recursos para acercarte a tu objetivo.

¿Porqué? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Cuánto?. Podría seguir desglosando las partes de un plan de comunicación personal pero creo que la idea está clara. ¿No?

NOTA: Ya falta menos para que salga mi nuevo libro que da título a esta serie de posts. De momento te dejo con la portada y el enlace al libro en la web de mi editorial, Alienta

Te van a oir »

[21 dic 2012 | 4 Comments | ]

Estamos a punto de terminar este año y quiero lanzar un mensaje alto y claro para el próximo. Es hora de cambiar el papel que interpretamos en nuestra propia obra.

La educación que hemos recibido desde pequeños ha insistido mucho en que mantengamos un perfil bajo, no hagamos olas ni salpiquemos, nos pongamos en la cola mientras vemos que otros se la saltan.

Admiramos a quienes consiguen protagonismo, pero si intentamos sacar la cabeza para respirar, siempre habrá alguien que saldrá con la vieja cantinela de “Es que tiene complejo de superioridad, siempre quiere ser el/la protagonista, no sé quién se ha creido que es”. Y los que le escuchan asienten obedientemente.

Lo curioso es que los que critican a quienes tratan de hacer visible su trabajo suelen ser mediocres, irrelevantes o miedosos que jamás se atreverían a dar la cara. Por eso tratan de evitar que destaquen quienes, al menos, lo intentan. Y por eso hay tanta gente que trata de convertir en “Trending Topic” cualquier mínimo error en Twitter de un personaje destacado.

lostalentosLa televisión está repleta de programas de “Talento” en los que miles de candidatos hacen cola para que les preseleccionen para formar parte de otra preselección que finalmente puede llevarles a ser juzgados una vez más.

El resto de los profesionales siguen un proceso parecido en el que el Currículum, la entrevista, los tests y la madre que les parió se convierten en otro tipo de casting en el que finalmente también serás juzgado por alguien sin más criterio que sus propias neuras y creencias subjetivas en las que el color de la corbata puede ser más importante que tus logros profesionales.

Pero la vida es muy corta para ponerte en una cola en la que lo que buscas es que alguien vea tu trabajo. No podemos perder más tiempo dedicando un tiempo y esfuerzo valiosísimo para que una persona o un puñado de ellas decida si vales o no. Quizás eso era válido hasta hace algunos años. Hoy no.

Mi intención con mi próximo libro (ya falta menos) no es que te saltes la cola, sino que construyas tu propio escenario. No se trata de luchar por una oportunidad lejana sino por multiplicar tus opciones. No pretendo que te quemes luchando para que te vea una persona sino que aproveches los medios a tu alcance para que sean muchas las que puedan conocer lo que eres capaz de hacer.

Tienes montones de formas de llegar a tu audiencia. No tienes que pasar por un cancerbero, un portero o un embudo. Simplemente debes rodearlo.

Suelo decir muchas veces que en lugar de perder el tiempo aprendiendo a superar un proceso de selección, lo que debes hacer es saltártelo. Si llamas la atención de quienes realmente toman las decisiones en lugar de la de los intermediarios, será más fácil que te elijan. De lo contrario estarás a merced de quien asume el papel de criba, filtro o cedazo.

No digo que no te vayan a juzgar, eso es inevitable, y precisamente el Branding Personal pretende que seas tú quien gestione conscientemente las etiquetas que, lo quieras o no, van a ponerte. Lo que te digo es que hagas lo posible por aumentar el número de jueces que van a decidir si tu trabajo merece la pena o no. Y eso se consigue mostrando al mayor número de personas posible lo que eres capaz de hacer.

Evidentemente van a ponerte todo tipo de dificultades, especialmente si eres bueno/a. Tus jefes tratarán de mantenerte en la sombra, en tu empresa te pondrán todo tipo de limitaciones para hacerte visible online y offline. Además tendrán el apoyo desinteresado y entusiasta de quienes no te llegan ni a la suela de los zapatos pero se encargarán de soltar en la máquina de café que es que este/a tío/a “Siempre va de protagonista”.

¿Sabes una cosa? Qué aunque no le guste a muchos mediocres, tu puedes ser protagonista, solo tienes que crear tu escenario y empezar a actuar. Si alguien debe hacer cola son quienes te buscan a tí y no al revés. Y al que no le guste ya sabe donde tiene la puerta.

Te van a oir »

[14 dic 2012 | 6 Comments | ]

Una de las ideas que he tratado de transmitir en mi próximo libro es la importancia de hacer lo más humano y personal posible todo lo que creamos y transmitimos. Creo que una plataforma de comunicación personal (blogs, conferencias, networking, libros,…) debe ser precisamente eso, personal.

Creo que aportar una visión, una opinión o una historia vivida, sufrida o disfrutada directamente por quién la transmite es uno de los mejores elementos diferenciadores para posicionar una Marca Personal.

Creo que La Red está llena de decálogos sin alma y repetidos hasta el infinito. Echar un vistazo a la mayoría de las páginas de Pinterest es para echarse a llorar o para caer desmayado por aburrimiento porque siempre aparecen las mismas infografías. Muchos de los tuits que circulan son frases o citas atribuidas a un par de docenas de autores que son rerereretuiteadas hasta que dejan de tener sentido. 

Echo de menos opiniones o ideas personales, propias y no sacadas de un libro de citas o traducciones de blogueros o autores de decálogos anglosajones. Pero creo que el mayor problema no es la carencia de ideas sino el exceso de pudor, miedo o vergüenza que nos paraliza a la hora de expresarlas.

Es curioso que mucha gente no tenga problema en fotografiar y divulgar el enorme plato de fabada que se va a comer (Carpantuits) o que no tenga ningún pudor en chequear en foursquare que está en los baños del aeropuerto pero se corte a la hora de opinar sobre algo o de transmitir sus valores.

Soy un firme defensor de utilizar las herramientas de comunicación que tenemos a nuestra disposición para dar nuestra versión de lo que vemos. Ojo, estoy hablando de dar opiniones personales sobre los temas profesionales o los asuntos en los que estamos tratando de posicionarnos. No estoy diciendo que tengas que contar tus cuestiones más íntimas o privadas

Una de las últimas polémicas que he tenido con este blog ha sido causada por un post en el que daba mi opinión sobre la utilidad de lo dospuntocero. He recibido críticas y comentarios de personas a las que aprecio que me han ayudado a darme cuenta que quizás estoy centrándome demasiado en lo negativo. Y creo que tienen algo de razón. Pero esos toques de atención no habrían sido posibles si no me hubiese “mojado” dando opiniones personales.

Por otra parte, cuando muestras abiertamente tus opiniones sobre tu especialidad también atraes a quienes piensan como tú. Pero si mantienes una postura aséptica, neutra y sin aristas no sólo no podrás evolucionar, tampoco dejarás huella.

Creo que debemos poner nuestro toque personal en todo lo que hacemos. Eso implica hacer algo que da mucho miedo. Me refiero a abrirnos a personas a las que no conocemos y eso puede darnos la sensación de que somos vulnerables. Pero he comprobado en estos años después de muchas conferencias, artículos, tuits, posts o cafés compartidos que merece la pena dejar la armadura en casa y salir a pecho descubierto.

La Red cada día hace más fácil automatizar la “conversación”. Hay muchas herramientas que pueden enviar tus mensajes sin que tengas que hacer nada. Pero yo no quiero relacionarme con robots sino con personas con ideas, creencias, valores, defectos y virtudes a las que pueda querer o detestar.

Te van a oir »

[7 dic 2012 | One Comment | ]

Si has leido alguno de mis posts o tuits o has asistido a alguna de mis conferencias o cursos seguramente habrás acabado asintiendo o negando con la cabeza expresando un sentimiento que va desde “pienso exactamente lo mismo que él” hasta “este tío es un gilipollas”.

En muchos comentarios a mis posts, los amigos que opinan sobre lo que digo suelen referirse al tono, a elementos emocionales, al estilo de lo que he escrito. Por ejemplo, en el post anterior, mi amigo Jorge Segado me decía que había notado un cambio (a peor) en mi forma de decir las cosas. Y cuando un comentario viene de alguien que te conoce hay que tenerlo en cuenta.

Una de las cosas que más ansiedad me produce, especialmente al escribir mi libro anterior y también el que sale en enero, es que se me vayan de las manos y acaben siendo manuales sin alma, sin personalidad. Creo que cuando se escribe un libro de NO ficción es muy fácil que se conviertan en recopilaciones de datos, consejos y recetas sin más. Pero creo que una publicación de cualquier tipo, desde un tuit a un libro, debe reflejar los sentimientos, el caracter, la personalidad, el estilo del autor.

Es cierto que al expresarte tal y como eres corres el riesgo de disgustar a algunos. Pero al ir más allá de lo puramente racional y aséptico, al mojarte y dar tu opinión sincera y auténtica, quizás exagerada, coyuntural y con frecuencia equivocada, estás estableciendo un vínculo con quienes sienten lo mismo que tú. Eso es muy importante cuando se trata de dejar una huella, una Marca Personal.

Se habla mucho del vínculo emocional de algunas marcas comerciales (Apple, Harley Davidson,…) y creo que la clave no está tanto en la calidad de los productos (competencias) o el tipo de servicio (estándares) sino en el tipo de ideas y valores que comparten (estilo).

Tanto si se trata de personas como empresas, los vínculos se crean cuando existen valores, creencias, opiniones o sentimientos compartidos. Lo malo es que sacarlos a la luz da mucho miedo precisamente por si no gustan a todos. La buena noticia es que, con aquellos que sintonizan con lo que piensas, vas a establecer una relación mucho más fuerte y tu Marca Personal va a ser más profunda y memorable.

En mi próximo libro hablo de lo importante que es ir más allá de los decálogos, infografías, datos cortipegados hasta el infinito y más allá y los “me gusta” sin más que no dicen nada de quién los publica o expresa.

Siempre que pregunto en un curso sobre lo que creen que es el Branding Personal suele haber alguien que me dice que es una forma de diferenciarse. Pues bien, expresarte tal y como eres ¿No es una forma estupenda de distinguirte?

Si quieres que te sigan (incluso aquellos que te desprecian), debes mostrarte tal y como eres. Ojo, decir lo que piensas no significa ofender o tratar de hacer daño, sino simplemente expresar tus opiniones. Además es muy probable que te ocurra lo mismo que a mi, que por raras o extremas que sean tus ideas siempre va a haber gente (incluso mucha gente) que te diga que opinan como tú pero no se atreven a decirlo.

Identificar lo que uno piensa no es dificil, lo dificil es atreverse a expresarlo y correr el riesgo de que te desprecien. Pero no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos ni se puede dejar una Marca Personal sin mostrarte como realmente eres. Además, la vida es muy corta como para guardártelo todo dentro.