Branding Personal: Los errores de 2012

A estas alturas del año es habitual hacer un repaso de las cosas que han sucedido o de lo que hemos aprendido. Hoy quiero comentar los errores más frecuentes que me he encontrado entre los asistentes a mis cursos sobre Estrategia Personal y Marca Personal.

Antes de nada tengo que decir que aunque hay mucho interés, casi obsesión, por las herramientas dospuntocero cuando se habla de Branding Personal lo cierto es que la visibilidad online sólo es una parte y no la más importante de la estrategia de Marca Personal. Además, el problema con los Social Media no es la falta de información o de contenidos sino más bien el contrario, el exceso.

Me he encontrado con frecuencia con que después de dedicar horas a hablar de objetivos, de oferta profesional, de atributos de Marca Personal o de la importancia de los valores o de la especialización, la mayoría de las preguntas se acaban centrando en cuestiones menores como el dominio o URL que deberían tener en su web personal. Siempre que me ocurre me acuerdo de aquello de “Cuando el sabio señala el Sol, el tonto se queda mirando el dedo”.

En realidad, los errores más habituales que me he encontrado en mis alumnos a la hora de tener éxito en una estrategia de posicionamiento profesional son los siguientes.

Carencia de un propósito

Si me lees con frecuencia habrás visto que no me gusta mucho andarme por las ramas ni soy de los que piensan que basta con desear algo para que las cosas sucedan (cuanto daño ha hecho Yoda, La Fuerza y los Jedis…). Sin embargo creo que es fundamental tener claro hacia donde quieres ir. Ya sabes, todo aquello de la misión, la visión, las metas, los valores, etc.

Por un lado, definir un destino, un objetivo, te ayuda a optimizar tus recursos. Pero desde el punto de vista de la Marca Personal, cuando una persona tiene claro (y lo demuestra con acciones) hacia donde se dirige y qué líneas rojas no está dispuesto a superar, aumenta muchísimo su credibilidad y por lo tanto, su valor.

Sin embargo, muy pocas personas de las que me encuentro tienen definido su futuro. Quizás tengan muy planificadas sus próximas vacaciones, pero casi nadie tiene la menor idea de como quiere posicionarse. Y si esto falla, todo lo demás no se sostiene. Dificilmente podrás ser tomado en serio como profesional en Redes Sociales si no sabes lo que buscas.

Inexistencia de oferta profesional

Siempre digo que una marca, personal o comercial, existe porque detrás tiene un producto, una oferta, algo valioso que la sostiene. Las grandes marcas tienen buenos productos que satisfacen necesidades. Los profesionales también debemos tener algo que nos haga ser demandados.

El problema está en que casi nadie tiene definida su oferta. Cuando hago la pregunta “¿Y tú que vendes?” las respuestas suelen estar relacionadas con el título de lo que han estudiado, con el cargo que ocupan o, como mucho, con las tareas que realizan en su trabajo. Pero casi nadie me dice qué valor proporcionan a su “cliente”.

Es importante darse cuenta que si no eres capaz de proporcionar algo valioso o de conseguir que algo mejore con lo que ofreces es muy dificil que te tengan en cuenta y, por lo tanto, que te elijan. Profesionales con título o con cargo hay millones, pero gente que sea capaz de transmitir con claridad el beneficio que pueden proporcionar, hay muy pocos.

Falta de estrategia

Ya no sé cuantas veces habré dicho aquí que todo el esfuerzo, horas y trabajo invertido para conseguir visibilidad online y offline es inutil si no hay un Plan Estratégico Personal. ¿A quién te diriges? ¿Cómo quieres que te conozcan? ¿Cuanto vale lo que haces? ¿Quién es tu competencia? Si no respondes a preguntas como esas y muchas otras más puedes estar perdiendo el tiempo.

Si no tienes claros los pasos que debes dar y las metas a conseguir es muy fácil que acabes dando tumbos. Puedes acabar dedicando tu tiempo a conseguir “followers” cuando lo que necesitas son Euros para pagar las facturas. Puede que te estén contratando para hacer cosas que no te gustan cuando lo que deberías es decir que no a muchos clientes y centrarte en los que te interesan.

El caso es que sin una estrategia clara, es muy facil que pierdas el enfoque y que los demás lo perciban y te difumines. Por lo tanto ese es un error letal a la hora de posicionarte.

Evidentemente si no tienes claro ni hacia donde vas ni lo que puedes ofrecer para conseguir los recursos que te acerquen a tu objetivo dificilmente vas a poder unir la línea de puntos y crear un plan.

Y ya termino por hoy. Como decía al principio, me estoy encontrando con muchos errores a la hora de diseñar una estrategia de Branding Personal, eso es normal y mi trabajo consiste en ayudar a resolverlos. Pero los fallos de bulto que comento son letales y si no eres capaz de darles respuesta más vale que te olvides de crear una Marca Personal conocida, reconocida y valorada.

Nos vemos después del fin del mundo.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. jofegaber dice

    Aunque te ha salido un lado Darth Vader (el matiz sith es lo que tiene), este post me lo voy a poner de cabecera en mi tablon para el 2013.

    Felices fiestas!!!!

  2. dice

    Hola Andrés,

    Es curioso cómo la era industrial aquí como tal acabó hace 10 años (2002, 10 años después de que llegara Internet a España), pero la inmensa mayoría de la gente está ubicada aún en esa mentalidad. Creo que deberían arrancar algunas páginas de su diccionario y poner otras. Como sé que te gusta el tema diccionario te pongo algunas mías aquí para que las añadas al diccionario común o me digas tus apreciaciones:

    Empleador: el que te contrata porque le das Valor a cambio de darte un aporte económico (alguna vez o mensualmente).
    Emprendedor: todo aquel y aquella que tiene varios empleadores, y “fijo” (seguro) tiene empleo, puede que no tenga trabajo pero no le preocupa.
    Estudios: aquello que te convencieron de estudiar y que ya no sirve (de mucho).
    Trabajo alimenticio: aquel trabajo que no es “de lo tuyo” pero te permite pagar las facturas hasta encontrar proyectos “de lo tuyo”.
    Trabajo de lo tuyo: actividad por la que das un valor y obtienes satisfacción, posiblemente un dinero, y puede que otros beneficios como contactos, viajes, experiencias nuevas…
    Trabajo fijo: en vías de extinción. El que no es fijo también. Ver Emprendedor.
    Valor: aquello que necesita el que te paga y que si no se lo das, te despide.

    Por cierto, no sé si conoces a Juan Marín Pozo, lo he descubierto hoy y es un tipo interesante: http://juanmarinpozo.com/

    Un abrazo,
    Francisco

  3. JOS DVART dice

    Tiene toda la razón, a menudo muchos se dedican es a conseguir seguidores, o a hacerse visibles, y rara vez piensan que valor ofreces a tus clientes.

  4. 3milio dice

    Hola:

    Empezaré por el final, ¿es necesario vernos después del Fin del Mundo?

    Carencia de propósito.- Entiendo que todos entramos con una ilusión y un principio insertado como propósito, pero no siempre a uno le ruedan las cosas con suficiente engrasado, las cosas cada cual las ve, de manera distinta, y hay quien se enquista en una primera etapa o se decepciona y ya no llega a la segunda, el PROPOSITO ERA MUY TENAZ, PERO HA FALLADO SU PERSEVERANCIA O SU INTELIGENCIA.

    Inexistencia de Oferta Personal.- De verdad, hay muchos que no creen en el producto que tienen que vender, y claro sin este principio, dificilmente uno puede convencer, yo creo que deberían todos, concienciarse de que su producto es fetén y con esa base, se puede ir funcionando.

    Falta de extrategia.- Es muy cierto, hay que estar debidamente documentado de los competidores tuyos para ver que argumentos tienes en positivo, en relación a la competencia, para a la hora de vender tus productos, tengas ideas, si es posible reales, porque el grado de convencimiento lo tienes que dar tú mismo.

    Gracias son consejos muy válidos que nos hacen avanzar.

    Felices Fiestas

    3mil.