¿Qué quiero cambiar?

Fin de la desconexión. Se acabó el tiempo de reflexión y es hora de ponerse de nuevo en marcha.

Durante estos días me he planteado el futuro de mi proyecto de Marca Personal. Lo que empezó siendo una aventura personal para desarrollar un concepto para ayudar a las personas a aumentar su valor y su libertad se ha convertido en una “moda” que cada cual aplica según le parece y casi siempre, mal. 

Desde quienes consideran que el Branding Personal consiste en estar en Internet hasta los cansinos del multinivel pasando por los asesores de imagen, hay mucha gente que pontifica sobre la Marca Personal sin tener en cuenta que se basa en la Persona y no en las herramientas. Y eso perjudica a quienes tienen una visión integral y completa del concepto. Pero eso es algo que es dificil de cambiar, así que dejaré de lloriquear por la leche derramada.

Pero después de darle unas cuantas vueltas entre campanadas y regalos, creo que la clave para este concepto y para muchos otros está en la siguiente pregunta: “¿Qué cambiará?”

Para que no quede tan críptico podríamos plantear la pregunta de otra manera: “¿Qué cambiará en mi vida, en mi profesión o en mi empresa si aplico el concepto?”

Creo que esa es la clave. Durante años he hablado del concepto, del modelo, del COMO, de su potencial, de lo que hay que hacer, de los libros que tratan sobre el tema. Y esta “enfermedad” la he visto en muchos otros conceptos como el coaching, la consultoría, la productividad personal, el “community management” o cualquier otra materia más o menos intangible.

Sin embargo creo que es hora de dejar de darle tanta importancia a la herramienta y de dejar de explicar como se utiliza y empezar a hablar de su utilidad real, del PARA QUÉ. Y la respuesta es insultantemente simple: Sirve para cambiar.

Creo que el Branding Personal (y otras herramientas “personales”) tiene como finalidad llevar a alguien de A hasta B. Punto.

Las mayoría de las personas en general y de los profesionales en particular estamos en constante movimiento y cambio. Y si nos paramos, nos caemos. Pero para poder sobrevivir y progresar debemos gestionar ese cambio. Pues bien, el Branding Personal es una excelente palanca o instrumento de cambio.

El Branding Personal es un método para diseñar el plan con el que conseguir un objetivo que depende de la percepción que otros tengan de tí. Pero para eso, lo primero es tener claro lo que deseas cambiar o incluso decidir si deseas cambiar.

Durante estos años me he encontrado con mucha gente, quizás demasiada, a la que le resbalaba todo esto de la Marca Personal por una sencilla razón, simplemente consideran que no la necesitan porque no quieren cambiar. Lo malo de todo esto es que no se dan cuenta que incluso para mantenerse hay que cambiar.

También están los que tratan de impedir que otros cambien, pero esa es otra historia.

Añadir, aumentar, eliminar, reducir, mantener, crear,… Las opciones de cambio son múltiples y pueden afectar al aspecto de tu vida o de tu profesión que desees (dinero, tiempo, felicidad, reconocimiento,…) pero primero debes decidir lo que quieres y luego diseñar una estrategia (dedicarte más a ciertas cosas, dedicarte menos a ciertas cosas, empezar a hacer cosas que hoy no haces, dejar de hacer algunas cosas,…).

El Branding Personal es un instrumento para producir un CAMBIO en la percepción que los demás tienen de nosotros. Evidentemente se trata de que nos perciban como somos, como personas auténticas y no como personajes. Pero eso implica un trabajo, un esfuerzo y sobre todo, un plan.

Cuando conseguimos que nos conozcan y más tarde que nos REconozcan (asocien nuestro nombre a algo valioso) estaremos más cerca de CAMBIAR nuestro estado. Podremos realizar el trayecto de A a B con más facilidad y eficacia.

Pero evidentemente, como ya habrás deducido, hay unas cuantas variables que debes decidir tú.

¿Qué es A? Es el punto de partida y debes tener claro quien eres, donde estás y con qué recursos cuentas. Es la auditoría personal, el clásico “conócete a tí mismo”.

¿Qué es B? Es el destino, el cambio que deseas realizar (percepción, dinero, ascenso, premios,…). Si no decides claramente lo que es B, lo más pobable es que, al final, B=A y no te hayas movido del sitio, en el mejor de los casos.

También deberás tener claro lo que sucede en tu entorno, las lineas rojas que no vas a traspasar (valores) y la razón que te va a hacer moverte. Y entre medias deberás tomar unas cuantas decisiones y para eso sirve el Branding Personal. 

Pero ya estoy empezando a hablar demasiado del COMO. De momento simplemente trata de responder a esta pregunta:

¿Qué quiero cambiar?

NOTA: Hace unos días me hicieron una entrevista cortita en video en Expansión. Pincha aquí si quieres verla.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    ¡Hola Andrés!
    Para mí esta es la mejor parte, la que dirige la mirada hacia dentro. Sin materia prima, no hay nada que envolver, ¿verdad?

    Un abrazo :)

  2. Gema dice

    Opino que es fundamental responder a la pregunta de ¿qué quiero cambiar?, ya que así podremos utilizar adecuadamente el Branding Personal y con la finalidad de que nos sirva para cambiar la percepción que los demás tienen de nosotros.
    También, el hecho de anticipar los cambios que deseamos realizar para, así, tener el objetivo claramente definido.
    Asimismo, antes de realizar el viaje, es necesario conocer cuál es el punto de partida (recursos, conócete a ti mismo) y cúal es el destino. De este modo, sabremos si lo hemos conseguido o no porque nos ayudará a analizar las diferencias entre punto A y punto B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *