Imágenes veraniegas: Iniciador, amigos y redes

Esta es una imagen que no tenía prevista para este verano pero que me alegra tremendamente poner aquí.

Ayer se puso en marcha, con bastante éxito, el primer Iniciador en Alicante y tuve la suerte de poder participar en él hablando de “lo mío”. Digo suerte porque ayer se juntaron muchos factores que no suelen coincidir con frecuencia. Emprendedores, amigos, Alicante, Marca Personal, buen rollito,…

El espíritu imparable de Miguel y Angel María han conseguido poner en marcha esta iniciativa en tiempo record. Y después de ver lo de ayer, creo que esto no ha hecho más que empezar.

Cuando reflexionaba sobre los pasos que nos han llevado al acto de ayer, vi algo que se repite con frecuencia y a lo que no solemos dar importancia. Cadenas de amigos y la mezcla de lo virtual con lo real, Internet con cafelito, 2.0 con abrazos. Como ejemplo y en pocas palabras fue algo como sigue.

  • A través del blog ponemos en marcha, hace ya muchos meses, Beers&blogs;.
  • En uno de esos B&B; conozco a Angel María y nos damos apoyo cuando es necesario.
  • Angel María pone en marcha Iniciador en Madrid.
  • A través de mi amigo Sergio Ibañez desde Zaragoza, experto en carreras profesionales y mi angel de la guarda, me entero de la existencia de Perros Viejos.
  • Contacto con Perros Viejos, vemos que hay “química” y decidimos apoyarnos en lo que haga falta.
  • Miguel de Perros Viejos viene a un Iniciador en Madrid. Le presento a Angel María y deciden ponerlo en marcha en Alicante.

Ayer se juntaron todas las piezas como si fuese lo más normal del mundo y solo es otro paso más para seguir haciendo crecer la red. Pero detrás hay una maraña de conexiones reales y virtuales que lo han hecho posible. Gente que solo se conoce por su nick en Internet, el nombre de su blog o algunos emails cruzados.

Lo de ayer me confirmó una vez más que Internet es solo un medio para volver a lo importante: Las relaciones personales directas, el cara a cara y la conversación tranquila con cervecita en la mano entre personas con intereses comunes. De nuevo repito que el medio, es solo eso un medio, el fin es llegar a establecer vínculos con personas.

El método científico y la vida de los otros

Quizás por mi formación científica, desde que puse en marcha mi proyecto de Marca Personal tuve claro que debía cumplir tres condiciones:

  1. Tenía que tener una base experimental (mi vida profesional, los experimentos en La Red, la utilización de los medios,…).
  2. No debería hablar de nada que no hubiese vivido en mis carnes. Y si ocurría, debería ser lo mínimo posible y comprobado en otras personas cercanas.
  3. Debería ser un modelo reproducible. Como cualquier científico sabe, una teoría solo puede ser validada si se puede repetir en cualquier situación.

Pues bien, creo que en el mundo de la gestión lo más habitual es justo lo contrario. Creo que hay demasiada gente que vive la vida de otros. Muchos autores o conferenciantes de temas de gestión (especialmente los españoles) se dedican a contar historias y a elaborar teorías que quedan muy bien sobre el papel pero que no pasarían el mínimo filtro de sentido común. En muchas ocasiones ocultan la vacuidad de su discurso con una pedantería y almibaramiento que produce arcadas.

Yo dividiría la literatura y las conferencias de temas de empresa en cinco tipos:

  1. Los que cuentan su experiencia. En este caso suelen ser empresarios que han tenido éxito (Branson, Bloomberg, Varsavsky, Trump…). Suelen ser historias que motivan pero que como decía antes, son dificilmente reproducibles, por lo tanto no cumplen el método científico. Suelen ser historias sesgadas porque, de forma inconsciente o premeditada ocultan datos que pueden ser vitales. Esos autores escriben “las claves o la fórmula” del éxito a toro pasado. Lo que cuentan tendría más valor si hubiesen descrito su método antes de triunfar.

    Hay un subgrupo, especialmente en el mundo de la farándula y el deporte que está viviendo su momento de gloria. Son los cocineros, deportistas o famosillos que se dedican a trasladar sus conocimientos en la preparación de la fabada deconstruida al mundo del liderazgo, el talento o cualquier otro asunto de moda.

    También hay jurados-asesores de concursos televisivos que creen que pueden aplicar su momento de gloria a cualquiera. Pero ¿cuantos “triunfitos”, “supermodelos de mercadillo” o sucedaneos de Leroy Johnson han tenido éxito tras recibir sus clases magistrales? ¿Cuantos tienen y han dejado marca? ¿Donde está su modelo? ¿Aparecer en pelotas en la portada de Interviú es una estrategia de posicionamiento inteligente? Pretenden crear personas-producto pero solo crean objetos desechables.

    Hay un último grupo interesante, el de los supervivientes de los Andes. Quizás su forma de actuar si puede ser válida para la gestión actual ya que su fórmula para sobrevivir es lo más parecido a lo que ocurre en muchas empresas.

  2. Los que cuentan la experiencia “real” de otros. Este tipo se dedica a coger las vidas de personajes historicos recientes o del pasado y a tratar de destilar las claves del éxito. Este es un formato muy apreciado por la “gurusía ibérica”. Leonardo, Maquiavelo, Shakespeare o los clásicos griegos y latinos son personajes que no deben faltar en ningún autor que pretenda ser alguien en este país.
    También les encanta extrapolar experiencias deportivas al mundo de la empresa aunque por el aspecto de algunos parezca que el único deporte que practican es el “sillónbol”.

    Si en el caso anterior era dificil extrapolar las experiencias, en este caso es practicamente inutil ya que lo que nos cuentan son sus propias teorías o neurosis. Creo que si Leonardo leyese lo que dicen que él haría para motivar a un equipo, se descojonaría.

  3. Los que cuentan historias de personajes de ficción. Estos son legión. Ahora cualquiera que haya visto tres películas recientes o haya leído dos novelas de aeropuerto te puede decir lo que haría cualquier personaje inventado para sacar adelante un proyecto mejor que tú. Lo de crear una empresa no es obligatorio, solo hay que saber contar una historia.

    Esta es la barra libre de la literatura de gestión para “dummies”. Todo vale. Lo bueno es que no puedes rebatirles porque ponerte a discutir la forma de actuar en la empresa de Harry Potter, del Hombre de hojalata o de El Quijote es como pelearse con alguien sobre el estado civil de Mickey Mouse.

    Y luego dicen que los aficcionados a los juegos de rol, al Señor de los Anillos o a Star Treck son frikis.

  4. Los que cuentan historias inventadas (preferentemente orientales). Estos ya son la repera. Son los queseros, los fabuladores, los bucaycoelho, los de las historias sufíes, los que creen que la empresa es un cuento de hadas y los emprendedores somos caballeros andantes. Son los que piensan que cualquier historieta ambigua que venga de un país lejano o de alguna cultura desaparecida tiene una superioridad moral y cultural mayor que la nuestra.

    Según estos autores, somos unos pobres occidentales destrozados y deprimidos por la cultura materialista y el consumismo y debemos recuperar las historias místicas mientras comemos ensalada de Tofu y soja sobre un tatami.

    El problema es que todo lo que nos cuentan ya lo sabemos desde Samaniego o Esopo y nos lo han transmitido nuestros padres y abuelos de un modo u otro. No vayas con desconocidos, trabaja, adáptate,… En el Lazarillo de Tormes hay más universidad de la vida que todo lo que nos pueda contar alguno de estos nuevos fabuladores.

  5. Los citadores o cortipega. Uno de los fenómenos más preocupantes que me he encontrado en los últimos tiempos es el de los recopiladores. Supongo que gracias a Internet actualmente es posible hacer un libro solo de citas o decálogos sobre cualquier asunto. En este momento puedes hacer una búsqueda en Google sobre cualquier tema y con un poco de paciencia puedes escribir un libro.

    Para poner la guinda debes escoger unas cuantas citas de esas que ya has oido muchas veces y te queda un librillo majo para poder presumir. Eso sí, no te olvides de incluir la historia de los tres canteros que construyen una catedral, no por repetida es menos eficaz.

En realidad esta
es una división muy rígida, pero normalmente suele ser una mezcla de varios tipos. Mi consejo es que si queréis ficción, lo mejor es que leáis una novela y si queréis gestión leáis a quienes han desarrollado un modelo y lo han puesto en práctica con éxito una y otra vez.

Gracias por la patada y la fórmula del emprendedor

Alguna vez he dicho que en el Personal Branding los mejores casos de estudio son las biografías y las historias de las personas.

Sin embargo, creo que hay que ser cuidadoso, especialmente si se trata de autobiografías, porque la versión de los triunfadores suele ser demasiado parcial. Hablan mucho de los éxitos y poco de los fracasos.
Pretenden establecer como reglas generales algunas situaciones que les han sido útiles en momentos y circunstancias muy concretas.
Me las creería más si hubiesen escrito esas reglas antes de llegar a lo más alto. A toro pasado todo es interpretable.

Un ejemplo típico es la autobiografía de Bloomberg que estoy leyendo actualmente y dice algo que suscribo casi en todos sus términos. Incluso se parece a algo que decía hace unos días.

Da miedo arriesgarse. Si yo no hubiera tenido el dinero de la lucrativa venta de Salomon, ¿habría dado el salto?

Aqui se juntan las dos cosas que decía al principio. La primera es que lo que les ocurre y las dudas que tienen los grandes triunfadores son iguales a las nuestras. La segunda es la imposibilidad de generalizar. Es cierto que a este hombre le despidieron de su empresa, pero con una indemnización de ¡Diez Millones de Dólares!

Yo también me puse en marcha tras una patada aunque un poco menos lucrativa que la del actual alcalde de NY. Y ahora lo veo como un momento clave y positivo en mi carrera.

Uno de los problemas que me estoy encontrando con la gente a la que hablo de Marca Personal es que falta una patada en el culo, un detonante, un punto de inflexión que te empuje a ponerte en marcha. La dificultad no está en el COMO o en el QUE, sino en el PORQUÉ. Tanto mi amigo Bloomberg como yo entendemos que es lo más complicado.

En mi opinión, la fórmula del éxito de la que suelen hablar los triunfadores se podría resumir en:

Éxito = (Estrategia + Trabajo) x Suerte

  • Estrategia: No soy demasiado amigo de pasarse el día planificando. Bloomberg también es más partidario de la acción. Pero es importante prever los obstáculos, definir el camino, establecer el objetivo, conocer los aliados y los competidores… En mi opinión, tener un plan, un método, una estrategia o cualquier otra cosa que te permita saber COMO vas a actuar, es la mejor forma de reducir la incertidumbre y eliminar algunos miedos. Hace poco daban algunos consejos sobre esto en desencadenado.
  • Trabajo: Siento ser tan insistente en este tema tan desagradable, pero tanto la teoría como mi propia experiencia me dice que solo el trabajo, la persistencia y el aguante pueden sacar adelante una idea. Ya se que parece cosa de “curas” o de gente mayor, pero creo que es así. Y mira que me jode porque tiendo a ser bastante perezoso. Tengo claro que los atajos no existen, en todo caso puede influir un poco el último elemento de la ecuación.
  • Suerte: En realidad los autores que comento no suelen hablar demasiado de la suerte, sería quitarse mérito, pero parece que es un factor común en todos los triunfadores. También es cierto que la suerte es proporcional a los otros dos factores. Cuanto más trabajas y mejor lo haces, es más probable que el factor multiplicador de la suerte aumente.

Dicen que vienen tiempos difíciles. Van a dar la patada a muchos. Si te toca a tí, da las gracias y actúa.
Las cosas son como son. Como ves no es dificil, pero ¿tienes lo que hay que tener para ponerte en marcha?

Bucles infinitos y onanismo interior

Termina un mes importante para mí porque he podido explicar y enseñar mi modelo de Personal Branding a grupos diversos en sitios y situaciones diferentes y apenas he podido escribir con calma.

Una idea recurrente en estas semanas ha sido la siguiente: “Reflexionar sobre uno mismo está sobrevalorado”. No quiero decir con esto que no haya que sentarse a pensar y reflexionar. Lo que creo es que este sistema es poco eficaz para cambiar las cosas. Lo que realmente hace conocerse a si mismo es la ACCIÓN, la PRÁCTICA, la EJECUCIÓN de las ideas, la PRUEBA y ERROR.

He conocido a muchas personas (incluido yo mismo) que en un momento de su vida han decidido tomarse un tiempo para reflexionar y planificar lo que quieren hacer a partir de ese momento.

Lo que he comprobado es que una vez transcurrido ese tiempo (y a veces es muy largo) apenas se ha avanzado nada. Y todavía ocurre algo peor, que cuando deciden poner en marcha esa estrategia, pronto descubren que no tiene nada que ver con la realidad. Algún general decía que ningún plan resiste los primeros minutos de la batalla. Y tiene toda la razón.

Creo que el onanismo mental puede ser tan placentero pero tan poco práctico como el manual. No se si este último te dejará ciego, pero creo que el primero te impide ver más allá de tus narices.

Podemos fantasear (visualizar dicen algunos) sobre nuestra forma de actuar en situaciones hipotéticas, pero solo sabremos como somos cuando nos enfrentamos a la realidad.

Digo esto porque creo que muchos modelos de desarrollo personal y profesional se obsesionan con trabajar con “EL INTERIOR” y ahí dentro se quedan. En mi opinión muchas de estas prácticas no son más que juegos de salón, trucos mentales y prestidigitación psicológica (¿para-psicológica?).

Creo que si queremos posicionarnos en el mercado, si queremos desarrollar una Marca Personal fuerte hay que dedicar un tiempo a pensar y planificar, pero hemos de tirarnos a la piscina lo antes posible. La mejor forma de conocernos (y de que nos conozcan) es mediante lo que en matemáticas se denomina iteraciones. Planificas, actúas, revisas, corriges y vuelves al principio. Lo que no podemos hacer es quedarnos atrapados en el bucle sin salida del autoconocimiento.

En mis cursos suelo hacer ejercicios en los que contrasto la visión de la Marca Personal de los asistentes con la de su “mercado”. Es en esos momentos de “investigación de mercados” personal en los que muchos se dan cuenta de que la visión que tienen de ellos mismos no tiene nada que ver con la que perciben los demás.

Ese tipo de ejercicios da miedo, aunque nunca es tan terrible como pensamos, pero me demuestra que solo cuando nos ponemos a prueba, cuando nos atrevemos a ponernos en EL MERCADO llegamos a saber realmente quienes somos y hasta donde podemos llegar.

Quizás también por eso los emprendedores se conocen bien a si mismos. No porque hayan dedicado demasiado tiempo a hacerse pajas mentales sobre si mismos sino porque han puesto a prueba “su producto” y lo han adaptado en consecuencia.

Marca Personal, Galicia

Ayer Coruña, hoy Vigo.

Estas son unas anotaciones rápidas desde el hotel para reflexionar con calma.

En un auditorio con emprendedores, empresarios, agentes libres, directivos y responsables de RRHH como el de ayer, ¿Debería moderar o “capar” el discurso para no ofender a estos últimos? Francamente, viendo las sonrisas de complicidad, los movimientos de cabeza asintiendo a mis palabras de los primeros creo que voy a seguir como hasta ahora, diciendo lo que pienso.

Definitivamente ¿Es este un concepto aplicable solo a quienes desean cambiar las cosas y a si mismos o también hay una posibilidad de aplicación en organizaciones?

¿Es comprensible el concepto de Marca Personal sin explicar las implicaciones individuales y la importancia de la responsabilidad personal que implica? ¿Sería más “rentable” para mi, convertirlo en una herramienta de visibilidad y notoriedad y punto? Posiblemente si, pero entonces sería mejor que volviese a negociar harina y gaseosa.

¿Están dispuestas las empresas de este país a abrir las ventanas, a permitir la creatividad y la aportación de sus profesionales o van a seguir tratando inutilmente de poner puertas al campo porque están muertos de miedo?

Pensaré todo esto mientras miro a la Ría de Vigo.

Duro SI, dificil NO

Sigo en plena gira de Marca Personal. Trabajo, trabajo, trabajo. Y me encanta. Supongo que no diría lo mismo si trabajase para otro.

Una vez más, estaré impartiendo un curso durante el fin de semana. Y la próxima semana, igual. El cliente manda.

Lo repito, no hay atajos para conseguir los objetivos.

Por mucho que se escriba sobre las fórmulas secretas del éxito o los trucos para conseguir lo que deseas en una semana, la auténtica clave es conocida desde hace siglos pero “No te quieres enterar ye ye.”

No hay que ser un genio o una persona con una capacidad intelectual fuera de lo común para tener éxito. Lo que te ayuda (no te garantiza) a conseguir lo que quieres es algo que todos sabemos. Sangre, sudor, lágrimas, trabajo, persistencia, principios, organización, honestidad, tiempo, etc.

¿Es complicado? Para nada ¿Es duro? Si, mucho. Por eso actualmente hay tantos vendedores (y compradores) de remedios tan rápidos como inútiles. Y tantos programas que prometen que serás una estrella por llevar unos tacones y no caerte en la pasarela, hacer unos gorgoritos o unas pedorretas con el sobaco. O aún mejor, todo al mismo tiempo.

Una Marca Personal, una idea, un proyecto o un negocio no se pone en marcha de la noche a la mañana. Ya se que esto que digo no va a hacer que los clientes bloqueen mi teléfono, pero es lo que hay.

¿Es posible tener un golpe de suerte? Si, es posible.
¿Es probable que tengas un golpe de suerte? No, no lo es.

Os dejo este dibujo de Rajesh Setty que creo que refleja muy bien lo que digo.

La arrogancia del emprendendor

Hace algunos años, creo que antes de empezar este proyecto, leí unas recomendaciones de un conocido coach norteamericano sobre la forma de actuar con los emprendedores.

Venía a decir que a un emprendedor no se le puede decir lo que hay que hacer. Que mucho ojito con llevarle la contraria y en definitiva, que un emprendedor es un hueso duro de roer para un coach, un asesor o un consejero.
Aunque no lo decía explicitamente, se entendía que un emprendedor tiene un punto arrogante y un ego hipertrofiado.

Como emprendedor, asesor y amigo de muchos emprendedores creo que hay dos razones que explican esos argumentos. Una es la percepción que tienen los demás al tratar con un emprendedor y la otra es el propio mecanismo de defensa del que lucha por sacar adelante una idea.

Quizás pueda verse a un emprendedor como alguien cerrado a las opiniones de los demás. Como una persona que es incapaz de ver que se dirige al abismo (o al menos eso piensan los que le observan). Como alguien que cree que sabe más que los demás.

No digo que no sea así algunas veces (o muchas), pero creo que hay que meterse en la piel del “empezador”.

  • Un emprendedor es alguien que lucha por algo que solo está en su cabeza.
  • Un emprendedor es alguien que cambia la seguridad por la incertidumbre más absoluta.
  • Un emprendedor es alguien que se juega lo suyo (y lo que no es suyo) por una idea.
  • Un emprendedor es alguien que está más solo que la una en muchas (demasiadas) ocasiones.
  • Un emprendedor es alguien que considera que la Conciliación Personal/Laboral es como Los Reyes Magos, algo que todo el mundo conoce pero nadie ha visto. Al final te das cuenta de que también son los padres (a quién dejas a tus hijos para hacer tu trabajo).
  • Un emprendedor es alguien que tiene que poner una barrera mental a las críticas, dudas, reprimendas y consejos bienintencionados de los demás para no abandonar.
  • Un emprendedor es alguien que quiere cambiar el mundo y también a si mismo.
  • Un emprendedor es un trapecista sin red.
  • Un emprendedor es alguien con quién a veces puede ser complicado convivir. Pregunta: ¿Es más elevado el número de solteros/as, divorcios o rupturas entre emprendedores?
  • Un emprendedor es alguien que tiene una fe enorme aunque no sea creyente.
  • Un emprendedor es alguien que lo da todo sin que nadie le garantice nada.
  • Un emprendedor tiene que defender su idea aunque a veces tenga dudas.
  • Un emprendedor es alguien que se pasa la vida vendiendo una idea a los clientes, a los amigos, a la familia y también a sí mismo.
  • Un emprendedor es alguien que utiliza su pasado para apostar su presente por un futuro esperanzador.

Quizás, como decía el experto, todo eso genere en los demás una percepción de arrogancia, prepotencia o egocentrismo, pero os confieso una cosa, quizás eso solo sea un mecanismo mental que oculta el miedo que hay dentro de uno.

El emprendedor y la Marca Personal están completamente vinculados. El emprendedor necesita la confianza que genera su Marca Personal para obtener los recursos que mantienen en marcha su proyecto. Pero al mismo tiempo el emprendedor, o al menos los que yo conozco, tienen una Marca Personal muy fuerte. No puede ser de otra manera.

Para poner en marcha un proyecto hay que tener valores, objetivos, un sentido de misión, estrategia, algo que ofrecer, persistencia,… Características que os he dicho muchas veces aquí que forman parte del concepto de Personal Branding.

Quizás por eso, todas y cada una de las personas a las que he asesorado en estos años a nivel individual son emprendedores. No es que yo lo haya elegido así, sino que han sido ellos los que se han puesto en contacto conmigo. Y cuando escucho sus historias siempre les digo lo mismo, “precisamente tú eres quién menos necesitas que te ayuden a desarrollar una Marca Personal”, por una razón muy sencilla, porque ya la tienen. Al final se trata de poner orden a unas cuantas ideas y ayudar a dar el último empujón.

Como digo, un emprendedor es alguien que tiene marca y que quiere dejar marca. ¿Es eso arrogancia? No lo se, a mi me la suda. ;-)

Este post está dedicado a Pablo Anasagasti y a su proyecto con emprendedores en República Dominicana.

Que rápido crecen

No, no me refiero a mi hija ni a mis sobrinos. Estaba pensando en las ideas y los proyectos.

Este mes tengo una agenda digna de una gira de los Rolling. Ayer (si, también hay que trabajar el fin de semana) regresé de San Sebastián de hablar de Marca Personal a un grupo de profesores muy majo en el Centro Nazaret que es una Obra Social de Kutxa. Era gente de mi generación y tuvimos una sesión muy interesante. Me han invitado a explicar este proyecto a emprendedores en Octubre.

Dentro de un rato iré a hablar de Networking como herramienta de Marca Personal a un grupo de coaches.

En las próximas semanas hablaré de Influencia y Persuasión en Madrid. Nada más terminar me iré a Deusto a hablar de Personal Branding. Una semana después daré una conferencia a un grupo de empresarios y responsables de RRHH en La Coruña. Y el último fin de semana del mes hablaré de visibilidad y notoriedad de Marca Personal en Vigo.

Y mayo no pinta mal.

Como decía al principio, que rápido crecen. Ya ni te acuerdas de cuando tenías que cambiarles los pañales y prepararle la leche cada dos horas. Te hacen sufrir mucho, pero también te dan muchas satisfacciones.

Empezadores y Marca Personal

Ayer intervine en el evento de Iniciador en el que se cumplía el primer aniversario de su puesta en marcha. Gracias a Angel María, Lucas y Javier, en pocos meses se ha convertido en un acto imprescindible para los que quieren/queremos poner a trabajar nuestras ideas.

Fue un rato estupendo, compartido con muchos buenos amigos y en los que como siempre, además de enseñar, pude aprender cosas.

A diferencia de otros eventos con NO emprendedores, en este caso nadie dijo algo que yo repito con frecuencia, que el Personal Branding es algo que ya existe desde que el hombre es hombre. Posiblemente la venta (incluida la de nuestro trabajo) es el verdadero oficio más antiguo del mundo, pero normalmente solemos olvidar las reglas.

Los emprendedores/empezadores tenemos claro un elemento importante de la Marca Personal: Objetivos definidos. Lo más habitual cuando hablo a otras audiencias es que nadie se haya planteado metas a corto, medio o largo plazo. A un emprendedor nadie nos asegura que los vayamos a conseguir, pero mientras tanto disfrutamos como una persona de estatura limitada (antes enano).

Los emprendedores hemos entendido que la vida no es una carrera (profesional) sino una aventura en la que dependemos de otros (la red) que a su vez se benefician de lo que ofrecemos. La Marca Personal es la mejor forma de que se nos conozca, reconozca y se nos valore. Quizás no sea casualidad que el Personal Branding adquiera toda su fuerza con la filosofía 2.0

Emprender da miedo, asusta y a veces pierdes la esperanza, pero rápidamente la recuperas porque el emprendedor tiene muy claros sus valores y prioridades (otro elemento de Marca Personal)

Como decía, ayer pasé un buen rato entre amigos.
Algunas fotos del evento.

El miércoles 12 en Iniciador (Madrid)

La próxima semana, invitado por Angel María, tendré la oportunidad de hablar de Marca Personal en Iniciador. Será una presentación breve pero intentaré que sea intensa.

Reconozco que Iniciador es uno de los eventos en los que estoy más orgulloso de participar porque ya han pasado algunos pesos pesados y nombres míticos del mundo de los emprendedores. Iniciador se ha convertido en un evento imprescindible para quienes no aparecen en los titulares de la prensa económica pero que poco a poco van cambiando las cosas. Si este país fuese de otra forma, muchos de los que se acercan cada mes por allí estarían en las portadas de las revistas de negocios. Pero tiempo al tiempo.

Creo que la labor de Angel María, Lucas y Javier es impagable

También intervendrá Montse Calvo. Emprendedora y experta en imagen personal pero con un enfoque muy interesante. Es responsable de las webs Prosum e Imagen Personal y tiene muchas cosas interesantes que contar.

Fecha: Miércoles 12 de Marzo.
Hora: 18.15h
Lugar: Oficina cancha de la CAN en Juan Bravo Nº3 (Madrid)