Utilidad, deseo y trasatlánticos

Quizás habéis notado que en los últimos posts van surgiendo algunas ideas sobre la necesidad de dar un nuevo enfoque al Branding Personal. Creo que es conveniente que al cabo de un tiempo y al entender la reacción del entorno se realicen algunos ajustes.

Lo curioso es que muchas de las ideas que me van surgiendo me hacen volver la mirada al mundo de la marca comercial y a lo que está ocurriendo como consecuencia de la situación económica actual.

Posiblemente os habéis dado cuenta de que las grandes marcas comerciales como Danone están lanzando mensajes que hablan de las diferencias con las marcas blancas. Nos dicen de forma más o menos sutil que ellos no hacen marcas propias o de distribuidor.
Por otro lado, las empresas de distribución nos dicen que sus marcas son tan buenas como las de los fabricantes “con marca”.
En la prensa están apareciendo informes comparativos entre marcas blancas y marcas de fabricante.

Me da la sensación de que el perdedor no será la marca blanca ni la marca de la multinacional sino todas aquellas que queden en tierra de nadie. Y ahí entra el replanteamiento de mi proyecto.

Hasta ahora he pensado que habría una mayoría de profesionales que querrían diferenciarse y sobresalir para aumentar su valor y salir de esa zona indefinida e inestable en la que muchos están actualmente.

Por lo que estamos viendo, hay dos categorías de profesionales que conservan su empleo y para seguir así, debes pertenecer claramente a una de ellas. Se trata de los profesionales útiles (marcas blancas) o los profesionales deseados (marcas personales).

En este momento las empresas se componen de profesionales indiferenciados (commodities) y homogéneos que cumplen con su función. Son necesarios pero baratos y facilmente sustituibles. Su papel es equivalente al del arroz, el papel higiénico o las salchichas de marca blanca. Deben estar ahí para sacar el trabajo, pero no son “objetos de deseo”. Si la herramienta de comunicación de las marcas blancas es el buzoneo de folletos, el de los profesionales de marca blanca es el CV.

Por otro lado están los profesionales con Marca Personal. Son aquellos que se han convertido en imprescindibles. Aquellos que, como las marcas de fabricante, han conseguido innovar, comunicar correctamente, entender a su mercado, ser atractivos, ser deseados. Estos profesionales no solo mantienen su “estatus” sino que pueden alcanzar un valor y demanda superior incluso en tiempos de crisis. Si equiparamos su trabajo a un producto diríamos que se han convertido en “premium”.

Pero estos no han llegado a esta situación por casualidad sino trabajando, persistiendo y renovándose. Y de estos hay muy pocos. Se trata de aquellos de los que en tiempos como los actuales se suelen comentar cosas como “pues mira el cabrón/a de fulanito/a, este/a no solo se queda sino que le ascienden”.
Para estos, las herramientas de comunicación son más sofisticadas (aunque no más caras), La Red, el networking activo, las conferencias, etc.

Hay una tercera categoría que no comentaré aquí y es el de los profesionales-fabricantes que ni son percibidos como útiles ni como deseados. Son las segundas, terceras y cuartas marcas. No digo que no lo sean, simplemente es que no son percibidos de esa manera. Y seguramente no ni siquiera son percibidos de ninguna forma por quienes toman las decisiones.

Este tipo de reflexiones semanasanteras me hacen reflexionar en algo que me comentaba un buen amigo hace unos días sobre mi proyecto. Me preguntó ¿La Marca Personal vende agua o trasatlánticos?

Al principio no sabía a lo que se refería, pero luego me lo explicó diciendo que vender agua (abrir el grifo y suministrar a todos) es un modelo de negocio y vender trasatlánticos (proyectos únicos y exclusivos) es otro.

Pocos días después, otro amigo me sugirió algo parecido. Me dijo que el futuro del Branding Personal es la exclusividad, el traje a medida. Por principios siempre me he negado a convertir esto en algo para unos pocos, pero quizás tengan algo de razón. Sobre todo porque esos pocos, esa minoría no lo será por contar con unos recursos económicos superiores o pertenecer a una clase social acomodada sino por algo más “humano” y que podemos tener todos: motivación, actitud y ganas de dejar huella.

Bueno, aquí lo dejo porque me estoy enrollando. Este martes os dejo descansar con los vídeos pero a cambio os dejo el libro de Dan Schawbel que generosamente ha colgado en La Red. Esta es una prueba más de que los conocimientos, consejos y métodos están ahí, el problema surge cuando tienes que ponerte en marcha y aplicarlos.

Me 2.0: Build a Powerful Brand to Achieve Career Success http://d.scribd.com/ScribdViewer.swf?document_id=13862936&access_key=key-bonyot4nqq2rvwvh5ga&page=1&version=1&viewMode=

Cinco añitos. Qué rápido crecen…

Varias veces a lo largo de este mes, mi madre me ha repetido la frase siguiente en diferentes modalidades: “Cinco años, hijo, cinco años…”
Al principio me preguntaba a que se estaría refiriendo, hasta que caí en la cuenta. Son cinco años los que han transcurrido desde que me despidieron (junto a otros muchos) de la última empresa en la que estuve en nómina.
Mi madre parece que poco a poco se va haciendo a la idea y ya no me dice tanto eso de que busque “un trabajo de verdad.”

Aunque en estos años ha habido (y habrá) momentos duros, complicados, tensos y de enormes dudas sobre la viabilidad del proyecto, creo que hoy puedo decir que este “cumpleaños” es para celebrar.

Creo que nunca estaré suficientemente agradecido a aquel Director General, de cuyo nombre no es que no quiera es que no puedo acordarme. Aquel señor gris y aburrido que me llamó una tarde de un jueves de febrero de 2004 para decirme algo que empezaba así: “Andrés siéntate, tengo que decirte una cosa…”

Agradecido por tomar la decisión que debí haber tomado yo, mucho tiempo antes.
Por darme el empujón/patada que me puso en marcha y que posiblemente nunca habría ocurrido si hubiese tenido que decidir yo.
Por demostrarme que hay vida más allá de la nómina.
Por hacerme comprender que en muchas ocasiones, un despido no es un lastre sino la mayor oportunidad que te pueden ofrecer.
Por dar sentido a la expresión, “Hasta el INEMfinito y más allá”

Desde entonces he estado haciendo lo que realmente me apetece, como me apetece y con quién me apetece. Este blog es una historia viva de todo lo que ha ido sucediendo y de como ha ido evolucionando.

Afortunadamente no he tenido que cambiar mis prioridades, ni sacrificar mis valores, ni he dejado de decir lo que me ha apetecido, aunque cuando me he equivocado he corregido me habéis corregido.

Creo que este proyecto sigue manteniendo la frescura, la radicalidad y la mentalidad politicamente incorrecta que lo puso en marcha. Por eso me alegra especialmente poder invitaros a un acto que en mi opinión representa un hito importante para la Marca Personal.

Aunque yo estoy dando caña en este asunto para hacerlo visible, hay otras personas, pocas eso es cierto, que están haciendo un trabajo fundamental para consolidar el proyecto. El principal es mi amigo y colega Tomás Marcos, que está consiguiendo cosas increibles.
Tomás ha conseguido que este quinto aniversario tenga una celebración por todo lo alto y que posiblemente consiga que el Branding Personal se “haga mayor” con solo cinco añitos.

El próximo día 30 de marzo, va a tener lugar el Personal Branding Forum en Garrigues. Creo que es especialmente importante lo que representa Garrigues como anfitrión.

Aunque Garrigues es una de las organizaciones más reputadas, serias y sólidas de nuestro entorno, sigue manteniendo el nombre y (sobre todo) la huella de su fundador, eso es Marca Personal.
Aunque posiblemente se trate de uno de los entornos empresariales en los que la confianza sea el activo más importante, no han tenido problema en apostar por algo tan aparentemente tan arriesgado como la Marca Personal. Eso dice mucho de ellos.
Aunque se trate de una organización internacional y global, no han dudado en dar voz a las personas.

Poco a poco, el Branding Personal va consolidando su posición incluso en “entornos hasta ahora hostiles” como el de R2H2.

Francamente, me siento como esos grupos de Heavy que después de varias décadas de trabajo son invitados a hacer versiones de sus temas con una orquesta sínfónica.

En el acto intervendremos Tomás Marcos y yo mismo. Pero también hablarán sobre Marca Personal (en video) los que considero referentes en esta materia actualmente en EEUU Dan Schawbel y Jason Alba. Por cierto, no deja de sorprenderme la accesibilidad, profesionalidad y la generosidad de los expertos norteamericanos.
Tomás no deja de pensar cosas para que este sea un Cumpleaños Feliz, así que no descartamos algunas sorpresas más.

Pues eso, que si os apetece pasaros el día 30 de marzo por la tarde, solo tenéis que apuntaros. Es libre y gratuito aunque hay aforo limitado. Pincha aquí o en el banner de abajo.

NOTA: Aunque mi careto no es como para aparecer en revistas de moda, la foto del banner es de juzgado de guardia.

El networking ¿Es solo para una élite?

Una vez que hemos diseñado nuestra “oferta profesional-producto” y hemos definido nuestro posicionamiento de Marca Personal es necesario comunicarlo y darlo a conocer.

Hay muchas herramientas. Desde las más cercanas como una reunión de trabajo a las más globales como un blog o un libro.
Creo que todas nuestras energías deben estar dedicadas a conseguir el contacto directo, la relación personal, tomarte el cafelito con quién puedes colaborar.

Todo, repito todo, internet, artículos, conferencias, etc. deben estar pensados para conseguir el contacto directo. Para llegar a un individuo, no a un nicho de mercado. A una persona, no a un perfil sociológico.

Por eso creo que el networking es la herramienta más potente que tenemos a nuestro alcance.

Sin embargo, me está sorprendiendo negativamente la visión que la literatura de gestión de nuestro país da sobre el desarrollo de las redes sociales tradicionales.

Dos de los mejores libros que he leído sobre el tema están escritos por autoras que escriben en español, Dos grados: networking de mi apreciada Sonia Fernandez y El éxito en seis cafés de Pino Bethencourt Gallagher. Creo que son dos libros excelentes. Pero parece que están dirigidos a una minoría, especialmente este último.

La mayor parte de los casos y ejemplos que aparecen se refieren a empresarios y emprendedores que dicen que han basado parte de su éxito en las relaciones personales de alto nivel. Lo que ocurre es que ya partían con ventaja. Pertenecientes a familias “importantes” o bien posicionados socialmente han convivido desde pequeños en entornos acomodados o asistido a las mejores escuelas de negocios de EEUU. Instituciones a las que normalmente se accede con buenos contactos y mejores cuentas corrientes. Y a partir de ahí han creado una red de contactos de niveles equivalentes.

En mi opinión, el objetivo del networking en particular y el Branding Personal en general es facilitar las oportunidades para todo aquél que quiera trabajar en ello. Independientemente de su origen o nivel económico. Por eso creo que la literatura de networking debería empezar a incluir casos de éxito más cercanos. De todo esto hablo en el vídeo de hoy.

Marca Personal y Juegos de Rol

Pero tu, ¿Quién te crees que eres? No, el sentido de esta pregunta no es el mismo que cuando se produce en una discusión de tráfico. Lo que pretendo es que pienses en cual es tu papel en la vida. Piénsalo un poco.

Tenemos tendencia no solo a desconocer nuestra identidad sino a dejar que sean otros los que la definan.

Cualquier persona puede ser al mismo tiempo padre, amiga, jugador de baloncesto, fontanero, confidente, juerguista, amante, fanático, viajero, viajante, inmigrante, directora general, hijo, colega,…

Cuando somos pequeños podemos elegir ser lo que queremos, pero con el tiempo vamos prescindiendo de posibles papeles. Pronto dejamos de ser astronautas, científicos, princesas o guerreros y nos convertimos o nos convierten en una o dos cosas en las que jamás habíamos pensado. Y además nos lo meten tan a fondo que llegamos a pensar que solo somos lo que nos dicen que somos y actuamos en consecuencia.

Por eso la pérdida de un empleo o una ruptura familiar es tan traumática. Solo has dejado de trabajar para otros pero lo ves como si te hubiesen quitado la vida cuando en realidad es la oportunidad de volver a nacer. Al final no somos lo que queremos sino lo que dice nuestra tarjeta o nuestro CV. Otros han escrito nuestro guión y somos tan idiotas que no nos saltamos ni una coma.

Hace unos días encontré en una de esas librerías de saldo un libro titulado Un viaje a tu identidad y me confirmó que tu Marca Personal viene definida por el papel o papeles que decidas jugar en tu vida. Es la identidad o identidades que elijas lo que va constituir el nucleo de tu Marca Personal.

El mundo empresarial actual juega mucho con esta despersonalización. Salvando las distancias, lo que está ocurriendo no es muy diferente de lo que sucede en un campo de concentración. Desde el momento en que entras en un proceso de selección te van “cosificando”. No eres una persona sino alguien que encaja en un perfil. Simplemente haces tu trabajo hasta que dejas de ser útil. Pero en ese momento ya es demasiado tarde para tí porque tu identidad propia hace mucho tiempo que quedó atrás.

Lo que ahora llaman compromiso no es más que una forma de decirte que dejes fuera quien eres o serás señalado como un egoista inadaptado antisistema y con Síndrome de Peter Pan. En realidad creo que el compromiso no es más que pedir un esfuerzo suplementario y gratuito a los profesionales para ocultar la incompetencia o avaricia de quienes dirigen, pero esa es otra historia.

Aunque he sido más de juegos de estrategia en tiempo real, creo que debemos aprender mucho de los RPGs y de los injustamente denostados Juegos de Rol y mundos virtuales. En ese tipo de juegos cada uno elige una identidad que va desarrollándose a medida que se avanza. Eso es justo lo contrario de lo que ocurre en la vida profesional en la que nos simplificamos con el tiempo.

Además, aunque nos hagan creer que es importante planificar, hacer ciertas cosas para ser “alguien de provecho”, la realidad es que las cosas no ocurren siguiendo una lógica sino de forma mucho más aleatoria. Es como si alguien tirase los dados.

Se trata de ir adquiriendo puntos de experiencia, objetos y recursos que aumenten nuestro valor y nuestros poderes.

Y esto no es solo una paja mental de las mías. Tiene una traslación práctica. Pondré mi propio ejemplo.

Cuando decidí poner en marcha este proyecto de Branding Personal, establecí un propósito, una visión, una misión. Mi intención era ayudar a aumentar el poder de las personas. Al unir eso con mi experiencia, objetivos, habilidades, etc. definí mi identidad básica.

Con el tiempo he ido adquiriendo “puntos de experiencia” que me han permitido “subir de nivel en el juego”. Es como si cien posts en el blog más un artículo te diesen derecho a una entrevista en la radio. Una conferencia más dos eventos de networking aumenta tu poder de influencia.

Por lo tanto, creo que la vida es muy parecida a un juego en el que cada uno debe definir quién es e ir adquiriendo recursos para subir de nivel. Si dejas que otros decidan por ti, es posible que pronto solo puedas jugar al solitario.

Historia de la ciencia, Blogs y Marca Personal

Supongo que una de las razones por las que decidí estudiar una carrera de ciencias fue mi afición a leer historias de científicos (con Marca Personal). Creo que, igual que yo, muchos de los de mi generación crecísteis con los maravillosos libros de divulgación de Asimov o Clarke.

En esos textos había una situación que se repetía con frecuencia. En algún momento de la historia había dos o más científicos que llegaban a la misma conclusión pero solo uno se llevaba la fama y los laureles. Con frecuencia, el científico que aparecía como descubridor no siempre era el que tenía el mérito.

El problema siempre solía ser la falta de visibilidad del perdedor o el exceso de esta del ganador. Los científicos solían encerrarse en su laboratorio o en su mente y no se preocupaban de dar a conocer sus descubrimientos.

Sin embargo, siempre había alguno que sabía utilizar las herramientas de visibilidad de la época. Networking con mecenas, demostraciones en fiestas de la nobleza, juegos científicos como divertimento, aplicaciones militares…

Supongo que si hubiese existido La Red y los blogs cuando se hicieron los descubrimientos, en este momento las enciclopedias tendrían otras caras.

Dicen ahora que los blogs están de capa caida y bla, bla, bla… Quizás sea verdad (o no), pero para la Marca Personal es fundamental estar dando la cara con un blog o con lo que surja.
De nada sirve que seas el mejor si nadie lo sabe.
Es inutil que dentro de ti haya un impulso para cambiar el mundo si no lo sacas de esa masa gris que tienes entre tus orejas.
Hablar de lo que haces es la mejor protección de tus derechos de autor. Quizás no lo reconozca un juez, pero siempre estará ahí.
En un mercado en crisis no puedes quejarte de las decisiones que toman otros (headhunters, clientes,…) por no haber hecho lo suficiente para que te conozcan.

El éxito de la Marca Personal en la blogosfera en particular y en el mundo en general es consecuencia de la persistencia, del trabajo constante, de ofrecer tus ideas al mundo día a día. Por eso me importa poco lo que digan los gurús de la red. Creo que hay que ser visible de forma constante con todas las herramientas a tu alcance, tengan estas el nombre que tengan.

Quizás si Robert Hooke hubiese tenido un videoblog podría haber compartido su conocimiento (o hecho una bonita demostración con una manzana) y los internautas de la época le habrían ayudado a adelantarse a Don Isaac.

Lecciones Aprendidas XX: Estrategia combinada, tiempo vs. dinero

Hace unos días me llamó una persona a la que conozco desde hace algún tiempo. Lleva trabajando en una teoría de “management” desde hace varios años y ha escrito un libro sobre ello. Su intención es posicionarse como experto en esa materia y vender sus servicios.

Su única estrategia consiste en publicar él mismo ese libro-documento y entregarlo a varios centenares de directivos y prescriptores. Como tantos otros emprendedores/visionarios, está enamorado de su idea y está seguro de que le van a llover las ofertas. Además, su estrategia de precio es paralela al entusiasmo que tiene en su propia idea. A pesar de mis consejos, se ha negado a utilizar otras formas para posicionarse. Ojalá me equivoque, pero creo que su esfuerzo va a ser inutil.

De nuevo, mi experiencia y la de tantos otros, me dice que una Marca Personal o una idea por si sola y por muy interesante que parezca no se vende sola. Hay que hacerla atractiva y visible.

La forma de conseguir notoriedad que utiliza esta persona es una de las más tradicionales: Enviar una muestra de su trabajo a posibles prescriptores. Pero en su caso creo que es ineficaz.

Durante estos años me he ido dando cuenta, por prueba y error, de que lo que funciona es una estrategia combinada. Lo mejor para posicionar tu Marca Personal o la de tu producto o servicio es la suma de varias herramientas.

Un blog, un artículo, un evento de networking, una conferencia, un libro o una web pueden tener cierta eficacia, pero lo que realmente es brutal es la combinación de varias de ellas.

Una estrategia combinada de varios elementos multiplica los efectos de notoriedad. Un blog te ayuda a llamar la atención de la prensa. Un artículo en un medio en papel incrementa las visitas a tu web. Una web visitada te posiciona como un potencial conferenciante… Todo suma, o mejor aun, multiplica.

Por eso creo que esta persona de la que os hablo va a conseguir un resultado mínimo o nulo de su esfuerzo. La utilización de un solo canal (libro-manual), que además requiere un gran trabajo de comprensión, va a limitar sus posibilidades de éxito.

Gestionar varios canales de “distribución de ideas” requiere esfuerzo, tiempo, paciencia y persistencia y ahí reside su dificultad, pero es la única (y la mejor) forma de posicionar tu Marca Personal o tu producto cuando careces de fortaleza financiera.

Casos de Marca Personal: Warhol bloguero

Creo que si hay una persona que pueda ser considerada como ejemplo de gestión de Marca Personal es Andy Warhol.

Warhol consiguió que su trabajo fuese valorado (Reconocimiento), quizás algo repetitivo (Consistencia y fiabilidad) pero él mismo también se convirtió en un icono, un logo (Notoriedad).

Hasta este verano, mi conocimiento de Warhol era superficial, pero al leer sus diarios (casi 1000 páginas), he visto que este artista se adelantó a muchas de las cosas que ahora consideramos “modernas”. Personal Branding, blogs, networking,…

El libro del que os hablo es una recopilación de comentarios que diariamente hacía a una colaboradora para que los fuese transcribiendo en forma de diario. A medida que los leía pensaba que Warhol hubiese sido un excelente bloguero, que esto le habría encantado. Aunque como no le gustaba coger lapiz y papel, posiblemente hubiese creado directamente un podcast.

No entiendo de arte y no se si sus cuadros son realmente valiosos o no, pero lo que supo hacer fue comercializarlos. Warhol era un vendedor nato y en algunos momentos, al ver lo que hacían otros artistas, llega a confesar que quizás debería ser menos comercial. En realidad Andy Warhol empezó en el mundo de la publicidad y quizás eso le marcó.

Hace un par de años hablaba de otro colega de su “pandi”, Truman Capote, pero es que en realidad creo que Warhol conoció a todo el mundo. Este libro es el mejor manual de Networking que se ha escrito.

Por su vida pasa gente de todo tipo, de Miguel Bosé a Silvester Stallone, de Robin Williams a Ronald Reagan, de Mick Jagger a John Travolta, de Madonna a Robert de Niro. Y lo más sorprendende es la naturalidad con que ocurre todo. Se deprime cuando le deja su pareja y va a la iglesia los domingos. Cena con los presidentes de EEUU y reparte su revista a quienes se encuentra mientras da su paseo diario por su “barrio” en Manhattan.

Cuando te cuenta las cosas que hacían y los comportamientos que tenían, te das cuenta de que todos somos iguales. La única diferencia son las ganas que ponemos para conseguir lo que queremos. Porque a pesar de la imagen de desmadre que se suele dar del ambiente de la época, Warhol era un currante nato y con una tremenda visión de negocio.

El libro está lleno de situaciones divertidas y proféticas en las que te das cuenta de que muchas de las cosas que ocurren ya estaban escritas hace más de veinte años.

Un ejemplo. 9 Octubre 1984. Yoko Ono había organizado “el cumple” de su hijo y de John Lennon, Sean Lennon en el edificio Dakota. Por lo visto el crio se llevaba muy bien con Andy. En un momento de la fiesta, Andy entra en la habitación del niño y dice:

Había un chico instalado al ordenador Apple que le habían regalado a Sean, el modelo Macintosh. Le conté que una vez había llamado un tipo a la oficina que quería regalarme uno, pero yo no le había vuelto a llamar. El levantó la vista y me dijo: Si, fui yo. Soy Steve Jobs.(…),. Me dio una lección de cómo dibujar con él.

¿Te imaginas la escena? Jobs configurándo el ordenador y enseñando a dibujar a Warhol…

Otro ejemplo profético. 1 Octubre 1984. Estaban esperando a Michael Jackson para ver unos cuadros de otro pintor y dice:

“Es curioso, son los cuadros perfectos para Michael Jackson. Niños de diez años con alas de hadas y rodeados de mujeres hermosas.”

Siempre digo que los mejores casos de estudio de Marca Personal son las biografías o las autobiografías, pero aún mejor son los diarios. Antes de leer este libro, pensaba que Warhol era un tío raro (lo es y lo reconoce) y nada más. Después de muchas horas compartiendo su vida, casi se ha convertido en un amigo, en alguien a quién me habría gustado conocer personalmente por su sentido de humor y su forma de ser y porque en realidad nunca se creyó su éxito y se reía de si mismo. Otro ejemplo sobre su famosa frase de los 15 minutos de gloria para terminar:

27 Julio 1978. Después de trabajar me quedé en casa. Vi 20/20. Fue divertido oír a Hugh Downs que en vez de decir “En el futuro todo el mundo podrá ser famoso durante quince minutos”, dijo: “Como dijo Andy Warhol una vez, dentro de quince minutos todo el mundo será famoso”. En televisión la gente siempre se equivoca en alguna parte de la frase, como por ejemplo: “En el futuro habrá quince personas famosas”

Definitivamente, creo que si Warhol viviera hoy, sería un bloguero de éxito.

El libro está lleno de historias apasionantes y divertidas. Es extenso pero merece la pena.

El medio es el mensaje

Muchas veces hemos escuchado la frase de McLuhan del título, pero en este momento puedo aplicarla a mi proyecto al 100%.
Esta semana han ocurrido algunas cosas que convierten el medio (y los medios) en el mensaje.

Sabéis que, como científico, siempre he querido aplicar lo que predico. ¿Cómo podría decir a alguien que haga algo que no soy capaz de hacer yo? ¿Cómo puedo conocer los efectos de determinada acción si yo no me tiro a la piscina?

Si hay que probar los vídeos, se prueba
Si hay que escribir un libro, se escribe
Si hay que intentar que tu idea aparezca en los medios, se intenta
Si hay que utilizar diferentes formas de networking, se utilizan
Si hay que hablar a diferentes audiencias, se habla
Si hay que defender ideas radicales, se defienden
Si hay que pasarlas canutas, se pasa
Si hay que prescindir de algo (o de mucho), se prescinde y se prioriza

Lo importante es probar y aún más importante, EQUIVOCARSE. Antes de ponerse a hacer algo, piensas que hay cosas que parecen fáciles y no lo son, y viceversa. Es necesario comprobar los efectos de tus acciones en tus propias carnes. Aunque a veces sea doloroso.

Estoy cansado de supuestos expertos en liderazgo que no han sido capaces de liderar ni el equipo de chapas de su colegio.
Estoy cansado de gurús del “management” que no han sido capaces ni de poner en marcha una fiesta para el viaje de fin de curso en COU.
Estoy cansado de expertos en “personas” que son incapaces de saber cuales son las necesidades reales de las personas.
Estoy cansado de teóricos y recopiladores de consejos y tendencias que no son capaces de aplicarlos en el “mundo real”.

Esta es una buena forma de elegir a un consultor, experto, asesor, mentor, coach, o cualquier otro tipo de profesional de los consejos. ¿Qué resultados produce en él lo que predica? ¿Pueden (o podían) los Lehmann Brothers decirte lo que tienes que hacer con tu dinero?

Esta semana Tino Fernandez volvió a hablar de Marca Personal en Expansión y Empleo. Y quiero dar las gracias a las personas de ese medio porque han escuchado mis locuras desde el primer día. Lo que demuestra que con una idea interesante y con gente abierta puedes llegar a hacerte visible. El medio es el mensaje.

También esta semana pude participar en el Foro de RRHH de Radio Intercontinental. Si, de RRHH. Reconozco que cuando me invitaron tuve la sensación de que iba a entrar en la estrella de la muerte con la gente del “lado oscuro”. Mi R2D2 se iba a enfrentar a los de R2H2. Pero no tuve que decir aquello de “estos no son los androides que buscais”. Fue una tertulia muy agradable con gente que sabe lo que hace. El medio es el mensaje.

Por último, ayer fui a recoger a ESIC las primeras unidades del libro de Marca Personal. Estaban recién salidas de la máquina. Lo primero que miré es si estaban los comentarios que os pedí, y si, estaban. Y es muy emocionante ver que lo que me enviásteis en bits, ahora está en átomos en papel y tinta. Me han dicho que empezará a llegar a las librerías al final de la próxima semana. También en este asunto hay muchas personas con las que estoy en deuda. Pero de este tema ya hablaré más adelante. En este caso, también el medio es el mensaje.

Lo que quiero decir es que lo importante no solo es lo que digo yo o puedas decir tú sino que seas capaz de demostrar que te pones a prueba, que practicas lo que predicas y que antes de decir a nadie lo que debe hacer, debes haberlo intentado tú. Como antes decía, este es un buen criterio para escoger a un profesional. El medio es el mensaje.

Iphone, Juegos Reunidos y Monasterios Benedictinos

Se me ha ocurrido una idea, voy a escribir una novela. Os voy a contar el argumento pero guardadme el secreto.

Va de un tío o tía normal, casi vulgar, que por pura casualidad recibe una información que podría cambiar el mundo. Es algo sobre el origen del cristianismo, una civilización desaparecida o una fórmula secreta misteriosa. A lo largo de la novela deberá ir resolviendo acertijos mientras un grupo misterioso de gente malísima le persigue. Al final todo queda como al principio, el misterio vuelve a la oscuridad y aquí no ha pasado nada. El título no lo he decidido todavía pero será una combinación de algo como “la clave…”, “el código…”, “la fórmula…” más el nombre de un personaje histórico, preferiblemente artista o científico.

Absurdo ¿Verdad? El auténtico misterio es que sigan apareciendo (y vendiéndose) novelas con esta estructura.

Pues bien, creo que esa tendencia a la repetición de patrones es algo que define al ser humano. Dicen que lo que nos diferencia de los animales es la risa o el lenguaje. Yo creo que más bien se trata de esa necesidad de reducirlo todo a una serie de estructuras reconocibles, a la reducción de la entropía, a la eliminación de la incertidumbre y el desorden.

Desde el principio del proyecto de Marca Personal he luchado por encontrar aquello que nos diferencia, que nos hace únicos y valiosos. Sin embargo, parece que hay una fuerza invisible que nos lleva a la homogeneidad, a la uniformización.

Todas las generalizaciones son injustas (incluso esta) pero permitidme la licencia para lo que quiero contar. Creo que en el mundo de Internet en general y de la blogosfera en particular se produce este fenómeno de la homogeneización a una escala brutal y con una rapidez tremenda. Es preocupante la facilidad con que se aceptan, sin discusión, ideas, tendencias y conocimientos. Se supone que queremos ser originales y aportar puntos de vista diferentes pero acabamos hablando de lo mismo. Océanos azules, largas colas, cisnes negros, lo malo que es Gates, Vista y la SGAE y lo guay que es Jobs o Linux. Bueno, la SGAE si es mala (que no me pase na).

En realidad, y que me perdone mi amigo Dioni, creo que la innovación no existe, solo hay adaptación. Siempre digo, por ejemplo, que el Personal Branding es algo que existe desde siempre pero igual ocurre con muchas otras cosas.

Estos días está todo el mundo revolucionado con la llegada del iphone. Sin embargo, creo que el auténtico mérito de Apple es el emocional, el de haber conseguido que la gente se crea que tener uno de esos cacharros les hace diferentes. Esa es la auténtica revolución.

La idea de introducir varias funciones en un cacharro es muy antigua. Los juegos reunidos Geyper, la thermomix, los sobres sorpresa o el relojmarcapasostermómetrobrújulacalculadora Casio ya lo hicieron mucho antes. Pero no era tan chulo y sobre todo es que con el reloj solo podías presumir en el patio del cole y no como ahora que puedes contarlo en tu blog y poner una foto en Flickr.

Creo que en realidad nos pasamos la vida copiando, adaptando, reordenando, dando nuevos usos a cosas ya existentes. La genialidad de Arquímedes, da Vinci, Warhol o Jobs no ha sido la de crear/innovar sino la de transformar/adaptar. Un tornillo es una bomba de agua, una tortuga es un carro de combate o una lata de sopa es una obra de arte.

Nos pasamos el día utilizando cosas e ideas heredadas aunque quizás no seamos conscientes de ello. Me gustaría que en lugar de estar todos pendientes de lo “último”, fuésemos capaces de mirar lo “primero”. Todo está inventado. Google fue antes el Gotha, la mesa redonda, la lista de delincuentes más buscados, el Who is Who o el santoral. Networking ha sido “dime con quien andas y te diré quién eres” o “quién a buen arbol se arrima, buena sombra le cobija” o el “hoy por ti, mañana por mi”.

Solo ha cambiado la forma, la escala, la forma, la masa crítica, la técnica, las herramientas, pero no el fondo.

Las Marcas Personales se desarrollan tratando de ser únicos. Entiendo que hay una fuerza que nos lleva a ser gregarios y a diluirnos en el grupo. Le ha ocurrido a todos los grupos pretendidamente rompedores, punkies, hippies o geeks, pero antes o después se convierten en “commodities”.

Me temo que la blogosfera y La Red siguen siendo, pero a escala global, un monasterio benedictino en el que un grupo de monjes aislados pretenden poseer y guardar el conocimiento. La diferencia es que en este caso el conocimiento prohibido no es el nuevo sino el viejo. Parece que existe una regla no escrita en la que todo debe parecer “cool”, moderno e innovador, cuando en realidad no hacemos más que reciclar. Las ideas no se crean ni se destruyen solo se transforman.

Fast Networking o la cantidad frente a la calidad

En uno de los últimos post hablaba de un par de eventos a los que asistí. Pues bien, parece que estoy en racha. Hace pocos días me invitaron a asistir a una de tantas reuniones de Networking que han proliferado ultimamente. Tengo que reconocer que me sentí bastante incómodo.

Mi sensación fue la de estar en una película americana en la que se mezclaba una reunión de Alcohólicos Anónimos (“hace cuatro meses que me metí en esto”), de venta piramidal o de multipropiedad, de secta y de convención de vendedores de coches usados en Ohio. Todo era falsamente feliz (“Demos la bienvenida a otro miembro de nuestra comunidad”).

Me gusta quedar con gente, con amigos, tomar un café con calma, comidas de café, copa y puro, ir a eventos como Iniciador del que hablaba hace poco o Beers&Blogs; en los que todo sucede de forma muy natural. Sin embargo, de pronto, las relaciones personales se han industrializado y se han convertido en Armas de Relación más IVA (si amigos si, hay que pagar). Hay momentos en los que debes tener mucho cuidado porque las tarjetas vuelan como estrellas ninja en una película “de chinos”.

De pronto, lo importante no es la calidad sino la cantidad de los contactos. Aquí el más chulo es el que la tiene más gorda (la agenda de contactos). El otro día me sentí acosado como una chica en una discoteca de la ruta del bacalao o en una película cutre de Esteso y Pajares. “¿A qué te dedicas?”, “¿Hace mucho que vienes por aquí?”, “¿No nos conocemos de algo?”,…

A pesar de las sonrisas, cada vez que se acercaba alguien parecía que iba a venderte algo. Aunque no es extraño porque la fauna principal estaba compuesta por agentes de seguros, abogados, asesores financieros, vendedores de pisos y también varios headhunters.

Si me dedico a la Marca Personal es porque considero que cada uno de nosotros es único, singular y valioso pero eso debe demostrarlo cada uno. Estas sesiones de networking se han planteado como un fin y no como un medio. Lo importante parece que es hacer contactos no crear relaciones, cuantos más mejor y nada más. Puede ser una herramienta que te de cierta visibilidad pero dificilmente te va a proporcionar algo mucho más importante para la Marca Personal: CONFIANZA.

La credibilidad es la base de la Marca Personal y se consigue con el contacto directo y con el trabajo bien hecho de forma consistente y repetida. Por muchas tarjetas que me den, creo que jamás recomendaré a alguien a quien he conocido alrededor de una mesa mientras te tomas una Coca Cola.