Manifiesto Sherpa

Cuando empecé a poner en marcha la idea de Marca Personal, pronto me surgió la duda sobre el nombre que debería dar a mi trabajo.

¿Consultor? No. Creo que es demasiado genérico y con unas connotaciones demasiado conservadoras y tradicionales.
¿Asesor? Peor.
¿Coach? Durante algún tiempo estuve tentado y llegué a aparecer así en la web. Pero creo que por respeto a los que se han formado en coaching y porque creo que el Personal Branding es algo mucho más concreto, específico y con una metodología particular, coach no es apropiado.
¿Ayudante? Me gustaba mucho y creo que refleja muy bien mi trabajo, pero ya la había “pillado” Paco.

Entonces se me ocurrieron varias ideas, pero creo que la mejor era una que reunía todos los elementos emocionales y objetivos del mi proyecto: Sherpa.

Creo que ese término puede ser aplicable a muchos de nosotros, pero siempre que nos amoldemos a su espíritu. Por eso he creado algo que podría denominarse Manifiesto Sherpa y que podeis encontrar en la web de AEC.

Química Recreativa XV: Dualidad onda-corpúsculo y el publicista

Algunas veces he comparado el Personal Branding con el Yin y el Yang. Considero que está compuesto de dos fuerzas complementarias, la interior y la exterior, la persona y la marca.

Esto me recuerda el descubrimiento que se hizo en la física de principios del siglo pasado y que consiguió resolver una cuestión pendiente que llevaba a los científicos de cabeza.

“La dualidad onda corpúsculo, también llamada onda partícula, resolvió una aparente paradoja, demostrando que la luz y la materia pueden, a la vez, poseer propiedades de partícula y propiedades ondulatorias.

De acuerdo con la física clásica existen diferencias entre onda y partícula. Una partícula ocupa un lugar en el espacio y tiene masa mientras que una onda se extiende en el espacio caracterizándose por tener una velocidad definida y masa nula.

Actualmente se considera que la dualidad onda – partícula es un “concepto de la mecánica cuántica según el cual no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa.””

En mi proyecto, como si se tratase del Doctor Jekyll and Mr Hyde también conviven inseparablemente dos ideas. Se podría decir que:

Personal Branding: Conocimiento (YO) + Reconocimiento (OTROS)

Por eso se combinan ideas tan aparentemente separadas como los sentimientos y el marketing, las personas y los productos, los RRHH y la comunicación, el coaching y el branding.

Hoy toca la parte marquista y por eso os dejo un artículo aparecido en la revista especializada EL PUBLICISTA. Se llama Se abre camino el nuevo territorio branding: el Personal Branding (pdf, 600 Kb) y lo he escrito con mi colega Tomás Marcos.

¿Tuviste relaciones sexuales completas con Marujita Diaz?

Hubo varias razones que me animaron a poner en marcha un proyecto como el de Marca Personal. Una de ellas es que consideraba que había una necesidad sin cubrir en el campo del desarrollo profesional y personal.

Gran parte de la literatura de gestión de personas se centra en la medición, en la evaluación. Parece que los responsables de RRHH están obsesionados por medir, por cuantificar cosas incuantificables, ¿talento?, ¿motivación?. Una cosa es poner un dato en una presentación de Powerpoint y otra cosa es que ese número sirva para algo más que para justificar el sueldo del evaluador.

Por otra parte surgen tendencias que intentan trabajar con lo más profundo del ser humano, como el coaching, inteligencia emocional y similares. Creo que son un paso adelante pero, aunque hay una base teórica, dependen demasiado del profesional que las aplica.

Por eso, mi objetivo era crear un modelo reproducible, sencillo y aplicable a cualquiera y por cualquiera. No se si es posible desarrollar un modelo “científico” cuando se trata del desarrollo de personas pero yo lo estoy intentando. Creo que he conseguido algo bastante sólido y por eso me gusta ponerlo a prueba en las situaciones más difíciles. Y hace unos días hubo una de ellas.

En los programas de televisión de tarde (en horario infantil, sobre las 18:00), les ha dado por utilizar polígrafos para descubrir los secretos de algunos “famosetes de usar y tirar”. Son así de originales…

En uno de ellos lo utilizaron para poner a prueba a un personaje que se hizo popular por sus aventuras sexuales con una vieja gloria del cine ibérico, Marujita Díaz. Un chico cubano llamado Dinio.

Y pensé que sería interesante comprobar la solidez del modelo con una “discontinuidad” como esta. ¿Es Dinio una Marca Personal? ¿Como lo ha conseguido? ¿Es un ejemplo a seguir? Allá vamos.

Objetivo: ¿Cual es el objetivo de este personaje? Evidentemente eso es algo que solo sabrá él, pero podemos deducir que es ganarse la vida de la mejor manera posible. Eso es algo que queremos casi todos, pero lo que nos diferencia no es el fin sino los medios.

Porqué: Todo objetivo tiene una razón, una motivación. Podemos convertirnos en jueces implacables y señalar con el pulgar hacia el suelo. Pero antes hay que entender el origen seguramente bastante humilde de esta persona. Cuando se tiene mucho que ganar y muy poco que perder es más facil superar esas barreras que a muchos profesionales “serios” nos paralizan.

Producto: Pero para que exista demanda, antes debe haber una necesidad y alguien o algo que la satisfaga. ¿Que ofrece Dinio? ¿Cual es su producto? ¿Que necesidad satisface? ¿Como consigue sobresalir en un mercado tan dificil y competitivo como el de los “famosetes”?

Creo que hay que distinguir entre canal, consumidor y cliente.
Dinio ha conseguido poner su producto en el lineal, en las grandes cadenas de televisión. A veces, aparece como un producto más, de relleno y otras, como en esta ocasión, le ponen en cabecera, en un lugar de honor. Está en promoción. La televisión es su canal primario de comercialización.

El espectador es el consumidor de esos programas. No se en que posición de la pirámide de Maslow se encuentra la necesidad que satisface, pero está claro que hay alguna. ¿Morbo?, ¿Sensación de superioridad?, ¿Envidia?, ¿Diversión?, ¿Sentimiento maternal?,…

Los clientes son los que sacan partido directo de sus atributos (no solo los de marca), pero eso es algo que no comentaré en horario infantil. Y en ese caso sí hay una necesidad que satisfacer y parece que es competente para conseguirlo.

Marca: Pero un buen producto es condición necesaria aunque no suficiente. Debe haber unos cuantos más atletas sexuales y con pocos escrúpulos. Lo que le empieza a convertir en Marca Personal, lo que hace que se posicione en la mente de su “mercado” es otro tipo de cuestiones más emocionales.

¿Cuales son sus prioridades? ¿Cual es su escala de valores? Como decía al principio, el objetivo puede ser poco original, pero los medios para conseguirlo es lo que nos diferencia. ¿Está dispuesto a sacrificar su dignidad por dinero?, ¿Es más importante una vida “disipada” que la familia?, ¿Que lugar ocupa la honestidad en esa lista?

Estas preguntas se las puede hacer cualquier profesional y nos explicará muchas de las razones de nuestro comportamiento y sobre todo de la forma en que somos percibidos. Porque no olvidemos que marca es percepción y la percepción es la realidad.

Por otra parte, hay que reconocer que el cubano ha sabido gestionar bien algunas características de marca como la consistencia (apariencia de indefensión, inocencia,…), la especialización o el estilo (cutre), etc.

Marketing: Por último hay que reconocer que ha utilizado bien las herramientas de visibilidad a su alcance. Es cierto que se lo han puesto a huevo (con perdón), pero no ha desaprovechado las oportunidades de networking y de aparecer en los medios aunque fuese para ser lapidado.

En resumen, ¿Es Dinio un ejemplo de Marca Personal? Pues aunque suene raro, yo diría que si. Satisface una necesidad (o varias), ha conseguido sobresalir y es visible. Se ha posicionado en un mercado muy dificil. Y como ocurre con el papel higiénico o los enterradores, su trabajo puede no ser muy agradable, pero alguien tiene que hacerlo. Y si eres bueno, serás valorado por tu mercado.

¿Es un ejemplo a seguir? Pues depende de los valores de cada cual. Una marca personal o comercial no tiene porqué gustar a todo el mundo. Hitler, DDT, Atila, Coctel Molotov…
Todos estos son ejemplos de marcas fuertes que tuvieron demanda en algún momento porque satisfacían unas necesidades materiales o emocionales, pero ¿Te gustaría ser o consumir alguna de ellas?

El problema es que su producto es muy volatil y facilmente “clonable”. Por lo que es posible que le pase como al Cubo de Rubik o a la muñeca repollo, que una vez que pase la novedad, acabe en el armario de los juguetes rotos.

Por cierto, a quien le interese, la respuesta fué SI y la máquina confirmó que decía la verdad.

Tags: , ,

Yo te bautizo o Google ¡Que ilusión!

Creo que es importante tener un buen proyecto, una buena idea, un concepto sólido, pero también lo es el poder relacionarlo con una palabra o dos. Coaching, Inteligencia Emocional, Calidad Total, Gestión del Talento,…
Todos estos conceptos y muchos otros no han inventado nada, solo han ordenado algunos elementos existentes y sobre todo LE HAN DADO UN NOMBRE.

En una marca es importante comunicar muy brevemente lo que quieres “vender”.

¿Que nombre darías a lo que haces?
¿Como podrías condensar tu idea en dos palabras?
¿Como describirías tu trabajo?

Es dificil, pero no imposible. Me parece genial el nombre Consultoría Artesana. Me gusta mucho el de Sección Femenina (¿Female Section?, ¿Female Platoon?) para aplicarlo a las mujeres profesionales (aunque su origen fuese otro muy diferente). Y también el de bliteratura (blogs y literatura) que difunde mi amigo Angel María.

Pero hay infinitas combinaciones posibles, se me ocurren, Gestión Persuasiva, Ingeniería Humanista, Gestión sin gilipolleces (¿Management Unplugged?), Guru de lo simple, Autoauditoría, o…

Y como dice el maestro Peters, dentro de una empresa, Administrativo Conseguidor, Project Manager Radical,…

No se, pensad un poco en lo que haceis y ponedle un nombre. Porque ¿que es más duro, crear una categoría nueva o tratar de sobresalir en una que ya existe y está saturada?

Si usted no puede ser el primero en una categoría, cree una nueva en la que pueda ser el primero.” Segunda ley en Las 22 leyes inmutables del Marketing de Al Ries y Jack Trout.

ATENCION: Aunque relacionado con lo anterior, a partir de aquí, este post es absolutamente prescindible porque es de puro autobombo pero me hace ilusión ponerlo. ¡Joder! creo que es importante darse un homenaje de vez en cuando. Dar un paso atrás y ver lo conseguido. Supongo que tiene razón Woody Allen cuando dice, “Me ha llevado diez años tener éxito de la noche a la mañana.”

Dicho esto, continúo.

Desde hace algún tiempo estoy apareciendo en las primeras posiciones de Google en varias búsquedas. No se como funciona el tema así que ni se como he llegado ahí, ni tampoco se cuanto tiempo estaré. Pero me hacen ilusión las siguientes búsquedas:

Personal Branding: A pesar de no escribir en inglés, estoy por encima de los expertos anglosajones más importantes del tema y voy alternando posiciones con el famoso artículo de Tom Peters en Fast Company.

Marca Propia: Desde que dejé el mundo de la distribución, tenía ganas de dar la vuelta al concepto de Marca Propia (Marca Blanca o Marca de Distribución).

Marca Personal: Al principio del proyecto pensé que sería interesante registrar el nombre “Marca Personal”, no pude conseguirlo porque los servicios jurídicos relacionados con el diario Marca me lo echaron atrás y me dolió un poquito. A partir de ahí decidí que perdería el menor tiempo y dinero posible en trámites administrativos.

Tags: , , ,

Pistas, dudas y empresas vampiro

El “Piji” era el mote cariñoso de un excelente profesor de Historia en mi colegio en Alicante, Javier Albert (¡bendito Google!). Como muchos otros, era un personaje peculiar, con Marca Propia. Entre otras cosas, nos enseñó una muy importante, que el arte es un reflejo de lo que ocurre en el momento en que se crea.

El arte que da las mejores pistas actualmente es el cine. Y hace unos días, pude ver otra película (parece que empiezo a coger el ritmo) que aunque un poco “cuento de hadas”, muestra algunas señales de lo que ocurre. Se trata de Un buen año de Ridley Scott.

Es curioso, pero a diferencia de los ejecutivos implacables, sin ética, ambiciosos, frios y odiosos de los 80 a lo Gordon Gecko, ultimamente parece que siguen reuniendo muchas de esas características, pero hay señales que indican que son recuperables y en los que es muy facil encontrar resquicios de humanidad.

Los brokers ya no son lo que eran, empezamos el milenio con el papel de Nicolas Cage en The Family Man, ahora nos encontramos con el de Russell Crowe en esta película y hace unos días hablaba del papel de Meryl Streep en el diablo viste de Prada, que manejaba valores, aunque no precisamente de bolsa.

No voy a destripar la película, pero de nuevo es una historia de vuelta a lo básico, de encuentro de los valores, de recuperación de sensaciones. Cosas en las que creo y por las que lucho.
Soy realista (la conciencia es una clave en mi modelo Personal Branding) y se que algunos de nosotros no ganamos millones de dólares en pocos minutos o tenemos villas en la Toscana o la Provenza. Pero eso no debería desvirtuar la idea principal. Que hay una tendencia hacia el fin de la locura que vivimos.

Coincide esto con una reunión que tuve hace poco con unos amigos consultores a los que aprecio pero cuya visión de lo que ocurre es radicalmente diferente a la mía. Creen (pero no lo dicen al cliente) que la gente es “vaga” y que hay que utilizar el palo.

Lo peor es que tratan de suavizar su mensaje vendiendo Inteligencia Emocional, Coaching, Liderazgo, y en general cualquier cosa de moda y que suene bien, pero adulterándo su propósito. Meten conceptos prehistóricos en “envases de colorines”, venden lo viejo como nuevo.

Cuando discuto (a veces agriamente) con ellos me dicen que las empresas quieren ¡ganaaaarrrrrr passsssta!, que la felicidad de la gente se la suda y que las compañías que ganan dinero son las que exprimen a la gente.

Es cierto que las empresas no son las Hermanitas de la Caridad y sería un error que fuese así. Pero creo que hay otra forma, incluso más rentable y eficaz de hacer las cosas. Aunque a veces algunas actitudes muy extendidas como las de mis amigos me hacen pensar que quizá el equivocado soy yo.

¿Es inevitable que una empresa deba comportarse como un vampiro para ser rentable?
¿Hay espacio para empresas “humanas”? y estas ¿Pueden ser realmente eficientes y rentables? Yo creo que si.

En esta combinación explosiva mundo ideal peliculero y mundo real consultoril ibérico me decanto por el primero porque creo que es posible y necesario, aunque reconozco que a veces me hacen dudar (pero me dura poco).

Por eso me gustó una frase que le dicen a Crowe cuando ponen en duda sus intenciones y que deberíamos hacernos de vez en cuando los que pretendemos construir una Marca Personal. Es la prueba del nueve de la consistencia, los valores, los objetivos y la visión de uno mismo.

¿Confiarías tu en tí?

Tags: , , ,

¿Consultoría, coaching, asesoría?

Quienes utilizamos el transporte público estamos acostumbrados a que nos entreguen publicidad de todo tipo, academias de oposiciones, restaurantes de menú del día, centros de bronceado,…

En los últimos tiempos se ha incorporado una categoría de “profesionales” de algo que podriamos denominar asesoría general. Esto me ha provocado un par de reflexiones.

Primera Reflexión

  • Tenemos a unos individuos que dicen que pueden solucionar problemas de negocios, judiciales, laborales y vida familiar, entre otros.
  • Prometen resultados en un plazo corto. (3-5 días)
  • Dicen que tienen décadas de experiencia. (Unas 3)
  • Están acostumbrados a trabajar en entornos multinacionales. (Europa, África, América)
  • Son buenos gestores del conocimiento (Experiencia heredada de sus antepasados)
  • La discreción y la confidencialidad es una de sus máximas.
  • Utilizan la conversación y sus conocimientos para resolver los problemas de otros.

¿Se podría decir que son consultores? ¿Asesores? ¿Coaches? ¿Cual es la diferencia? ¿los medios? ¿los resultados? ¿Donde está la frontera? ¿Quien dice que un rito vudú no va a ser más efectivo para un ejecutivo crédulo que un programa de outplacement? ¿No son estos los auténticos gurús?

Evidentemente esto no deja de ser una broma para reflexionar, pero en el fondo ¿Cuantas veces nos fiamos de personas que prometen exactamente lo mismo y a los que creemos porque llevan corbata?

Segunda Reflexión
A los ojos de nuestra sociedad, este tipo de cosas pueden parecer ridículas. Sin embargo, me imagino que algún resultado económico estarán obteniendo (para ellos, no para el cliente) si siguen haciéndolo. Desde el punto de vista de la Marca Personal,

  • esta gente está utilizando medios baratos,
  • que llegan a su nicho de mercado,
  • se están dando visibilidad,
  • indican claramente las necesidades que satisfacen.
  • Han creado una categoría de producto-servicio.
  • Supongo que en su entorno algunos habrán creado una Marca Personal fuerte.

Podemos esbozar una sonrisa, pero ¿cuantos de nosotros estaríamos dispuestos a hacer algo parecido? Está muy bien quejarse de lo mal que está todo y de lo dificil que es encontrar un trabajo que nos guste pero, ¿Y si en vez (o además) del CV utilizásemos métodos menos ortodoxos?

Nos acomodamos y eso nos frena la creatividad, pero si gente con escasos recursos es capaz de llegar a su mercado, ¿No será más facil para los que tenemos una flamante linea ADSL y una impresora laser a color?

Pensadlo u os echaré el mal de ojo.

Como destrozar una Marca Personal: Sergi Arola

¿Es un pájaro?, ¿Es un avión?, ¿Es un cocinero?, ¿Es una estrella mediática?, ¿Es un experto en gestión?, ¿Es un coach? ¿Es un prepotente? No, es Sergi Arola.

Por alguna extraña razón, parece que ciertos profesionales se ponen de moda y han de estar todos los días en los medios. Parece que un píloto de avión es más importante que un conductor de autobús, un futbolista malcriado es más mimado que una teleoperadora, un abogado es más importante que un médico o una bióloga de juguete (Ana Obregón) es más conocida y remunerada que otra bióloga “de verdad” (Margarita Salas) de la misma generación.

Hemos llegado a un punto en el que los que preparan las comidas (chefs de moda) son más conocidos que los que dan de comer (ONGs). Y ganan mucho más. El caso es que hoy tenemos a los cocineros hasta en la sopa. Claro que ¿podría ser en otro lugar?

Lo que ocurre es que algunos se han creido que porque haya quién pague 115 Euros por un menú degustación con plato pintado con una salsita, pueden dedicarse a predicar sobre todo lo divino y lo humano.

El mayor representante de esta locura es el omnipresente Sergi Arola, que se ha pasado de vueltas y ahora está muy apenado porque en noseque reality ha llegado a tocar fondo.

Quiero utilizar a este personaje como ejemplo de lo que un profesional que quiera crear una Marca Personal no debe hacer jamás.

Aunque un profesional debe ser visible, es facil caer en la sobreexposición, como en este caso. Una Marca Personal puede ser demasiado visible para su propio beneficio y tener un efecto negativo. Demasiada publicidad o demasiadas apariciones pueden dañar el atractivo de una marca.
La razón detrás de esto es la clásica Psicología Pavloviana. Cuando un nuevo o inesperado estímulo llega al cerebro, el “reflejo condicionado” reacciona dando una respuesta. Si el mismo estímulo es repetido, el reflejo condicionado se acostumbra o desensibiliza al estímulo, y la novedad se pierde. Esa es una de las razones por las que la marca Sergi Arola está a punto de quemar el crédito que ha conseguido hasta ahora.

El segundo error que está cometiendo este cocinero es la diversificación.
Este es uno de los errores más dañinos en la creación de una Marca Personal, el intentar ser todo para todos. Es absolutamente imposible.
La diversificación lo lía todo, produce confusión y debilita la fortaleza de las marcas. La atención de las personas es como un láser, tiende a estar muy enfocada en un área muy pequeña. Una marca que pide a su audiencia que enfoque su atención en un área muy amplia acaba por debilitar esa atención.

Diversificar es tentador. Es normal querer dirigirse a la audiencia más amplia posible. Parece lógico. Pero esa tendencia se convierte en una trampa. Intentar convertirse en la solución a todos los problemas trae como consecuencia una perdida del mensaje de la Marca Personal y un exceso de recursos. Lo peor de todo, planta la semilla de la duda: “Si hace tantas cosas, no puede ser bueno en ninguna de ellas.”
Especialización implica ser experto. Hacer crecer una Marca Personal requiere elegir un nicho perfectamente definido y construir tu marca alrededor de los rasgos que interesen a ese nicho.

Mientras que otros cocineros más clasicos como Arzak o Subijana han sabido mantenerse más o menos centrados en su área. El “amigo” Arola ha querido convertirse en la guinda de todos los platos y eso está acabando con su marca. Ni siquiera ha sabido ganarse a la gente con la simpatía de Arguiñano.

Mi consejo es: Céntrate y retirate durante un tiempo a tus fogones.

Algunos ejemplos de lo que puede hacer este hombre orquesta experto en baterías (de cocina, claro):

Crítico de cine, experto en RRHH, diseñador, benefactor, seguidor de pasarelas, cara famosa de campañas publicitarias o gurú del management.

Coaching Colectivo de Marca Personal: Establecimiento de objetivos

Igual que hizo Uri Geller en el programa de Íñigo, vamos a hacer un experimento colectivo. En lugar de doblar cucharas o arreglar relojes, vamos a establecer objetivos profesionales.

Empieza el experimento.

Vale, todos tenemos sueños, todos queremos algo mejor que lo que tenemos, no hay más que ver como está el panorama bloguero. Consultor Anónimo, Jaizki, Julen, etc.

Lo que ocurre es que la mayor parte del tiempo que pasamos pensando en nuestros sueños, parece que disfrutamos encontrando las pegas y los aspectos negativos en lugar de ver los positivos. Para hacerlo más facil, os adjunto algunas preguntas que pueden ser útiles como un primer paso para descubrir cuales son vuestros deseos, quienes sois y como podeis sentiros con el cambio.

Coge un papel y apunta las respuestas que se te vayan ocurriendo.

A medida que respondes a estas preguntas, se te pueden ir ocurriendo más, lo que tienes que hacer es ir apuntándolas y respondiéndolas también.

A lo mejor prefieres utilizar una hoja para cada objetivo, así que no los mezcles. El objetivo de estas preguntas es el de sopesar los pros y los contras que vayas descubriendo. Puedes utilizar estas respuestas para hacer un brainstorming individual o con un amigo y descubrir la mejor forma de alcanzar tus objetivos, encontrar soluciones a aquello que te preocupa y eliminar tus miedos y transformar tus sueños en realidad.

  • ¿Cual es tu objetivo profesional?
  • ¿Es factible? ¿Puedes hacer algo que te gusta y que te permita ganarte la vida?
  • ¿Tienes problemas (médicos o físicos) que te impidan alcanzar este sueño? (Por ejemplo: Siempre has querido ser piloto pero tu miopía te lo impide. Con casi toda probabilidad este sueño no es factible.)
  • ¿Conseguir este objetivo requiere mucha formación, tiempo y dinero?
  • ¿Tienes las habilidades, conocimientos y talento que son necesarias para desarrollar ese trabajo ideal?
  • ¿Eres financieramente capaz de conseguir este sueño, tienes ahorros, una beca, un préstamo, etc.?
  • Si no puedes permitirte dejar tu trabajo actual, ¿puedes empezar a hacer cosas a tiempo parcial? (Clases nocturnas, un segundo empleo, etc.)
  • ¿Que es lo que encuentras tan “ideal” en este sueño?
  • ¿Que te dice de ti mismo?
  • ¿Como te sentirías si pudieses convertir este sueño en realidad?
  • ¿Piensas automaticamente en los aspectos negativos de este sueño? Si es así ¿Qué es lo que te viene a la cabeza?
  • ¿Que te asusta de este sueño?
  • ¿Crees que eres capaz de conseguir este reto?
  • ¿Tienes el apoyo de otras personas en la consecución de un cambio en tu carrera?
  • ¿Ha sido dificil responder a estas preguntas? ¿Ha sido facil?

Ya me contareis los resultados

Ayudante

Cuando empecé a interesarme por encontrar nuevas formas de gestionar a los profesionales, rapidamente tropecé con el coaching.

Ya he dicho en varias ocasiones que el coaching me parece una excelente herramienta de desarrollo personal y profesional pero, digan lo que digan, carece de una metodología aceptada por todos. Han querido convertirlo en el bálsamo de Fierabrás y al final solo han conseguido que no tenga una imagen de marca definida. Es urgente poner orden en esta metodología. Especialmente por los buenos coaches, de los que yo conozco unos cuantos.

Creo que hay un error de origen y es el propio nombre: Coach (Autocar, autobus, coche, vagón, entrenador, instructor).

Como en tantos otros términos relacionados con los RRHH, parece que utilizar una palabra inglesa incrementa su valor. Yo mismo he cometido ese pecado que espero solucionar pronto.

Aunque no ha sido su intención, ha tenido que ser mi amigo Paco Barranco quien ha dado con la clave, con la traducción ideal de coach por su sencillez y su perfección.

AYUDANTE: El que ayuda a otro. Dícese del que presta su ayuda, conocimientos y saber hacer, a aquel que lo necesita.

Supongo que para muchos Gurús y Semidioses de los RRHH que ocultan su incompetencia o su falta de ideas tras palabras anglosajonas, denominarse simplemente ayudante puede parecerles una degradación, para mi es sencillamente lo que mejor me define.

Por cierto, a los marketinianos os recomiendo la página de Paco, sabe muy bien de lo que habla.

Los primeros cursos del 2006

Los próximos sábados 21 y 28 de Enero en Barcelona y Madrid respectivamente, impartiré sendos Talleres PRACTICOS de Marca Personal.

Están organizados por Coaching Corporation y aunque hay plazas limitadas, están abiertos a todo el que esté interesado en descubrir y construir su Marca Personal.

Esta es una buena oportunidad para subirse al tren del Personal Branding