Inicio » Archive

Asunto: Agentes libres.

Agentes libres, Sin categoría »

[28 ago 2006 | No Comment | ]

Este es un comentario muy personal, quizá demasiado y precisamente por eso no espero que sea demasiado compartido, pero me apetece sacar lo que tengo dentro.

Uno de los mayores beneficios de trabajar como Agente Libre es el de disfrutar más de las personas que quieres.
Mis amigos se sorprenden de la relación que tengo con mi hija. Creo que pocos padres (varones) tienen la suerte de poder disfrutar (y a veces sufrir) tanto tiempo con ella. Poder trabajar donde quiero y como quiero me está permitiendo darme cuenta de que es posible vivir de otra manera. Y al mismo tiempo ayudar a otros.

Esto que suena tan bonito (y lo es) tiene un precio. Y en ocasiones parece que no vas a poder pagarlo. Cuando quieres ir por tu cuenta, cuando quieres ser independiente y vivir de lo que produces tu solito, cuando dejas de ser recolector (de nómina) para convertirte en cazador (de negocio), hay momentos difíciles.

Y si, me refiero a algo tan prosaico como el dinero. Para mi, el auténtico emprendedor es aquel que no tiene dinero “de familia”, el que cuenta con recursos financieros muy escasos o nulos para poner en marcha su idea pero lo compensa con trabajo e ilusión.

Esto implica que debes gestionar mejor el resto de tus recursos, tiempo, energía, información y sobre todo, los apoyos familiares y personales. Durante un tiempo vas a tener que “tomar prestados” algunos de esos recursos inmateriales para poner en marcha algo que esperas que algún día compensará con creces los sacrificios realizados.

Pero eso tiene un efecto colateral positivo. Cuando haces un recuento de lo que tienes y de lo que te falta te das cuenta de que no necesitas mucho y de que tienes más de lo que piensas. De que puedes prescindir de muchas cosas materiales. Si tienes el apoyo de las personas que quieres, lo demás deja de ser una preocupación. Muchas de las “necesidades” que tenías cuando estabas cobrando una nómina, dejan de ser importantes.

Este es uno de los efectos que se producen cuando crees en una idea pero también cuando creas una Marca Personal.
Creer y Crear, es curioso como se juntan aquí estas dos palabras tan parecidas.

Para crear tu marca, has de hacer un análisis serio de cuales son tus prioridades, tus recursos, tus objetivos. Este tipo de reflexiones no las hacemos con demasiada frecuencia. Por eso, en muchas ocasiones veo que quienes empiezan a desarrollar su Marca Personal, se sorprenden al descubrir que las cosas que consideraban imprescindibles, ya no lo son tanto. Lo que ocurre es que cuando optimizas tus recursos más escasos, sacas de tu “mochila” las cosas que más pesan, el lastre que te retrasa, vas más rápido, te cansas menos y te preocupas muy poco de lo que puedas perder.
Cuando llegues a la meta, ya habrá tiempo de volver a llenarla de cosas inútiles.

De todos modos, no soy un místico, más bien al contrario, soy pragmático, soy de ciencias. Quiero vivir bien. Todo emprendedor quiere ganar dinero. Es más, debe querer ganar dinero porque es una forma de recompensar su trabajo y porque es una motivación importante. Cuando se trabaja “gratis”, el chiringuito se desmorona pronto.
Y eso implica tener muy poquitas cosas pero que nadie (¡nadie!) regala. La tranquilidad cuesta dinero, la falta de preocupación por el futuro inmediato que te proporciona un salario fijo no es gratis, tiene un coste dificil de valorar a corto plazo, la felicidad de la familia no es algo abstracto, los pañales no los regalan, la persona que arregla la lavadora no trabaja por amor al arte.

Como dice mi amigo Jose Ballesteros, aunque siempre se hable de calidad de vida, también hay que tener el cuenta la cantidad de vida. No quiero que a los años que voy a estar en este mundo le ocurran lo mismo que a esos platos “de diseño” de cocineros de moda, que son exquisitos pero los puedes tomar en contadas ocasiones y siempre te quedas con hambre porque son enanos.

Agentes libres, Branding Personal, Emprendedores, RRHH, Sin categoría »

[26 ago 2006 | 4 Comments | ]

Cuando hablo de Personal Branding, hablo de diferenciación. Quiero hacer entender que todos somos distintos, y por lo tanto, podemos ser reconocidos como seres humanos individuales y valiosos por nuestras características únicas.

Desde que nacemos vamos recibiendo unas cartas con las que jugar (genética, entorno, suerte, aprendizaje,…). Cada uno tendrá las suyas. Aquellos que sepan jugarlas bien, aunque no sean las mejores, conseguirán muchas más cosas que los que simplemente dejan la partida. También es posible hacer trampas, pero eso es algo que no recomiendo.

Se suele dar mucha importancia a los estudios, a la familia en la que has nacido, a los recursos con los que has contado. Sin embargo, creo que lo que nos diferencia, lo que de verdad nos hace ser como somos, suele ser algo más sutil. Creo que hay detalles insignificantes que como en el efecto mariposa de la teoría del caos pueden provocar consecuencias y comportamientos impredecibles.

Hace tiempo hablaba de la influencia de La Guerra de las Galaxias en toda una generación. Pero estos días he recordado, gracias a mi hija (y al canal Disney), otra influencia importante en esa misma generación. Esta reflexión no aparecerá en ningún medio “serio” o en alguna revista de gestión. Sin embargo, además de ser un excelente ejemplo para explicar lo que es una Marca Personal, creo que puede explicar el comportamiento de muchos profesionales.

Se trata de un personaje infantil que produjo cierto revuelo en su momento por sus ideas rompedoras. Y que ahora, al verla de nuevo, compruebo que mantiene toda su frescura. Se trata de Pipi Langstrumpf o Pipi Calzaslargas. Creo que somos muchos los que fuimos influidos por su irreverencia, por su independencia, por su desapego, por su ingenuidad. Estoy convencido de que mi concepto de Marca Personal tiene mucho más de esta niña con coletas que de manuales de gestión.

Imagen: Hay dos razones por las que no suelo dedicar mucho tiempo a este asunto. Primero porque no soy experto en él y en segundo lugar porque aunque es el que primero se ve, no suele ser el más importante. Es cierto que el aspecto es el equivalente al logo o al envase en una Marca Personal pero estos son los símbolos de lo que hay detrás.
Abogados, arquitectos, pintores, cineastas, políticos. Alaska, Santiago Segura, Miguel Bosé o Eduardo Punset lo cuidan de un modo u otro. Tener una imagen característica y reconocible facilita el posicionamiento. El problema surge cuando se dedica demasiado tiempo a cuidar este elemento y se descuida lo importante. O cuando se pretende tapar la incompetencia con una imagen llamativa o escandalosa. En el caso de nuestra protagonista, ¿Hay alguien que no pueda describir su aspecto incluso años después de haberla visto en la tele?

Libertad y Responsabilidad: Supongo que la mayoría de nosotros nos identificabamos con los hermanos Tommy y Annika. Y creo que después de varias décadas la mayoría nos comportamos como ellos y no como la pelirroja con coletas. Con el tiempo, los hermanos se han convertido en “empleados”, en “asalariados” mientras que Pipi actualmente sería una Agente Libre.

Rebeldía: Evidentemente no hay que sacar de quicio una metáfora. Al fin y al cabo se trata de un personaje de ficción. Pero creo que por alguna razón, en aquellos años recibimos muchos mensajes que sembraron la semilla de la rebeldía en nuestra cabeza. Años de transición, de cambio. Creo que ha tardado demasiado tiempo en germinar, pero poco a poco se va abriendo camino entre muchos profesionales la necesidad de cambiar las cosas. En teoría tenemos los mejores sistemas de gestión de todos los tiempos y sin embargo, la gente está cada día más quemada. Algo falla y creo que hay que hacer algo para mejorar las cosas. ¿El Efecto Pipi?

Diferenciación: El personaje y la serie. Supusieron un chorro de aire fresco para una generación gris. Un amigo dice que en aquellos años estuvo en París y lo que más le sorprendió fue que los crios llevaban jerseys de colores mientras que aquí los colores de moda eran el gris y el marrón. ¿No es curioso que muchas de las canciones, películas y novelas infantiles de nuestra generación hablasen de hombres grises o de la oscuridad que lo invade todo? Momo, La historia interminable, El Señor de los Anillos, The Diary of Horace Wimp (E.L.O.), Señor Azul (Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán). Lo triste es que al cabo de los años lo que venza sea la oscuridad. Por mi parte, mientras haya luz, intentaré luchar por cambiar las cosas.

Iniciativa: Pipi siempre estaba inventando historias, aventuras. Era divertida, creativa. No tenía miedo ni lastres. Claro, eso es muy facil para una niña con poderes mágicos, con un cofre con monedas de oro y que vivía sola en una casa impresionante (Villa Kunterbunt). Cuando bajamos a la realidad, vemos que todo eso es irreal, pero ¿vamos a permitir que esa sea una excusa? Es curioso, pero muchos emprendedores me han dicho que si tienes claro lo que quieres y trabajas duro para conseguirlo, cuando tienes problemas o estás a punto de tirar la toalla, suele ocurrir algo (¿mágico?) que te ayuda a seguir adelante. Y yo también puedo decirlo. ¿Porque no lo intentas? Creo que las cosas importantes necesitan mucha menos magia de la que te imaginas.

Para terminar con una broma, tengo que decir que no me extraña que en la España mojigata de los 70, fuese bastante escandaloso que una niña viviese sola y que cuando no estaba con el caballo, estaba con el mono.

Agentes libres, Sin categoría »

[23 jun 2006 | No Comment | ]

Ayer decía que el virus de la Marca Personal y del YO, S.A. se extendía por nuestro país, pero en EEUU hace ya mucho tiempo que lo tienen claro.

Y precisamente las empresas de tecnología saben que sus herramientas son fundamentales para el Agente Libre.

Un buen ejemplo lo podeis ver en este anuncio de Cisco aparecido en el número de este mes de Business 2.0

Agentes libres, Sin categoría »

[9 ene 2006 | 3 Comments | ]

En los últimos días han aparecido dos artículos (No es dificil emprender y El momento adecuado) en eStartap sobre la importancia de la idea a la hora de convertirse en emprendedor y poner en marcha un negocio. Este asunto parece fundamental a la hora de tomar la decisión de convertirse en un Agente Libre o de soltar amarras con la empresa en la que estamos trabajando.

Creo que en muchas ocasiones se piensa que es necesario tener una idea genial e innovadora para tener éxito empresarial pero yo estoy convencido de que no es así. Parece que es la principal barrera mental a la hora de “dar el salto”. Sin embargo, yo creo que el éxito empresarial reside en otros factores que están dentro del emprendedor. Su motivación, su perseverancia, su autoestima, su resistencia son más importantes que la propia “idea genial”.

Si hace unos años un amigo nos hubiese dicho que quería forrarse con negocios tan tradicionales como un circo, una tienda de ropa, una cafetería o escribiendo una novela, posiblemente le hubiesemos dicho que estaba loco. Hoy estaríamos enviándole nuestro CV para trabajar con él en el Circo del Sol, Zara, Starbucks o ayudándole a gestionar las cartas de sus admiradores por su best seller de historia, religión y misterio.

Hay muchas formas de crear una nueva idea de negocio. Mezclando viejos conceptos, especializándose, dando un servicio único, diseñando nuevos procesos internos… . El nacimiento de la idea no es complicado, lo dificil es convertirla en realidad. Y si no nos apetece pensar mucho, solo hay que asomarse a revistas que nos dicen como será el futuro como entrepreneur o Inc

El problema es que nuestro sistema educativo no nos ha entrenado para pensar de forma creativa y motivante. Estamos acostumbrados a razonar de una forma lineal, en blanco y negro y anteponiendo el COMO al QUÉ. Las ideas geniales aparecen cuando cambiamos nuestro punto de vista, como hace brillantemente el Sr. Martinez, por ejemplo.

En las escuelas de negocios nos hablan de procesos, de reglas, de modelos, de matrices del Pepito’s Consulting Group®, de técnicas de todo tipo, pero no nos explican lo que ocurre dentro de la mente del emprendedor. Es como si a una persona con talento artístico le dijesen que lo que tiene que hacer es estudiar Historia del Arte o de la Literatura para convertirse en un pintor, escultor o escritor. No digo que no sea interesante, pero eso no es lo que te convierte en un artista. Un MBA no te convierte en un emprendedor, más bien creo que acaba con ese espíritu y te transforma en un gestor.

Asi que considero que lo más importante no es la idea ni la ejecución. Hay universidades, genios, inventores que están produciendo nuevas ideas constantemente pero que jamás salen a la luz porque les falta la chispa del emprendedor, la visión del negocio.
Si lo que explican los MBAs, y libros de gestión realmente funcionase, las empresas las podrían gestionar robots o sistemas expertos. Pero las recetas “para tontos” no sirven porque no se tienen en cuenta ingredientes mucho más importantes que el plazo de amortización, la productividad o un panel de consumidores.

Lo importante es la persona, el valor que aporta, dominar el miedo, la motivación, y muchos más factores intangibles y dificilmente trasladables a una matriz 2×2. Y eso no se enseña, se vive.

Agentes libres, Sin categoría »

[11 oct 2005 | 2 Comments | ]

Hace un tiempo hablaba de los Agentes Libres, es decir, de las personas que hartas de ser un número más, deciden montárselo por su cuenta.

Aqui teneis una lista de frases que pueden ser útiles para saber si sentís ese gusanillo. Puede haber muchas más. Si te reconoces entre estas palabras, eres un agente libre en potencia.

  • Soy responsable de mi futuro.
  • Mi carrera profesional la controlo yo y no la empresa en la que trabajo.
  • Me gustaría encontrar una forma de vivir haciendo lo que me gusta.
  • He puesto en marcha un proyecto que puedo realizar desde casa.
  • Siempre he querido tener un pequeño negocio.
  • Estoy haciendo lo posible para ser economicamente independiente.
  • Libertad ante todo.
  • Se que cambiar mi tiempo por dinero es un mal negocio, pero algunas veces es la única opción posible.
  • Me gusta trabajar en casa.
  • Odio el politiqueo en la oficina.
  • Trabajo en casa pero echo de menos a los compañeros.
  • Trabajo como profesional independiente.
  • Me gusta trabajar en áreas comerciales y de ventas porque el éxito o el fracaso solo depende de mi iniciativa y de mi habilidad.

Agentes libres, RRHH, Sin categoría »

[27 jun 2005 | No Comment | ]

El otro día empecé a hablar del concepto de Agente Libre que está intimamente relacionado con la Marca Personal. He estado ojeando algunos artículos de Fast Company y os iré dejando algunas perlas. Hoy os paso estas.

Delegar, dar poder (Empowerment): En la economía de los Agentes Libres y de los profesionales con Marca Personal, los individuos son los que otorgan su poder a la empresa y no al revés. Es hora de olvidarse de ciertos intentos condescendientes que pretenden dar unas migajas de poder a los empleados.

Flexibilidad: Buen intento, pero no es suficiente. Todo tiene un límite. Tienes que tratar a las personas como adultos. No pienses en flexibilidad. Piensa en libertad.

Recursos Humanos: El petróleo es un recurso, la madera es un recurso. LAS PERSONAS NO SON RECURSOS. No están esperando en un yacimiento a que alguien les extraiga, les riegue o les perfore. Alternativa: Centro de Talento

Retención
: Puedes inspirar, motivar, retar, aterrorizar y sobornar. Pero gracias a la fantástica combinación humana de brazos y piernas, NUNCA PODRÁS RETENERLES. Cosas que puedes retener: rebaños, ganancias, agua. Cosas que no puedes retener: SERES HUMANOS.

Deudas pendientes: El trabajo no es un Club de Golf. Nadie tiene deudas pendientes. Nadie le debe nada a nadie. Simplemente haces tu trabajo de la mejor manera posible a cambio de un salario. Se acabó el contrato psicológico.

Promocion
: La economía de la Marca Personal trabaja siguiendo el Anti-Principio de Peter. ¿Quieres acabar con la satisfacción laboral de la gente más creativa y técnica de tu empresa? Intenta promocionarla.

Trabajar para…: Pregunta ¿Cuánta gente trabaja para ti? Si tu respuesta es mayor que cero, tienes serios problemas. Nadie trabaja para ti. La gente trabaja para si misma, por el reto, por el dinero, por sus familias, pero NUNCA para ti. En todo caso, TU trabajas para ellos.