Inicio » Archive

Asunto: Química Recreativa.

Química Recreativa »

[16 sep 2011 | 10 Comments | ]

Hace ya varios años hablé de la Entropía en uno de los posts de la serie Química Recreativa. Pero tal y como están las cosas de caóticas, creo que viene a cuento hacer un repaso.

En aquella ocasión incluía la siguiente definición:

Entropía: Medida del desorden de un sistema. Una masa de una sustancia con sus moléculas regularmente ordenadas, formando un cristal, tiene entropía mucho menor que la misma sustancia en forma de gas con sus moléculas libres y en pleno desorden.

La entropía está relacionada con la tendencia al desorden en el universo. Lo normal es que las cosas tiendan a ser más caóticas. Si un huevo (orden) se cae al suelo y se rompe (desorden) es imposible devolverlo al estado anterior. Si un país, un sistema o una organización no establece reglas y normas para que las cosas no se desmadren, se tiende a la anarquía.

Por lo tanto, cualquier método, persona o fuerza que tienda a poner orden, a organizar o a evitar el caos, va a ser valorada y apreciada.

Una de las ideas que tenía claras al empezar a escribir Expertología, es que un experto es una de esas personas capaces de reducir la entropía en un sistema. Y eso es lo que la hace valioso. Un experto, un gurú o una autoridad académica no sirven de nada si todo lo que pueden aportar son conocimientos enciclopédicos que, ahora, pueden encontrarse en cualquier parte. Lo que hace que un profesional sea valorado es su capacidad de poner orden en toda esa avalancha de información y conocimientos.

¿Qué tiene que ver esto con el Branding Personal? Pues mucho y en muchos aspectos. Un par de ejemplos.

Empleabilidad

Nos han dicho que para “ser alguien” debemos estudiar mucho y prepararnos bien. Tenemos que meternos muchas cosas en la cabeza. Y esa es una idea que ha quedado obsoleta. Lo que realmente te hace valioso, no es lo que almacenas sino la forma en que ordenas, utilizas y transmites esos datos.

Lo que hace que una persona sea valiosa profesionalmente no son los títulos que almacena sino la capacidad de reestablecer el orden en el caos de un departamento, empresa o nación. Y eso tiene más que ver con el “Sistema Operativo Personal” que con la “Base de Datos Personal”.

Por eso el CV es cada día más inutil. Es como la lista de piezas de un mueble de IKEA (desorden). Lo que te hace valioso es la capacidad de montarlo (orden).

Los profesionales con Marca Personal son aquellos capaces de hacer que una situación pase del desorden al orden. Los grandes líderes, entrenadores o empresarios son aquellos que han dejado huella haciendo que algo aparentemente incontrolable se transforme en una fuente de riqueza, creatividad o desarrollo.

Dospuntocerolandia

Suelo decir que es falso que en La Red haya mucha información, más bien hay poca pero muy repetida. A medida que surgen aplicaciones, aumenta el caos. La información y los conocimientos que existían en los libros se han deconstruido en posts para blogs. Pero luego se ha dado un paso más y se ha aumentado el desorden atomizándolo todavía más y convirtiéndolo en Twitts caóticos, inconexos y, en muchas ocasiones, erróneos.

El experto, el gurú, el referente en La Red, el que acaba posicionando su Marca Personal es aquel que es capaz de dar forma a toda esa información. El que es capaz de organizar esa marabunta de datos para crear algo sólido, consistente y entendible.

Un ejemplo que conozco. En el caso del Branding Personal cada día surgen personas que escriben cosas como “10 Reglas para…”, “5 Claves para…”. Todo eso suelen ser recopilaciones, malas traducciones o simples “tontás” que han leido en algún sitio. Pero muy pocos son capaces de poner eso en un contexto y convertirlo en algo útil que vaya más allá de un simple “Checklist”.

La persona que aporta valor es aquella que es capaz de hacer que un motor funcione, no la que reune las piezas pero no es capaz de montar ese motor (reducir el desorden).

En conclusión. Si quieres que te valoren, deja a un lado ese Síndrome de Diógenes que te empuja a acumular más y más piezas (en tu cabeza, en tu disco duro o en tu “nube”) y empieza a pensar en desarrollar habilidades y hábitos que te permitan introducir orden en el caos. Eso es lo que te hará valioso y lo que conseguirá que te recuerden, que puedas dejar huella o lo que es lo mismo, imprimir tu Marca Personal.

 NOTA: El día 22 estaré en Barcelona hablando de Marca Personal en un evento abierto y gratuito que puedes ver aquí.

Química Recreativa »

[3 jun 2011 | 5 Comments | ]

O yo ando muy despistado o posiblemente ha quedado obsoleto, pero hace bastante tiempo que no leo nada sobre aquello del achatamiento de la pirámide organizacional. Quizás es que en las empresas está ocurriendo lo contrario que en el cine y estamos pasando de la Pirámide (3D) a la Red (2D). Pero seguramente no es nada de eso.

Soy un pésimo profeta, así que supongo que nada de lo que voy a decir a continuación se va a cumplir, pero al menos en algunos momentos hay señales positivas que llevan a la esperanza.

Una de las asignaturas más aburridas (para mí) de la carrera era la geología y la cristalografía, pero siempre me llamaba la atención como los átomos con características complementarias se organizaban para crear estructuras que podían crecer indefinidamente. Es posible que incluso hayas experimentado algo de eso en casa.

En realidad lo que ocurre es algo muy simple. Cada uno de los átomos es capaz de aportar algo para crear una estructura estable y que puede seguir creciendo. Podríamos decir que se necesitan dos condiciones, una es que cada parte tenga algo que aportar y la otra es que compartan algunas cualidades comunes o complementarias.

En las sales no hay jerarquías ni jefes. Simplemente no hay demasiado que discutir porque todos los átomos van a lo que van.

Si aplicamos estas ideas al mundo empresarial vemos que las empresas se parecen poco a un cristal de sal. Más bien son como una amalgama extraña, y muchas veces inestable, de individuos de diversa procedencia. Y eso es normal porque parece que lo que menos importa es encontrar las cualidades, intereses y prioridades comunes. En esos casos, la Marca Personal, la identidad de cada profesional-átomo debe quedar oculta.

En los últimos días he tenido la oportunidad de incorporarme a “disoluciones muy saturadas” de profesionales-átomos con intereses complementarios. Y como si fuese lo más normal del mundo, vamos organizándonos solitos.

Si alguien hubiese estado observando a la gente que había en Expomanagement desde un sitio alto, habría visto algo parecido a la creación de pequeños “cristales de profesionales”. No hacía falta que nadie se pusiese a dar órdenes o a organizar. Simplemente ocurría. Y en esas interacciones surgían ideas. Seguramente algunas de esas ideas se convertirán en proyectos. Pero aquí, de nuevo, la naturaleza se autorregula.

Cuando juntas en el mismo sitio a gente como Maria Luisa, Angel María, RubénEva, Montecarlo, Gonzalo, EnriqueAlberto, Antonio, Jane, Álvaro, Roger, Sira y a muchos otros, al final pasa lo que tiene que pasar y con el tiempo vemos que se crean estructuras sólidas que aparentemente surgen de la nada.

No sé si el futuro de las empresas va por aquí. Pero creo que el Branding Personal es importante para crear “cristales de profesionales”. Cuando se tienen objetivos, valores y criterios claros y se comparten, las estructuras surgen solas. Y cuando la Marca Personal de uno de los profesionales-átomos no se ajusta a la organización, simplemente se queda fuera hasta que encuentre su lugar.

Algunos dirán que todo esto es endogámico. A mi lo que me parece es que en disoluciones-entornos como los que nos movemos, puedes elegir ser parte del soluto o del disolvente, algunos prefieren evaporarse, pero los que se quedan dan como resultado algunas estructuras sólidas e incluso bonitas.

Química Recreativa »

[27 ago 2010 | 4 Comments | ]

En el año 1911, Ernest Rutherford hizo un experimento. Se dedicó a lanzar partículas alfa contra una fina lámina de oro para analizar como se desviaban de su trayectoria. Hasta ese momento se pensaba que los átomos tenían una distribución homogénea de cargas positivas y negativas. Así que se esperaba que las partículas que lanzaba contra la lámina, en promedio, no se desviarían demasiado.

Cual fue su sorpresa cuando vió que la mayoría de las partículas no se desviaban, pero las que lo hacían, rebotaban y volvían atrás. Es como si unas chocasen contra un muro y las otras ni se enterasen. De ahí concluyó que en los átomos, la mayor parte del espacio estaba vacío, pero que había una zona, el núcleo, con masa suficiente como para devolver las partículas alfa.

En el mundo de las Marcas Personales está ocurriendo algo parecido. Hasta ahora suponíamos que las personas que dejaban huella tenían una distribución homogénea de relevancia, confianza y visibilidad. Para que alguien alcanzase el estatus de experto, debería ser bueno, creible y conocido en su campo.

Sin embargo, desde que existe la posibilidad de que cualquiera pueda darse a conocer en todo el mundo, empiezo a pensar que si lanzásemos partículas alfa para comprobar la solidez del posicionamiento, encontraríamos mucho espacio vacío.

Cada día estoy más centrado en la etapa de diseño de producto, oferta o contribución profesional que en la de promoción y visibilidad. Creo que se está perdiendo de vista el núcleo, el “core” profesional y se está dejando todo en manos de los electrones, de la capa externa.

En este contexto, está triunfando un profesional “atípico” en este mundo dospuntocero. Se trata de Bere Casillas.

El caso Bere debería aparecer en todos los libros de Branding Personal del mundo. Es cierto que Bere ha sido apoyado por gente de primer nivel en cuestiones de marketing online. Cuando conoces a Bere te da la sensación de que todo lo que te han dicho de él se ha quedado corto. Se lo lleva currando desde hace años. Es un profesional fiable, cercano, agradable y positivo. En resumen, reune todas las cualidades para tener una Marca Personal fuerte.

Pero Bere tiene algo de lo que carece mucha gente del mundo dospuntocero (incluido yo). Tiene un producto, tangible, visible, atractivo y 1.0. Sería comparable al modelo previo al de Rutherford, un profesional sólido y homogéneo.

Si le pides a un community manager, a un coach o a un experto en redes sociales, que te explique a qué se dedica, seguramente le costará un poco (o mucho) y quizás no te quede claro. Te da la sensación de que el átomo está vacio. Si se lo pides a Bere, solo tiene que enseñarte un traje o explicarte como hacerte el nudo de la corbata.

Antes que una marca, tiene que haber un producto que la sustente. Cuanto más intangible es esa oferta, más dificil va a ser posicionar tu marca. Por eso es fundamental que encuentres la forma de hacer visible, tangible o al menos reconocible lo que haces.

Eso ocurre incluso en el caso Jobs vs. Gates. Vale, es cierto que Jobs se ha forjado una leyenda personal mientras que Gates parece un contable aburrido. Pero Jobs cuenta con una ventaja. Cada vez que se convierte en el centro de atención, va acompañado de un cacharro, un iAlgo que mola. Para Gates debe ser mucho más dificil salir a explicar la última versión de Access “a pelo”.

Lo paradójico es que el mundo 1.0 en el que hay muchas cosas que mostrar, no está sabiendo hacer las cosas como Bere. Sin embargo, parece que dospuntocerolandia está lleno de profesionales rutherfordianos en los que al lanzar partículas alfa en forma de preguntas, te das cuenta de que casi todo es espacio vacío. 

Quizás es necesario encontrar el modo de pensar menos en la capa de electrones que dan una falsa sensación de solidez y empezar a trabajar en hacer que el núcleo, el “core”, lo que realmente importa, sea cada vez más grande.

Química Recreativa, Sin categoría »

[6 abr 2010 | 3 Comments | ]

Hace algunas semanas, los señores de Google decidieron que, desde el 1 de mayo, ya no se podrá tener un blog de blogger en tu propio servidor. Que, o pasas por su aro, o te largas. Esta es una de las “maravillas” de Internet y de lo “gratuito”. Tienes que bailar al son del que manda.

Así que aproveché la decisión de esos otros a los que ni conozco para cambiar la web (que ya hacía falta). Desde entonces estoy peleando con las migraciones, importaciones, exportaciones, feeds y toda esa parafernalia informática.

Lo que en principio parecía una tarea sencilla y rutinaria se ha convertido en un infierno y en un ladrón de tiempo. Por fin, después de muchos intentos, ortodoxos y extraños, “de libro” y “de friki”, intuitivos e irracionales, he conseguido encontrar un modo (demasiado complejo para explicar ahora) para mover los posts y los comentarios de los últimos seis años sin perder nada (creo).

La moraleja de todo esto es que ha tenido que ser el clásico “prueba y error” el que me llevase a la solución. Las decenas de búsquedas en La Red no hacían más que repetir lo obvio, la solución estandar (que nunca funciona), los trucos incomprensibles que tampoco funcionaban. Pero sobre todo he comprobado una vez más que La Red está llena de información redundante (a veces rebuznante) e irrelevante. Es la apoteosis del “cortipega” de lo inutil.

Dicen que en Internet hay mucha información. Eso es MENTIRA. En La Red hay muy poca información pero repetida infinitas veces. Internet es el mejor ejemplo de que el total es (mucho) menor que la suma de las partes.

En Química, hay un fenómeno denominado Defecto Másico o Defecto de Masa que es una metáfora excelente de lo que acabo de contar.
Los científicos han comprobado que al unirse los protones y neutrones en el núcleo, el resultado de la suma de sus masas es menor que el de sus componentes por separado. Esa diferencia se transforma en energía según la formula de Einstein.

En Internet, se pierde muchísima energía al juntar toda esa información en ese “nucleo” que denominamos la Red. Es la energía, el tiempo que perdemos en encontrar una información que podemos encontrar por separado si buscamos en los sitios adecuados.

Pero desde el punto de vista de la Marca Personal se produce un efecto muy dañino. La Red, que teoricamente es el paradigma de la diversidad, se está convirtiendo en el principal homogeneizador del planeta. Se supone que las personas tenemos la posibilidad de expresar nuestras ideas y de hacerlas llegar a todo el mundo por extrañas que sean. La realidad es que solo destacan las que la ciberopinión pública situa en las primeras posiciones. Todo es muy democrático, si, pero me temo que en lugar de fomentar lo diferente, se está entronizando lo popular y homogéneo.

Esa repetición de ideas, frases, vídeos, conceptos e historias están creando un pensamiento único. Me temo que el total está siendo mucho menor que la suma de las partes. Los individuos con Marca Personal son una rareza. Lo politicamente correcto está eliminando las aristas. La clave es NO MOLESTAR, no dejar huella, marca. Y eso es lo opuesto al Branding Personal.

Creo que lo interesante de La Red es la posibilidad de convertirlo en un laboratorio de ideas nuevas, extrañas, extravagantes, incluso peligrosas. Pero me temo que si todo se reduce a “hacer amigos” y al buen rollito, todo se acabará convirtiendo en un conjunto de lugares comunes, eso si, que no molestan a nadie, pero redundantes, inútiles y aburridos.

Dospuntocero, Química Recreativa, Sin categoría »

[21 ene 2010 | 7 Comments | ]

Cada vez con más frecuencia paso de la indiferencia al odio al ver algunas campañas de publicidad. Vemos por todas partes el eslogan de “Porque yo no soy tonto”, pero cuando cometes el error de darle una oportunidad a la empresa que lo publicita siempre acabas dándote cuenta de que lo eres.
Este pasado verano, uno de los anuncios desagradables al principio y vomitivos al final fue el de una entidad financiera que terminaba con la estúpida cancioncilla de “Ya lo sabiaaaa”. Habían saturado a la audiencia, al menos a mí.

En la facultad de química nos enseñaron a hacer disoluciones de todo tipo.
Había disoluciones diluidas en las que había poca sustancia disuelta. Concentradas, en las que había más sustancia.
Saturadas, en las que ya no se podía disolver más.
Y sobresaturadas, en las que todo lo que añadieses se iba al fondo (precipitaba).

En el mundo de La Red y de los “Social Media” hace tiempo que se pasó de la información diluida a la concentrada.
Los contenidos, los enlaces, las ideas y las citas (Twitter se ha convertido en una “casa de citas”) se repiten y repiten.
Los decálogos, recomendaciones y listas de consejos se cortipegan hasta el aburrimiento.
Cualquier indocumentado que no ha demostrado nada en su profesión se dedica a dogmatizar y dar consejos a las empresas utilizando ideas que acaba de leer a un gurú “yankee” de moda.
Se ha llegado a la saturación.
Pero, al menos yo, ya he llegado a la sobresaturación. Por mucha información que añadas al disolvente, acaba precipitando.

Por mucho cloruro sódico o sulfato de cobre (followers, amigos, contactos,…) que añadas, no consigues una mayor concentración. Simplemente se va al fondo.

Siempre puedes modificar las condiciones de presión y temperatura (La solubilidad de casi todas las sustancias sólidas en líquidos, aumenta con la temperatura) para que “quepa” un poco más. Pero eso implica un aporte de energía que quizás no puedas permitirte.

Creo que el camino ya no es añadir más “soluto” (contenidos e información) a La Red (disolvente). La cantidad de ruido existente impide que se pueda acceder con facilidad a la información valiosa y el medio se vuelve ineficaz (sobresaturado).

Suelo decir que se ha confundido “Tejer la red” con “Echar la red”. Una red de contactos se crea, se construye y se cuida. Sin embargo, la mayoría está echando la red a ver si pesca algo, a ver si hay suerte y entre toda la porquería que se arrastra hay algo valioso. Y eso es muy ineficiente. Hay que volver a la caña de pescar y olvidarse de la red.

Para un profesional que quiera posicionar su Marca Personal creo que empieza a ser poco eficaz dedicarse a echar más información y contenidos al disolvente. No se trata de jugar más a la lotería (estar en todas las Redes Sociales y en todos los saraos dospuntoceriles). Se trata de enfocar mucho más el tiro y las energías.

Esto puede sonar muy políticamente incorrecto, pero creo que, para que empiecen a otorgar valor a lo que haces, hay que buscar un cierto grado de exclusividad y singularidad. Una estrategia de Branding Personal en la que te subas al carro de esa mayoría minoritaria de pensamiento único que es dospuntocerolandia puede ser muy agradable pero poco eficaz.

Por lo tanto, puedes hacer dos cosas, tienes dos opciones:

Primera, te buscas un disolvente puro o poco concentrado en el que tu aportación pueda ser relevante. En el “decadente y casposo” mundo 1.0 hay mucho sitio todavía.
O segunda, te dedicas a aportar energía (tiempo, dinero, recursos,…) para conseguir disolver un poquito más de tu sustancia. Pero me temo que esta opción se puede convertir en una trampa. Cuando dejes de “calentar”, todo se irá al fondo.

Tu decides.

NOTA: Por lo visto los señores de Twitter quieren eliminar tu cuenta si no eres suficientemente activo. Es el equivalente a, “si no vas a consumir, vete de mi bar”. Si señor, eso es fenomenal, o sigues saturando La Red y aumentando el valor de nuestro invento o no te queremos aquí. Twittead, twittead malditos. Hay que seguir contaminando (con información) para que algunos se diviertan y/o ganen dinero. Viva la sostenibilidad.

Química Recreativa, Sin categoría »

[4 sep 2009 | No Comment | ]

No deja de sorprenderme la tendencia del ser humano a buscar explicaciones, soluciones y reglas universales a todo. La ciencia lleva intentándolo desde hace siglos. Sin embargo, parece que cada vez que se encuentra una lógica a un fenómeno, pronto aparece algo que lo derriba.

Pero a pesar de eso, el método científico es una forma excelente de progresar. Se plantean hipótesis, se prueban y si no se pueden demostrar o no se pueden aplicar a todas las circunstancias, no se consideran válidas.

Por eso me parece curioso que se siga asociando el término CIENCIA con metodologías, herramientas o “filosofías” como la economía (¿ciencias económicas?) o la política (¿ciencias políticas?).

Aún así, en la historia de la ciencia se han cometido errores o se han introducido ideas artificiales y artificiosas para sostener algunas teorías.

Durante siglos, se pensó que la luz era una onda. Eso implicaba que necesitaba un medio para transmitirse (igual que una ola en el mar). Por lo tanto, si podíamos ver la luz de las estrellas, significaba que debía existir un medio en el que se transmitiese. Los científicos lo denominaron Eter.
No sabían lo que era ni jamás pudieron encontrar una muestra de su existencia, solo era un “truco” para hacer encajar sus teorías. Un famoso experimento demostró que el eter no existía y que la luz también podía transmitirse en forma de partícula. Eso sirvió de base para la teoría de la relatividad, pero esa es otra historia.

Este tipo de construcciones artificiales se han producido en todos los campos de la ciencia desde la astronomía hasta la biología

En el mundo de la gestión, no dejan de surgir “teorías” que pretenden explicar el comportamiento de las personas. El problema es que si ya es dificil hacer ciencia con la “materia”, podríamos decir que es imposible hacerlo con las personas… afortunadamente.

Si fuésemos capaces de evaluar, predecir, dirigir y controlar el comportamiento de un ser humano como pretenden algunos psicólogos y psiquiatras, estaríamos dando la razón a dictadores y tiranos de todo tipo.
Por suerte o por desgracia esa es la base de la psicología empresarial. ¿Adivinas cual es la formación de muchos de los especialistas en R2H2?
La función de R2H2 es esa. Cuando las máquinas no pueden hacer el trabajo de las personas, lo que hay que hacer es convertir a las personas en Recursos, en entes predecibles (Maslow), medibles y controlables (¿comprometidos?). Francamente, si lo que quieres es gestionar a los humanos como recursos, quizás sería mejor poner ingenieros en los departamentos de R2H2, seguramente lo harían mucho mejor.
Los tests psicológicos, la dirección por competencias, la gestión del talento o el liderazgo y consultolabias varias no son más que artificios creados para explicar (o vender) una forma de controlar a las personas. Nadie ha demostrado su existencia, pero es útil, como el Eter.

Afortunadamente (o desgraciadamente), las decisiones relacionadas con las personas se toman en función de las percepciones.

Se puede analizar un mineral, pero no se puede hacer con una persona. Solo podemos decidir en función de la realidad que creemos ver. Pero eso ya lo dijo un famoso consultor griego hace algún tiempo.

La Marca Personal es la huella que dejamos en la mente de los demás y para eso debemos gestionar las percepciones que tienen de nosotros. Y aquí es donde viene el llanto y rechinar de dientes de algunas almas sensibles. Son los que consideran que gestionar la impresión que queremos proyectar es algo “impuro”. De lo que no se dan cuenta es que constantemente se nos está juzgando por lo que parecemos, no por lo que somos.

  • ¿Cuantas mujeres, mayores de 50 años, jóvenes o profesionales valiosos de todo tipo se están quedando fuera del mercado porque un capullo considera-percibe que no va a ser válido/a o lo que es peor, porque se lo dice un “experto” en talento o un test de personalidad?
  • ¿Es que no gestionan la percepción los empleadores que te dan una imagen idílicamente falsa de su empresa y de tu futuro en ella pero te consideran un ser detestable porque has puesto en tu CV que tu nivel de inglés es medio-alto cuando solo es medio?
  • ¿Es justo que una persona válida se quede fuera porque no es capaz de “vender” su trabajo mientras que otra menos eficiente se quede porque es percibido como alguien más adecuado?
  • ¿Es mejor dejar nuestro futuro y nuestra vida en manos de un test de personalidad o de un santón del talento/liderazgo/eter o utilizar las herramientas que tenemos a nuestra disposición para conseguir que se perciba nuestro AUTENTICO valor?
  • ¿Crees que si consigues posicionarte como alguien que merece la pena, como esa persona a la que hay que tener, frente a quién realmente toma las decisiones, van a hacer mucho caso de los que te descartan porque lo dice una de esas teorías de psicolabia de moda?

Aquí, como siempre, tienes dos opciones, o te crees lo que te cuentan y esperas a que otros te etiqueten, califiquen (o descalifiquen) basándose en teorías cercanas a lo paranormal o te pones en marcha y empiezas a hacer todo lo posible para que quienes toman las decisiones TE ELIJAN independiendemente de lo que diga el pseudocientífico de turno.

Si quieres evitar que te afecten este tipo de métodos de selección-discriminación, solo tienes una opción, SER PERCIBIDO como la persona adecuada. Y para eso cuentas con muchos más medios de los que crees.

NOTA: El Branding Personal es una herramienta de posicionamiento, no una filosofía o un conjunto de leyes morales. Puedes utilizarla de una forma adecuada, descubriendo y transmitiendo lo que realmente eres y aquello que te hace valioso o puedes utilizarla para engañar, manipular o crear una falsa impresión. La decisión es tuya, pero la segunda opción suele acabar muy mal y es practicamente imposible recuperarse de una imagen falsa o mentirosa.

Dospuntocero, Química Recreativa, Sin categoría »

[7 ago 2009 | 5 Comments | ]

Este verano lo estoy dedicando, entre otras cosas, a lo que podría denominar, “vestir los armarios” de mi modelo. Durante años he estado acumulando información, conocimientos y experiencias que he ido ordenando como he podido. Sin embargo, por fin, he encontrado tiempo para colocar estanterías, cajones y cajoncitos.

Es increible como una simple ordenación de ideas y datos, puede generar una visión diferente de todo lo que habías estado haciendo. Pronto os explicaré algunas conclusiones, pero de momento, he comprobado que el concepto de Marca Personal solo es el resultado de un proceso mucho más profundo.

Una de las cosas que más me está llamando la atención es la pérdida de importancia de asuntos y herramientas que algunos pretenden convertir en la base del Posicionamiento Personal. Me he acordado de las explicaciones que nos daban sobre el concepto de energía.

La Marca Personal es el resultado de la utilización de tu energía mediante una serie de acciones y comportamientos personales. Se trata de transformar tu (energía) potencial en algo que genere un tipo de resultado en el entorno (percepción).

Pero si recordáis aquellas lecciones, la energía potencial es aquella que tienen los cuerpos para realizar un trabajo. Nos solían poner el ejemplo del embalse o del núcleo del átomo. Esa energía estaba acumulada pero no producía ningún trabajo.

Con el efecto de lo dospuntocero sobre los negocios en general y sobre la Marca Personal en particular ocurre algo parecido. Todo el mundo dice, desde hace más de una década, que esto tiene mucho potencial pero parece que muy pocos han conseguido fisionar el núcleo o producir energía cinética o calorífica con lo dospuntocero.

Esta forma de pensar me recuerda demasiado a las causas de la crisis actual. Hay que estar ahí, hay que invertir, hay que aguantar, porque esto tiene mucho potencial. Si no estás no eres nadie o algo peor, eres un dinosaurio. Pero al final ocurrirá como con el resto de burbujas, unos pocos se llevarán los rendimientos y la mayoría de la gente se preguntará donde ha ido a parar su energía (principalmente tiempo, ilusión y esfuerzo).

Creo que se están produciendo varios efectos:

Efecto Santuario Mariano. Alguien dice que una noche vió a la Virgen en una higuera. Ya no son pastorcillas sino gurús anglosajones. Pero como siempre hay crédulos (e interesados) en todas partes, la pelota se va haciendo grande. Nadie sabe si aquello es real o no, pero llega un momento en el que no se puede parar. Las autoridades pretenden poner orden, pero se les acusa de atacar la libertad. Al final hay tantos intereses involucrados y tanta gente viviendo de ello que cuando alguien hace una crítica racional, se le acusa de intolerante y miope.

Efecto Chanquete vs Roberto Carlos. En uno de los últimos capítulos de Verano Azul, un malvado especulador inmobiliario pretende quedarse con el terreno del viejo pescador. Para convencerle, se dirige a él como “amigo”. Chanquete se mosquea y le dice que no vuelva a hacerlo porque un amigo es algo mucho más importante y sagrado. Y creo que tiene razón. Hay mucha gente que dice que dospuntocerolandia les permite hacer muchos amigos (el millón de amigos de Roberto Carlos). Si Chanquete levantase la cabeza, volvería a agacharla.

Efecto Gurú Tonadillera. Hay quienes consideran que lo dospuntocero es la herramienta fundamental para posicionar tu Marca Personal.
Después de varios años trabajando y experimentando, mi opinión es que no lo es. Aparecer en un ranking o recibir comentarios halagadores solo es energía potencial. Solo será útil cuando genere algún trabajo-resultado práctico. Puede que a veces te sientas como la Pantoja (“Yo soy esa”), o como Rocío Jurado (“la más grande”) por tener unas cuantas visitas en tu blog-pequeño mundo, pero en realidad tu relevancia es la misma que la de esas folclóricas en un pueblo de la China central.

Efecto Especialista Bloguero vs Bloguero Especialista. Creo que, de la expresión “Escribir un blog” para posicionar tu marca, lo importante no es el sustantivo sino el verbo. Lo fundamental para hacerte visible y notorio es ESCRIBIR (O HABLAR EN PÚBLICO, O TOMARTE UN CAFÉ CON UN AMIGO, o HACER ALGO RELEVANTE) pero no el blog (y mucho menos Twitter o Facebook). Se trata de hacer cosas, de demostrar que eres bueno en algo y luego, si quieres, vas y lo cuentas, pero no al revés. Creo que quienes marcan la pauta en La Red, ya eran influyentes mucho antes de lo 2.0.

Efecto Parada de Bus. Algunas personas me han comentado, con cariño, que solo esperaban que no tuviese razón. Llevaban mucho tiempo haciendo cosas en La Red y ya que estaban no lo iban a dejar ahora. Esa es la actitud del que tiene prisa, está esperando el autobus y este tarda mucho más de lo que dice el horario. En lugar de buscar otras alternativas, piensa que ya que lleva ahí tanto tiempo no va a irse ahora. ¿Y si de pronto viene?

Efecto “To er mundo es güeno”. Yo soy el primero en decir que lo dospuntocero es un medio magnífico para quién no tiene medios. La ventaja es que todo el mundo puede utilizarlo aunque no tenga recursos. La desventaja es que todo el mundo puede utilizarlo aunque no tenga recursos. Si una de las claves de la Marca Personal es la diferenciación, esta desaparece si ser 2.0 deja de ser un rasgo distintivo. Podríamos decir que si todo el mundo tiene la misma ventaja, ya no es una ventaja. Por lo tanto, si quieres posicionarte es mejor que busques otras alternativas (sin dejar de utilizar racionalmente La Red), quizás más trabajosas o arriesgadas, pero a la larga, más eficaces.

En resumen, la Marca Personal se basa en dejar huella, en producir un efecto en el entorno y para eso debes hacer algo con tu energía potencial. Porque mientras esperas que ocurra algo, el mundo sigue girando.

Dospuntocero, Química Recreativa, Sin categoría »

[6 jul 2009 | 3 Comments | ]

Quizás lo habéis notado, o más bien deducido. Desde hace ya algún tiempo, he ido reduciendo (y sigo haciéndolo) el tiempo dedicado a estar conectado delante de una pantalla (grande, mediana o pequeña).

Si eres un dospuntocerolense (o dospuntoceroleño, o dospuntocerolari) y en algún momento has tratado de desconectarte o al menos reducir la dosis diaria recomendada de colaboracionismo o conversación, te habrás dado cuenta de lo doloroso (y en consecuencia, preocupante) que puede llegar a ser no estar haciendo “pandi”.

Si ya te sentías culpable de no contestar inmediatamente a un comentario a un post, imagina el estado de ansiedad que puede llegar a provocarte el no contestarlo de ninguna manera.

Este proceso se desencadenó en el momento en el que empecé a no dar abasto y en consecuencia, tener que priorizar.

En ese tipo de situaciones es cuando realmente entiendes el verdadero significado de Trabajo que nos explicaron en física.

“Energía usada para deformar o desplazar un cuerpo venciendo una resistencia o aceleración o, en general, para alterar la energía de cualquier sistema físico”

o como dice el diccionario de la RAE:

“Esfuerzo humano aplicado a la producción de riqueza”

O dicho en cristiano (con perdón), trabajar es utilizar tu energía para conseguir algo.

La cuestión es: ¿Qué resistencia, aceleración o energía estás alterando (o quieres alterar) con tu “trabajo” en el mundo virtual?

Quizás estás provocando una alteración interior, personal o emocional y te sientes más feliz o más importante o simplemente menos aburrido o menos solo al utilizar lo que ofrece Internet. Supongo que ese cambio de energía también puede considerarse el resultado de un trabajo.

Pero mi “negociado” es el del posicionamiento profesional y personal. Y ahí hay una necesidad clara de realizar un trabajo para producir un cambio (en la mente de otros) o vencer una resistencia. Siempre he dicho que una Marca Personal se construye con persistencia, esfuerzo, coherencia, tiempo,… trabajo en definitiva.
Una marca es precisamente una señal hecha en una persona, animal o cosa y eso implica un trabajo. Y aunque solo sea para que la persona o animal se estén quietos mientras lo marcas (branding), debes aplicar un trabajo.

Supongo que el hecho de que mi trabajo sea bastante placentero (desde mi punto de vista), me ha hecho perder de vista que en realidad, estar en La Red, es también un trabajo. Aunque no hay que olvidar lo que dice Ken Blanchard:

“Si nadie está dispuesto a pagar por lo que te gusta hacer, entonces tienes una afición, no una profesión”

Hay otra razón por la que estoy menos doscerocentrado y es la revisión profunda del protocolo con el que trabajo.
Por un “trabajo alimenticio“, ayer tuve que ir y volver de Palma de Mallorca en una mañana (con la energía extra que implica para un aviofobo como yo). Me acordé de esos reportajes en los que explican que cada cierto número de horas, practicamente desmontan los aviones, los revisan y los vuelven a montar. El avión parece el mismo, pero seguro que le han cambiado algunas piezas.

En eso estoy en este momento con mi modelo y requiere toda mi concentración. Es el trabajo en el que quiero aplicar mi energía. Así que espero que entendáis mi alejamiento.

Creo que, si quieres elaborar una estrategia de posicionamiento de Marca Personal es importante que decidas cual es el resultado que quieres conseguir con tu trabajo y con tu energía. Porque aunque algunos políticos lo piensen así, la energía no es algo que está en los enchufes ni es ilimitada.

Química Recreativa, Sin categoría »

[16 abr 2009 | 17 Comments | ]

Empiezo a tener la sensación de que el pesimismo está afectando gravemente a mucha gente hasta el punto de paralizarla. Supongo que la paralización es el paso previo a la huida, pero al menos esta implica hacer algo.

Con demasiada frecuencia en los últimos cursos y charlas que estoy dando, me encuentro con personas que parece que han tirado la toalla. A veces pienso que si tuviesen la misma creatividad para encontrar soluciones que para darme excusas sobre su inactividad, serían más prolíficos que Edison y da Vinci juntos.

Supongo que en este momento tenemos al menos tres opciones.

A. No hacer nada. “Total, para que…”
B. Buscar un empleo inexistente. “Voy a enviar 3.000.000 de CVs a ver si toca”
C. Descubrir lo que sabes hacer y comunicarlo para hacerte el encontradizo.

No me interesan ni la A ni la B y ese no es mi negociado. Mi trabajo consiste en construir algo potente con los mimbres con los que contamos. Y eso me lleva a mis tiempos de facultad.

Seguramente recordaréis el Sistema Periódico. Es la recopilación de los cientoypico elementos que componen la materia. Todo lo que compone este universo está hecho con esos elementos, especialmente con unos pocos.
A su vez, cada uno de esos elementos se diferencia del resto por algo tan simple como su composición de protones y neutrones. Es así de facil o así de complicado.
Igual que en la sociedad, hay Nobles (Gases), Raras (Tierras), Pesados (Metales), etc.

Pues bien, desde el teclado que tenéis delante hasta la piel con la que pulsais esas teclas está hecha con una combinación de esos elementos. La mayor parte de las veces con solo un puñado de ellos.

Pues al escuchar a algunas personas en los últimos tiempos no se si pensar que nos creemos más listos o más tontos que la propia naturaleza. Da la sensación de que tenemos muchos menos elementos/recursos para salir adelante de los que pensamos.

Cualquiera de nosotros tiene formación, experiencias, conocimientos, pasiones, habilidades suficientes y diferentes como para conseguir algo muy potente (¿explosivo?) al combinarlas de diferentes formas.

Puede que pienses que no sirves para nada, pero incluso para esto hay ejemplos químicos que te quitan la razón. En la primera empresa en la que trabajé, nos dedicábamos a coger los desperdicios (lo llamábamos Derivados) que desechaban las refinerías (coque, azufre, parafinas, asfaltos, etc.) y nos dedicábamos a procesarlos para darles un valor añadido. Al principio, era poquito, pero con el tiempo acabó convirtiéndose en una linea de negocio muy rentable de la empresa madre.

¿Crees que por haber estado cuidando a tus hijos durante 10 años ya no sirves para nada? Y una mierda. Has estado manejando presupuestos mínimos, gestionando crisis, convirtiéndote en multitarea, dirigiendo equipos, estableciendo relaciones, negociando contratos,… ¿Te parece poco? Te aseguro que hay mucho gurusito y directivo que no ha tenido ni la décima parte de experiencias aplicables a la empresa que tú. Y si en este puñetero país no hay gente capaz de apreciar esto es que estamos muy, muy enfermos.

Lo repito y lo repetiré las veces que haga falta. No se trata de encontrar un empleo sino de obtener los ingresos necesarios primero para sobrevivir y luego para vivir. Y si para eso hay que considerar los “empleos” como algo del pasado, pues adelante y a montártelo por tu cuenta, a vivir de tu capacidad de hacer cosas, no de echar horas en un cubículo.

Quizás mis estudios sí tuvieron sentido, y ahora, por fin, estoy encontrando la forma de juntar elementos y provocar una reacción. Quizás solo debemos encontrar el catalizador, las condiciones necesarias para acabar con esa falsa estabilidad/paralización.

Por el amor de Dios, siéntate un rato, empieza a hacer un inventario de todo lo que eres capaz de ofrecer y juega al Quimicefa personal. Puede que te quemes o que no pase nada, pero sigue probando o te aseguro que tarde o temprano se producirá la reacción.

Química Recreativa, Sin categoría »

[30 oct 2008 | 3 Comments | ]

Si habéis visto mi CV, la primera empresa en la que trabajé fue REPSOL. Guardo muy buenos recuerdos de aquella etapa.
No se me olvida que una de las primeras cosas que aprendí fue el funcionamiento básico de una refinería.

A pesar de su complejidad, tamaño y aspecto, una refinería no es más que un montón de tuberías y calderas que separan los distintos componentes del petróleo. Dicho en pocas palabras, se trata de meter una sustancia negra y viscosa en un destilador (esas torres altas que se ven) para descomponerlo en elementos más valiosos.

El petróleo es como los cerdos, todo se aprovecha. No os podéis imaginar la de cosas que utilizamos que provienen del oro negro. Desde parafinas a sustancias para cosmética, desde plásticos a azufre, desde butano a asfalto…

La sección en la que yo me encontraba se encargaba de comercializar los “desperdicios”, lo que quedaba en la parte baja de la torre, las sustancias de menor valor. Eran componentes que en otros momentos habrían sido consideradas inútiles, pero alguien supo sacar rendimiento a esos subproductos.

Pues bien, parte de mi trabajo actual y del proceso de descubrimiento de una Marca Personal es similar al destilado de petróleo. Aunque aparentemente todos somos iguales o parecidos, la realidad es bien distinta. Aunque, igual que ocurre con el petróleo, se nos trate como una materia prima y nuestra “cotización” dependa del mercado, debemos ser capaces de separar los elementos que nos diferencian y nos hacen valiosos.

Lo curioso es que nuestras carreras profesionales se parecen más a la formación del crudo que a su destilación. En ambos casos, profesión y petróleo, partimos de organismos y elementos vivos, valiosos, pero el tiempo, la presión y algunos acontecimientos imprevisibles los convierten en esa masa negra que acaba enterrada durante demasiado tiempo.

No todos los petróleos son iguales, depende de su origen, del estado de los yacimientos, de la geología,… Eso les da unas características u otras.
Con las personas ocurre igual, la historia profesional de cada uno, va a definir nuestro valor. Por eso, para desarrollar nuestro posicionamiento, es importante hacer un análisis, una destilación de todo aquello que podemos aportar.

Y todo es útil y aprovechable. De todo se puede sacar algo. La división en la que trabajé nació para encontrar salida a la “basura” petroquímica pero acabó convirtiéndose en algo muy importante.

Las personas podemos hacer lo mismo, aunque creas que no sirves para nada o que estás acabado, siempre hay algo que puedes aprovechar, incluso ese sentimiento tiene algo de energía.

Quizás si yo no hubiese conocido el funcionamiento de una refinería no estaría hablando hoy de Marca Personal.