La Marca Personal no encoge si la mojas

Una de las cosas que me ha ocurrido con frecuencia desde que empecé a desarrollar y explicar mi modelo de Branding Personal es que mucha gente me ha dicho que soy muy valiente al decir las cosas que digo. Me cuentan que ellos piensan igual pero no se atreven a decirlo.

Cuando eso sucede, en primer lugar me siento agradecido. Pero inmediatamente pienso que debo ser el único gilipollas que saca los pies del tiesto. Me doy cuenta que más que valiente soy bastante inconsciente. Pero creo que de todo hay que sacar conclusiones.

Muchas veces se dice que las marcas deben emocionar, deben enamorar y no sé cuantas más cosas relacionadas con los sentimientos. Y creo que es cierto. Pero además, creo que es más sencillo que eso ocurra con una Marca Personal que con una marca comercial. Creo que a las personas nos es más facil establecer sintonía con otras personas que con una empresa de neumáticos o de material quirúrgico.

Para que esa “química”, esa sintonía se produzca, debe haber algo que conecte a las dos partes. Normalmente no son las características objetivas las que nos hacen enamorarnos. Puede que queramos “sexo” con los productos(*), pero nos “enamoramos” de las marcas. Y me da la sensación de que el “amor” surge cuando te das cuenta de que hay algo más entre la otra persona (o producto) y tú.

Se establece una relación sólida cuando defiendes unos valores parecidos a los de otras personas. Pero como todos sabemos, mantener tus principios tiene un coste y, al defenderlos, los demás dicen que eres valiente. Pero solo eres coherente, que es una característica de las Marcas Personales fuertes.

Cuando defiendes una “causa”, cuando te “mojas” es cuando empiezas arriesgar y a dar algo más de tí. Evidentemente eso va a conseguir que muchos te rechacen porque no eres uno de los suyos. Sin embargo, vas a encontrar a algunas almas gemelas que van a establecer un vínculo emocional contigo.

Por lo tanto, lo que algunos consideran valentía, en realidad se parece más a un mecanismo de defensa que sirve para encontrar a los miembros de tu Tribu. Al decir determinadas cosas y con un estilo propio, estás MARCAndo el territorio.

Creo que esa es la batalla en la que debe centrarse en Branding Personal. Hay que conquistar la cabeza, pero también el corazón de la gente. Hubo un tiempo no demasiado lejano en el que había poco donde elegir o era dificil de encontrar. Por lo tanto, la prioridad era encontrar algo o alguien que te resolviese tu problema. Y punto.

Hace unos días circuló un enlace en el que podías descargarte ¡¡¡más de doscientos!!! documentos gratuitos sobre Social Media. Seguro que ocurre algo parecido con otros temas. Francamente, el problema no es encontrar información, sino más bien encontrar el modo de filtrarla. Y quizás, una forma de distinguirte es atreverte a dar opinión y no solo datos.

Creo que esa es la razón por la que aparecen tantos blogs que se dedican a dar recetas, claves y consejos asépticos y repetidos hasta la saciedad pero acaban desapareciendo al cabo de pocas semanas. Creo que es fundamental poner un poco de emoción, de coraje y de uno mismo en cada cosa que escribes y que haces. De lo contrario serás muy facilmente sustituible, incluso por un robot agregador (no se si existen o si se llaman así).

En este momento, hay mucha gente y muchas formas de resolver los problemas. Así, que empieza a ser más importante elegir a aquellos que, en igualdad de condiciones, te hacen sentir bien porque piensan como tú. Si eres el único que expresas lo que sientes, seguramente ganarás algunos enemigos, pero tendrás más papeletas para que te tengan en cuenta los que sintonizan contigo.

Por lo tanto, una Marca Personal no encoge cuando se “moja”, sino más bien al contrario.

(*) Este es un blog de Branding Personal. Debe entenderse como una metáfora y no como una incitación al fetichismo.

NOTA: Ha aparecido una web de blogs de empleo en la que aparecen muchos amiguetes. Se llama JIBIJOBA

¿DNA o DNI? ¿Carne o Carné? ¿Shalom o Shalam?

Ya han pasado las fiestas y me gustaría utilizar un par de noticias aparecidas estos días para relacionarlas con un componente básico del Branding Personal.

Conflicto Israel-Palestina.
Independientemente de las simpatías que tengamos hacia cada uno de ellos, creo que a todos nos crea una enorme impotencia ver como un enfrentamiento se puede enquistar de esa manera.
Supongo que todos hemos pensado que lo lógico sería sentarse y hablar. Pero al mismo tiempo a nadie le gusta que le estén cayendo bombas en las cabezas de sus hijos. Creo que casi todos exigiríamos una respuesta si en lugar de estar cómodamente sentados en nuestro sofá alguien nos enviase misiles todos los días.

Encuestas electorales.
Creo que, a pesar de las diferencias ideológicas, todos estamos de acuerdo en que este gobierno podría hacerlo mucho mejor. A pesar de todo, el partido de la oposición no consigue superarlo. En general, creo que esta ha sido siempre una debilidad de los partidos conservadores en nuestro país.
Los partidos de izquierdas han sabido conseguir asociar sus valores a los de los votantes, independientemente de la eficacia de su gestión o del cumplimiento de esos principios una vez en el poder.
En realidad, igual que ocurre con los equipos de futbol o algunas marcas comerciales da la sensación de que lo importante no es lo que se hace sino con quién te identificas (yo soy de …… de toda la vida). Y ahí está la clave.

Con mucha frecuencia hablo aquí de la importancia de gestionar la forma en que nos perciben los demás. Pero también suelo decir que todo parte de la propia persona, de la forma en que nos percibimos a nosotros mismos.

Cada uno de nosotros es su principal cliente y dificilmente te van a comprar otros si no te compras a ti mismo.

Lo que ocurre es que todos nos vamos construyendo una identidad. Nuestro DNI llega a ser más importante que nuestro DNA. No somos lo que somos sino lo que creemos o nos dicen que somos. Nuestro carné es más importante que nuestra carne. Nuestra profesión, religión, ideología o cultura es más importante que nuestra persona.

Poco a poco nos vamos asociando a unas ideas, a unas ideologías, a unas identidades que nos hacen sentir seguros. Por eso es tan dificil cambiar. Por eso, de nada sirve hacer una política mejor, ser más eficiente, ganar partidos o tener la razón. Lo que realmente importa es “ser de alguien”, aunque lo haga mal.

Creo que la Identidad es el punto de contacto de este concepto. Es donde se junta la Psicología, el Marketing y hasta el sentido común.

Identidad
Diccionario RAE
2. f. Conjunto de rasgos propios de un individuo o de una colectividad que los caracterizan frente a los demás.
3. f. Conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás.
Marketing
La Identidad de Marca es la apuesta estratégica que hace una marca por ser percibida de una manera determinada.
Psicología
Las ideas que tenemos acerca de cómo somos y cómo nos ve el mundo.

La identidad es lo que nos hace sentirnos seguros, es la roca a la que aferrarnos cuando todo falla. Por eso nos cuesta tanto cambiar.
Si durante años “has sido” de izquierdas o de derechas, del Barça o del Madrid, de Pepsi o de CocaCola, tratar de cambiar eso implica cambiar muchas cosas dentro de ti. Por lo tanto harás lo que sea para justificar lo injustificable.

Es importante sentir que formas parte de algo, pero no puedes sustituir la identidad de otros por la tuya propia. Las guerras, las matanzas, los genocidios se han producido cuando la identidad “común” ha sustituido a la propia. La identidad es lo que te hace ponerte un cinturón de dinamita y hacerlo explotar en un autobús escolar. Los Balcanes, el nazismo, ETA, el comunismo, las cruzadas, el 11-M,…

La identidad es el núcleo, el punto de partida del Branding Personal. Es lo que va a hacer que te vean (y te veas) de una manera determinada. Creo que una Marca Personal debe tener una identidad fuerte, pero esta no debe ser ni inmutable ni impuesta por otros.

Es duro tener ideas propias y defenderlas, pero no dejes que otros piensen por tí.

Año 2009 despues de nadie

Este primer día del año me parece un buen momento para comentar algo que me llamó la antención recientemente.

Hace pocas semanas me acerqué con la familia a ver la exposición de los tesoros hundidos de Egipto. Entre escarabajos sagrados, jeroglíficos y faraones había algo más prosaico aunque no menos interesante.

Vi que en los textos explicativos en castellano (no así en inglés) había desaparecido la referencia de Cristo. La historia ya no se mide en años antes o después de Cristo sino de nuestra era.

Independientemente de las creencias de cada uno, este tipo de “ocurrencias sutiles” me parecen muy indicativas de la manipulación imparable a la que nos tratan de someter algunos burócratas con ganas de agradar al que manda. Hace tiempo que nos sumergimos en el mundo de lo “ridiculamente correcto”, pero creo que hay cosas que hay que denunciar.

Supongo que no tardaremos en empezar a oir hablar de los Progenitores de la Patria o de el hombre (y la mujer) de Cro-magnon.

La utilización de la ciencia en general y de la historia en particular ha sido siempre un arma del totalitarismo. Desde la eliminación de personajes hasta la utilización de la biología y la genética por parte del nazismo y comunismo, todos los dictadores han tratado de crear su propia realidad.

Esto también tiene que ver con el Branding Personal por dos razones.
En primer lugar porque cuando tienes una Marca Personal eres capaz de pensar por ti mismo independientemente del afán manipulador de quienes tratan de controlar el pensamiento.

En segundo lugar porque este es un ejemplo muy sencillo, casi sacado de 1984 en el que vemos que si es posible eliminar a Cristo como referencia histórica, lo que nos puede suceder a cada uno de nosotros es un juego de niños.

Otro ejemplo, casi una curiosidad, es algo que he encontrado en el Fast Company del mes de diciembre. En una pequeña reseña en la que habla del Euro, describe cada una de las monedas. En la de España, dice que “El Rey Juan Carlos fue elegido sucesor de Franco” (King Juan Carlos was Franco’s chosen successor). Cierto o no, el caso es que no parece una descripción muy acertada. Al menos no han puesto algo como el que dijo “por que no te callas“.

Es curioso, pero si los lectores de esta revista de referencia solo saben de España lo que leen en esas páginas van a percibirnos de una manera muy extraña. De los otros reyes que aparecen en las monedas dicen cosas como, “Rey de los belgas desde 1993″, “Dirige el último gran ducado del mundo”, “Sucedió a su madre en 1980″,…

También esto tiene que ver con la Marca Personal. Es muy facil desposicionarse en el mercado. Una opinión, una información de otros puede destrozar una trayectoria profesional o personal. Por eso es importante no solo desarrollar una Marca Personal sino gestionar la reputación.

Premio Marca Personal 2008: Enrique Dans

No voy a tratar de disimularlo ni siquiera un segundo, este año también estoy muy contento con el candidato más votado. Si Gasol o Tamariz me parecieron una elección fantástica en años anteriores, el “premiado” de este año todavía me lo parece más por lo que representa para el Branding Personal.

El Premio Marca Personal 2008 se lo habéis otorgado a Enrique Dans que ha obtenido un 59% de los votos (Antonio Banderas 29% y Emilio Botín 12%).

Practicamente desde que me introduje en la blogosfera, Enrique Dans siempre me ha parecido el paradigma de lo que es y debe ser un profesional con marca. Ya hablé de su Marca Personal hace un par de años.

Siempre suelen utilizarse ejemplos ajenos, especialmente anglosajones para hablar de Branding Personal, Obama, Madonna, Branson, Jobs, etc. Sin embargo, mi idea de la Marca Personal es mucho más cercana y accesible, por eso creo que el ejemplo de Enrique debe ser sobre todo eso, un ejemplo de como una persona con capacidad, ganas, coherencia, inteligencia, constancia, valores y trabajo puede posicionarse como un referente.

Creo que a Enrique Dans nadie le ha regalado nada. Se ha enfrentado y se enfrenta a organizaciones, ideologías y tendencias cuando lo ha considerado necesario. Y eso es importante para una marca, personal o de cualquier otro tipo. No puedes gustarle a todo el mundo.

Dans es un ejemplo de como una Marca Personal se construye día a día, post a post, twit a twit. No hay atajos, solo trabajo duro y persistencia.

Asi que, lo dicho, enhorabuena Enrique por lo que este modesto reconocimiento significa y gracias a todos por vuestros votos y sugerencias.

Cerrando Temas

Ando estos días cerrando temas y planificando los próximos meses, supongo que como muchos de vosotros.
Hay algunos asuntos sobre los que quiero pensar estos días de menos ajetreo profesional.

Creo que el Branding Personal está a punto de alcanzar la mayoría de edad en nuestro país y estoy convencido de que el próximo año se va a hablar mucho de todo esto. Espero que entre todos consigamos dar la vuelta a la tortilla.

Pienso que algo está cambiando en La Red y en la Blogosfera. No se si es crisis, cambio o que, pero después de cuatro años creo que hay que replantearse algunas cuestiones y formatos.

Tengo mucho material e ideas en la recámara y pienso que va siendo hora de escribir otro libro sobre posicionamiento y estrategias profesionales no convencionales.

Quiero agradeceros de corazón a todos los amigos y a quienes habéis pasado por aquí vuestra participación, vuestras ideas y vuestras críticas.

Por último os recuerdo que quedan pocos días para elegir el Premio Marca Personal 2008. Este año los finalistas son Antonio Banderas, Emilio Botín y Enrique Dans.

Lecciones Aprendidas XXII: El aspecto y la imagen

En varias ocasiones hemos mantenido debates sobre la idoneidad o la necesidad de tener un aspecto adecuado o vestir de una determinada manera.

También he dicho que yo soy el menos indicado para dar consejos sobre la imagen personal. No soy experto en ese tema y aunque es un elemento que forma parte del “envase” creo que tiene una importancia relativa frente a la relevancia o la credibilidad.

Sin embargo, me gustaría contar algunas experiencias propias que pueden ser útiles. Son solo impresiones y no creo que haya que sacar una conclusión general.

Uno de los nuestros. En las ocasiones en las que he tenido que hablar ante públicos “senior” o de “cierto nivel” en la pirámide empresarial he considerado más apropiado utilizar traje y corbata. Para mi no supone un problema ni voy a sacrificar ninguno de mis valores por hacerlo. Creo que al ir con un aspecto similar al de “ellos”, se han aceptado mejor mis ideas.

Digamos que ir con un “packaging estandar” me ha permitido decir cosas poco convencionales. Podríamos decir que tener el aspecto que otros desean/esperan te da derecho a expresar tus ideas con mayor margen de maniobra.

Esto es aplicable también a los medios y a la notoriedad. El aparecer en determinados sitios de prensa “seria” consigue que algunas ideas más o menos rompedoras como el Branding Personal sea aceptado con más facilidad.

Cordero con piel de lobo. En otras ocasiones ha ocurrido lo contrario. Presentar un aspecto más “casual/coleguita” te permite decir cosas serias y profundas ante una audiencia que las rechazaría si las dijese alguien con un aspecto más académico.

En cualquier caso, creo que el aspecto es importante en un primer momento. Puede suponer más una barrera de entrada que un elemento de valoración a largo plazo. Creo que es posible que te rechacen por “tus pintas” si es el único elemento a valorar o si no te dan opción a poner “tu mercancía” sobre la mesa. Sin embargo, si tienes la oportunidad de expresarte, el tener algo relevante que ofrecer te da derecho a tener el aspecto que desees.

Por lo tanto, quizás el aspecto sea menos importante cuando podamos demostrar que somos útiles. Cuanto más valioso sea lo que ofreces, menos tendrás que atenerte a unos códigos de conducta o vestimenta. Lo que no implica que tengas que comportarte como un salvaje.

En un mundo ideal, todos deberíamos comportarnos como en un chat pre-videoconferencia. El chat elimina el rechazo físico y permite llegar a conocer mejor a la otra persona sin saber siquiera si es una persona.

Creo que conseguir un posicionamiento sólido, una buena reputación o construir una Marca Personal reconocida te permite escoger tu aspecto y te da más libertad de comportamiento en general.

Como digo, estas son solo unas reflexiones rápidas basadas en experiencias. No pretendo sentar cátedra ni elaborar una tesis sesuda sobre ello.

Marca Personal y Juegos de Rol

Pero tu, ¿Quién te crees que eres? No, el sentido de esta pregunta no es el mismo que cuando se produce en una discusión de tráfico. Lo que pretendo es que pienses en cual es tu papel en la vida. Piénsalo un poco.

Tenemos tendencia no solo a desconocer nuestra identidad sino a dejar que sean otros los que la definan.

Cualquier persona puede ser al mismo tiempo padre, amiga, jugador de baloncesto, fontanero, confidente, juerguista, amante, fanático, viajero, viajante, inmigrante, directora general, hijo, colega,…

Cuando somos pequeños podemos elegir ser lo que queremos, pero con el tiempo vamos prescindiendo de posibles papeles. Pronto dejamos de ser astronautas, científicos, princesas o guerreros y nos convertimos o nos convierten en una o dos cosas en las que jamás habíamos pensado. Y además nos lo meten tan a fondo que llegamos a pensar que solo somos lo que nos dicen que somos y actuamos en consecuencia.

Por eso la pérdida de un empleo o una ruptura familiar es tan traumática. Solo has dejado de trabajar para otros pero lo ves como si te hubiesen quitado la vida cuando en realidad es la oportunidad de volver a nacer. Al final no somos lo que queremos sino lo que dice nuestra tarjeta o nuestro CV. Otros han escrito nuestro guión y somos tan idiotas que no nos saltamos ni una coma.

Hace unos días encontré en una de esas librerías de saldo un libro titulado Un viaje a tu identidad y me confirmó que tu Marca Personal viene definida por el papel o papeles que decidas jugar en tu vida. Es la identidad o identidades que elijas lo que va constituir el nucleo de tu Marca Personal.

El mundo empresarial actual juega mucho con esta despersonalización. Salvando las distancias, lo que está ocurriendo no es muy diferente de lo que sucede en un campo de concentración. Desde el momento en que entras en un proceso de selección te van “cosificando”. No eres una persona sino alguien que encaja en un perfil. Simplemente haces tu trabajo hasta que dejas de ser útil. Pero en ese momento ya es demasiado tarde para tí porque tu identidad propia hace mucho tiempo que quedó atrás.

Lo que ahora llaman compromiso no es más que una forma de decirte que dejes fuera quien eres o serás señalado como un egoista inadaptado antisistema y con Síndrome de Peter Pan. En realidad creo que el compromiso no es más que pedir un esfuerzo suplementario y gratuito a los profesionales para ocultar la incompetencia o avaricia de quienes dirigen, pero esa es otra historia.

Aunque he sido más de juegos de estrategia en tiempo real, creo que debemos aprender mucho de los RPGs y de los injustamente denostados Juegos de Rol y mundos virtuales. En ese tipo de juegos cada uno elige una identidad que va desarrollándose a medida que se avanza. Eso es justo lo contrario de lo que ocurre en la vida profesional en la que nos simplificamos con el tiempo.

Además, aunque nos hagan creer que es importante planificar, hacer ciertas cosas para ser “alguien de provecho”, la realidad es que las cosas no ocurren siguiendo una lógica sino de forma mucho más aleatoria. Es como si alguien tirase los dados.

Se trata de ir adquiriendo puntos de experiencia, objetos y recursos que aumenten nuestro valor y nuestros poderes.

Y esto no es solo una paja mental de las mías. Tiene una traslación práctica. Pondré mi propio ejemplo.

Cuando decidí poner en marcha este proyecto de Branding Personal, establecí un propósito, una visión, una misión. Mi intención era ayudar a aumentar el poder de las personas. Al unir eso con mi experiencia, objetivos, habilidades, etc. definí mi identidad básica.

Con el tiempo he ido adquiriendo “puntos de experiencia” que me han permitido “subir de nivel en el juego”. Es como si cien posts en el blog más un artículo te diesen derecho a una entrevista en la radio. Una conferencia más dos eventos de networking aumenta tu poder de influencia.

Por lo tanto, creo que la vida es muy parecida a un juego en el que cada uno debe definir quién es e ir adquiriendo recursos para subir de nivel. Si dejas que otros decidan por ti, es posible que pronto solo puedas jugar al solitario.

Marca Personal y R2H2, el Lado Oscuro

En demasiadas ocasiones, mis amigos bienintencionados me han aconsejado (y siguen haciéndolo) que rebaje mis críticas hacia el mundo de los Recursos Humanos (R2H2).

En realidad me estaban diciendo que sería más facil sacar adelante el proyecto de Marca Personal si “capaba” algunas de las partes que pudiesen molestar a las mentalidades más ráncias del mundo de la gestión de personas.

Yo he seguido la máxima de que si tratas de ser políticamente correcto, si tratas de contentar a todos y no ofender a nadie, si sacrificas tus principios, nunca podrías tener un posicionamiento sólido. En algunas ocasiones he estado a punto de ceder, pero creo que merece la pena resistir.

En el mundo de R2H2 he comprobado en demasiadas ocasiones lo que decía Yoda, “El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Veo mucho miedo en ti.” Y si, veo mucho miedo en el mundo de la dirección de personas. Miedo a perder privilegios, a que les muevan la silla o a que no se les tenga en cuenta.

Afortunadamente, también hay un pequeño grupo de rebeldes en este ámbito de la gestión que poco a poco intenta cambiar las cosas. No rechazan el concepto de Personal Branding sino que tratan de acercarse a él para encontrar nuevos caminos, “a new hope“.

Poco a poco, algunas mentes inquietas van incorporando la Marca Personal al mundo de la gestión de profesionales.

Carlos Martí, me ha incluido en su ranking de blogs de R2H2 y hasta ahora he estado entre las 5 primeras posiciones.
Pero lo curioso es que esos primeros lugares están ocupados por más “rebeldes con causa” que quieren cambiar/mejorar la forma de hacer las cosas. Además poco a poco vamos formando piña gracias a la magia de la red. Algunos con más renombre y que presumen de ser los mejores expertos del Management van quedando relegados al pelotón o simplemente no aparecen. Es la democracia de La Red.

Un ejemplo de este aire fresco es el proyecto iniciado por Senior Manager para crear un manual colaborativo para ayudar a los profesionales en el mundo laboral, la bloguía de empleo en la que pondré mi granito de arena. Es genial poder estar con gente como Alfonso, Enrique y muchos otros que en lugar de quejarse, se ponen manos a la obra.

Por último, Francisco García Cabello me ha abierto por segunda vez su programa para hablar de Marca Personal y además he podido hacerlo con un grupo de amigos (Paco Barranco, Tomás Marcos, Iago Martinez o Liberto Pereda)

Mi intención con este post no es presumir de nada sino todo lo contrario. Me gustaría que os quedáseis con la idea de que cualquier persona sin apenas medios, puede llegar a ser tenido en cuenta por quienes en un principio le despreciaban.

No es una cuestión de dinero sino de de aguante, de ideas claras y de defensa de unos principios y de ofrecer algo a los demás.

Solo espero que dentro de un tiempo no venga uno de los del Lado Oscuro y me diga, “Andrés, yo soy tu padre” porque entonces preferiría ser congelado en carbonita.

/imagesblog/starwars.swf

Lecciones Aprendidas XXI: El libro

Siempre que veo a alguien que ha escrito un libro o hecho una película o cualquier otra cosa interesante siento curiosidad por conocer su intrahistoria. Normalmente las cosas no suelen ser tan románticas o ideales como parecen. Detrás hay trabajo, sufrimiento, disgustos y algunas sorpresas. Pero eso no se suele contar.

Hace algún tiempo hablaba con un autor español de éxito que había publicado una novela en la que de modo leve criticaba algunas cuestiones de La Iglesia. Como todos los suyos, ese libro se vendió muy bien y creo que uno de sus personajes inspiró una serie de televisión. Pues bien, ese escritor nos comentaba lo mal que lo pasó su madre por plasmar esas críticas en el papel. Son esos pequeños detalles los que permiten entender mejor las cosas y las personas.

Mi obligación es transmitir todo lo que voy aprendiendo en mi propio proyecto de Branding Personal, por eso en este video os cuento mis impresiones sobre el proceso de preparación, escritura y publicación del libro.

Maldito Parné (El retorno)

Hace algo más de un año, cuando la crisis todavía nos parecía una amenaza fantasma, escribí un post que tuvo cierta polémica. Hablaba sobre la importancia del dinero y el poder y la influencia de la Marca Personal.

No, no decía que el dinero fuese lo único en la vida, ni nada parecido. Sostenía la tesis de que el Personal Branding se basa en la persona, en el individuo y en sus relaciones con los demás, pero también en la elaboración de una estrategia racional y metódica para conseguir unos resultados concretos y tangibles.

Es muy bonito todo eso de que las fuerzas del universo conspiren para que consigas tus sueños o que lo importante es que sientas un equilibrio interior y todas esas cosas. Pero eso no implica que podamos vivir del aire. Muchas veces, al escuchar este tipo de argumentos me acuerdo del chiste de Eugenio.

Lo curioso es que unos meses después de ese post, parece que solo hay un tema de conversación, el dinero o más bien la falta de él.

Supongo que cuando “la pasta” no es un problema, es facil volverse espiritual y místico. Estamos acostumbrados a verlo con muchos famosos, Gere, Madonna o nuestra Penelope Cruz. Como dijo alguien, en tiempos de bonanza ha surgido toda una industria de Luís Cobos de la espiritualidad (Coelho, Bucay, etc.) que curiosamente se están forrando (dinero) gracias a la espiritualidad “light”.

Por supuesto que creo que hay que tener sueños, desarrollar el lado emocional, interesarse por las cuestiones espirituales. Al fin y al cabo también son elementos que forman parte de tu Marca Personal. Pero eso se vuelve muy dificil si no tienes cubiertas tus necesidades básicas, para tí y sobre todo para “tu gente”.

El descubrimiento de tu Marca Personal te va a permitir clarificar muchas de estas cuestiones porque para establecer tu posicionamiento debes tener claro quién eres, lo que quieres y lo que puedes ofrecer. Pero el objetivo final es ser percibido como alguien valioso, fiable y deseado para obtener reconocimiento y recompensa (moral o material).