Plan para hoy (o hambre para mañana)

En algunos de los últimos posts que he escrito he insistido mucho en la inutilidad de quedarse inmovil cuando quieres mejorar tu situación profesional o salir de un bache laboral. Siempre he tratado de hacer entender que para posicionarte y crear una Marca Personal reconocida vas a necesitar tiempo y esfuerzo pero, al final, siempre es recompensado. Puedes tardar tres meses o un año o siete años, pero cada día que pasa, tus esfuerzos van haciendo crecer la bola de nieve y las posibilidades de que “te toque” el premio.

Basicamente tienes dos opciones. Puedes pensar que lo que cuento es demasiado trabajoso y seguir haciendo lo que has hecho siempre o puedes dedicar parte de tu tiempo a hacer algo que aumente tus opciones. Si no lo haces, el tiempo pasará inexorablemente, y al final, estarás igual de mal pero habrás perdido unos meses preciosos. Hoy solo quiero darte algunas sugerencias sencillas escritas sobre la marcha para que muevas el culo.

  1. Encuentra una razón motivadora que te ponga en marcha. Se egoista, no trates de contentar a otros. La motivación es tuya y solo tuya. Desarrolla tu visión. Si te basas en razones externas (quedarte en paro, odiar a tu jefe,…), el empuje se acabará cuando soluciones el problema.
  2. Siéntate y decide a qué narices te quieres dedicar. Trata de ser concreto. Cuanto más específico seas, más facil será enfocar el tiro. Pero no te pases de específico, si quieres ser Papa o Presidente de EEUU lo vas a tener un poco más jodido.
  3. Haz una auditoría de tu situación inicial. Piensa en tu trabajo como en un producto y en tí como en una empresa. Cuando analices como estás y como has llegado hasta ahí, te darás cuenta que eres mucho más importante de lo que te están haciendo pensar. En tu vida has hecho muchas más cosas que las que aparecen en tu curriculum.
  4. Diseña un plan. Coge tu punto de partida y tu objetivo y traza una línea entre ambos. La planificación consiste en encontrar las metas y tareas que debes realizar para completar esa línea que te va a llevar donde quieres. Personas que debes conocer, cosas que debes aprender, recursos que debes conseguir,…
  5. Déjate de gilipolleces. Esta es la parte más dificil. Es el momento en el que debes mandar a la mierda cualquier pensamiento que te aleje del objetivo. Miedo, pereza, vergüenza, complejos, perfeccionismo,… Tu mayor enemigo eres tú mismo. El bloqueo y la paralización está en tí. Los demás son solo una excusa. Vales más, mucho más de lo que te han hecho creer tus jefes, tus amigos o tu familia que tanto te quiere.
  6. Diseña tu producto. Aquí nadie regala nada. Así que más vale que te pongas a pensar para que sirve lo que haces, que es lo que vendes, que eres capaz de ofrecer por lo que alguien esté dispuesto a pagar. No te limites. No eres lo que has estudiado o lo que decía tu tarjeta en la última empresa en la que trabajaste. Si te lo han quitado todo, no tienes que dar explicaciones a nadie. En este momento tienes la libertad de elegir.
  7. Vuelve a la infancia. Todo el mundo ha jugado con juegos de construcción. Con unas cuantas piezas de madera o plástico podíamos construir un castillo o una granja. Las piezas eran las mismas, pero el resultado era distinto y único. Como profesional tienes muchas piezas para combinar. Licenciados, masters, doctores hay muchos, pero tras un profesional hay mucho más que un título. Piensa en otros modos de utilizar esas experiencias, conocimientos, habilidades, talento (¿qué chorrada es eso del talento?), aficiones,…
  8. Si no lo tienes, lo buscas. Nadie nace sabiendo. Yo soy químico agrícola y me dedico a hablar de Branding Personal. Vale, he tardado siete años en conseguirlo. Sobre todo porque no soy una lumbrera y además tengo tendencia a procastinar tocarme los huevos. Pero al final, si sabes lo que quieres, aprendes a buscarte la vida. Libros (Hazte con ellos, pidelos prestados o pídelos “prestados”), amigos, mentores, tiempo, dinero,… Los recursos están ahí, solo hay que buscarlos y hacerse con ellos de la forma menos costosa posible.
  9. Descubre tu etiqueta. No basta con ser bueno, también hay que parecerlo. Pero antes debes saber como te perciben. Pregunta a quienes te conocen como te describirían. Esto acojona. Pero la percepción es la realidad y si no sabes que huella estás dejando en los demás (headhunters, jefes, contactos, colegas,…) puede que te pases la vida preguntándote como una persona tan maja nunca es tenida en cuenta.
  10. Hazte creer. Lo que tu me digas que puedes hacer me la suda. Para poder creerte quiero que me lo enseñes. Una línea en un currículum es solo eso, un poco de tinta en un papel. Así que es mejor que me demuestres que eres la leche. ¿Has montado una línea de producción de tomate? Pues hazle fotos y súbelo a flickr. ¿Tienes las claves para salir de la crisis? Pues escribe un documento y adjúntalo en todos tus emails. ¿Eres algo así como Brad Pitt o Angelina Jolie y además sabes contar las cosas? Pues empieza a hacer vídeos con consejos y súbelos a Youtube.
  11. Escoje tu terreno. No puedes debes disparar a todo lo que se mueve. Eso solo es una pérdida de energía, te desenfoca, genera desconfianza y al final te desilusionas. Aunque te parezca raro, escoge un “nicho”, segmenta, selecciona un área de búsqueda (sector, departamento, ámbito geográfico, tipo de empresa,…) y empieza a hacer de francotirador.
  12. Cuida tu “packaging”. Un estilo original en tus presentaciones, una tarjeta sencilla que transmita claramente tu relevancia, una forma consistente de elaborar documentos, la forma de vestir (ojo, la chaqueta y la corbata es solo una opción), incluso las personas que te rodean forman parte del aspecto visible de tu oferta. Trata de conseguir que todo sea coherente y consistente con tu mensaje.
  13. ¡¡¡¡GRITA!!!!. Si tienes todo lo anterior, empieza a contar lo buen@ que eres. Porque seguro que lo eres, al menos en algo. Contactos, reuniones, eventos empresariales, entrevistas de trabajo, todos los días nos comunicamos con mucha gente. Ofrécete voluntario para hablar de lo que haces a todo lo que se mueva. Solo necesitas alguien que te escuche, y a veces, ni eso. Al hablar de lo que haces, aprendes, refuerzas tu mensaje, corriges, coges tablas, la cagas, te recuperas. Y cuando llega el gran día nadie te supera. Escribe, escribe, escribe. Blogs, artículos, ponencias, documentos, libros,… Casi toda la visibilidad se basa en la escritura. No importa que no te lo publique nadie… porque llegará el día en que lo hagan. Y mientras tanto habrás aprendido un huevo.
  14. La Red. Si, además de todo lo anterior, también puedes darte a conocer por Internet. Pero eso solo es eficaz si has hecho los deberes. ¡Ah! y bórrate de Facebook.
  15. Al ataque. Si todo lo anterior te ha removido algo pero no vas a hacer nada, te aseguro que dentro de unos meses estarás igual que ahora pero unos meses más viejo. Así que, detén ese mecanismo mental hipertrofiado que te hace generar excusas sin parar y haz algo ¡¡¡YA!!!

Estas son solo algunas ideas que se me ocurren a las 6 de la mañana porque es el único momento del día en el que puedo hacer algo con calma. Supongo que podría dormir un poco más pero no disfrutaría tanto.

Ale, a jugaaaaaaar.

PUBLICIDAD: Y si te apetece, “hazte” con mi libro.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    Andrés, esto es oro puro. Y así, gratis, al alcance de todos.

    Resulta que acabas de dar con toda la naturalidad las claves para mejorar dramáticamente la vida de cualquier persona. Lástima el puñetero temor acérrimo al cambio, a la novedad, a arriesgarse -no económicamente, sino por uno mismo-.

    Lo que no parece darse cuenta la gente es que no estamos hablando de teorías, sino que esto eres tú, soy yo y tantísima gente aquí, al alcance de la mano, contándolo en primera persona paso por paso. Y ¡sorpresa! ninguno de los pasos incluye hacer magia, tener el talento de Steve Jobs, la iluminación del Zuckerberg o el carisma de Oprah.

    Tampoco llegaremos donde ellos, pero estamos BIEN y sobre todo donde queremos estar y eso es mucho más de lo que pueden decir tantos…

    Oro puro.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Maria Luisa, creo que lo que comentas es la mayor aportación que podemos hacer. No hace falta ser un genio, ni pertenecer a una élite para salir adelante. Creo que cualquiera con ganas y con trabajo puede cambiar algunas cosas, al menos las más cercanas. Algún día de estos tendremos que hacer una “performance” los dos juntos. Un abrazo y a ver si nos tomamos un café y concretamos algo para cambiar el mundo.

  2. dice

    ¡Joder! ¡Qué bueno eres! O será que estoy en esa batalla, pero me ha llegado, me ha motivado y me ha sido útil para concretar dónde reforzar mi plan de cambio. ¡Gracias! ;D

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Angel, te agradezco el comentario pero creo que no hay nada de lo que digo que no sea de sentido común o que pueda pensar cualquier persona con dos dedos de frente. Espero seguir “tocando las narices” durante mucho tiempo. Un abrazo y gracias por tus Twitts.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Paulino, creo que hay momentos como estos en los que no se puede ir con paños calientes. Las facturas hay que pagarlas, así que o te mueves o te mueves. Un abrazo

  3. Elena Martínez dice

    Ay, Andrés… (y María…) Hace poco que os he descubierto y llevo tanto tiempo buscando algo así para intentar encontrarme. Como comentas en uno de tus posts, yo soy de esas que, en las ponencias, pone los ojos como platos y toma nota hasta de los comentarios aparte mientras piensa: “¡Esto, esto, esto es lo que buscaba y no estoy loca!”. Gracias por compartirlo y enseñarnos que es posible :-) Espero poder asistir a alguna de tus charlas muy pronto. Llevaré una bolsa bien grande para llenarla de positividad y entusiasmo.

    Un saludo.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Elena, muchas gracias por tu comentario. Por cierto, siempre me llama la atención que habléis de lo que motivan mis posts y mis charlas porque siempre tengo la sensación que estoy regañando. ;-D Un abrazo

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Gracias Bárbara, estas cosas que se escriben casi con las legañas puestas parece que son las que son las que se escriben desde dentro.

  4. dice

    Hola Andrés. Sólo tres cositas:

    1º Llevo tiempo leyéndote y creo que ningún post me había tocado lo suficiente la fibra para empujarme a escribir un comentario. Este lo ha hecho y todavía no se por qué, puede ser porque es viernes, porque es muy bueno, o porque, sencillamente, me estás hablando a mi, de tu a tu, tomando un café.

    2º Me lo voy a re-leer, y luego me pondré a escribir.

    3º Gracias.

  5. dice

    Muy agradecido por estos consejos. Inmerso como estoy en la aventura de la “reinvención” profesional, me maravilla la cantidad de veces que das en el clavo en un mismo post. Muy valioso. Enhorabuena.

  6. José María Aguilar dice

    Gracias Andrés, ya compré tu libro y es genial. Tu marca es tu estilo ya lo sabes, como la mayoria de los autores, directo, lenguaje sencillo y brutalmente real.
    Todavía no se en que soy realmente bueno, o puedo serlo, pero me estás empujando a querer serlo.

    Gracias por tu aportación a nuestras vidas.

  7. dice

    Muy buen artículo. Yo (creo que) tengo las cosas muy claras pero, justo hace dos días, estuve hablando con dos personas que se encuentran en una encrucijada, en un momento en el que deben decidir que quieren ser por encima del que se supone que son. Ahora mismo les estoy enviando tu artículo.

    Lo que más me ha gustado ha sido el tono de reprimenda que le has imprimido al texto, porque tienes razón, hay mucha gente que está bloqueada, inmóvil, que no hace más que decir que no le gusta como van las cosas, pero que no acaba de poner en marcha un plan para cambiar su vida.

    Articulazo. Enhorabuena.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      David, ese tono de reprimenda parece que forma parte de mi estilo personal. Si conocieses a mi mujer, seguro que te lo confirmaba. Un abrazo

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Mertxe, aunque ya sabes lo que opino sobre eso de que si deseas algo y lo deseas, lo consigues. Creo que es válido lo contrario, si crees que no eres capaz de algo, seguro que aciertas. Así que es fundamental trabajar para eliminar barreras mentales. Un abrazote

  8. dice

    Magnífico Andrés!!!

    A veces parte de mi saturación es por tener que soportar las quejas de otr@s, así que voy a incluir la dirección de este post en la coletilla de algunos correos con recomendación especial.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Sabela, es curioso que un post tan “cañero” como este lo consideres como algo a difundir. Pero sé a lo que te refieres. Un besote

  9. Paulino dice

    Hola Andres. En mi post no era irónico. Me parece un todo un nuevo tono espabilador, recordandome a los gritos de un sargento instructor gritandote al oído que supere el obtaculo me salga de la fila. Eres de gran valor para los que te seguimos.

  10. Juliana dice

    Buen artículo sin duda!

    Sin embargo no estoy de acuerdo con lo de tener que borrarse de Facebook. Ojo! Las redes sociales son el futuro, por no decir nuestro presente. No estar en ellas dice mucho de tu marca personal y no precisamente cosas destacables. Hoy en día, si Facebook fuera un país sería el tercero más grande del mundo en número de habitantes, eso significa que sin duda allí está pasando algo. Tal vez la alternativa no es borrarse sino manejar correctamente los criterios de privacidad.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Juliana, no me gusta esa tendencia a convertir cualquier novedad en algo imprescindible. Las redes sociales serán el futuro… o no. Ya veremos si la gente no acaba aburriéndose, aborreciéndolas o convirtiéndolas en un elemento rutinario. Estar en la redes sociales es tan bueno o tan malo para una marca personal como no estar. La Marca Personal la tienes y la dejas independientemente del canal que utilices o del número de lectores.
      En cualquier caso, mi comentario sobre Facebook se refiere sobre todo al uso profesional y a la pérdida de tiempo que puede suponer para un profesional desempleado que necesita todos sus recursos. Un abrazo

  11. dice

    Sí, Andrés, palabras con sentido común que no hubiera escrito otro. De hecho, nada nuevo bajo el sol que no se haya dicho antes por otros en otros blogs o libros.

    Pero en ocasiones, no sólo es el mensaje sino cómo se transmite, con qué palabras, en qué modo ese mensaje.

    Y tu manera de escribir el presente artículo funciona como revulsivo, como cuando te dan una bofetada para que reacciones.

    Mi consejo, escribe mucho según te levantas ;D

  12. Cristina dice

    Buscaba información sobre “marca personal” para una investigación que tengo que hacer y me encontré (por azar?) con este articulo estupendamente escrito, con un lenguaje tan cercano que me resultó una bofetada en pleno rostro… ¡¡Cuánta razón tienes!! Y no sabes cómo te agradezco que me hagas pensar…

  13. dice

    Andrés, enhorabuena por ese primer capítulo descargable.
    He anotado la referencia del libro y será el libro que me compre en marzo. Este año uno por mes y los demás biblioteca pública…
    Enhorabuena por el trabajo y por cómo rebosa hacia tus lectores.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Hola Bernardo, supongo que yo no soy un juez imparcial de mi libro, pero los comentarios que estoy recibiendo son muy buenos y destacan la utilidad y la practicidad de lo que cuento. Un abrazo y ya me contarás

  14. Pedro Atienza dice

    Tu artículo es genial, como todos los que escribes; aunque es indudable que te superas día a día. Con esto, no obstante, no te digo nada nuevo que no te haya dicho ya antes.

    Te conozco ya un tiempo. Te sigo y te leo aún mucho más y, por fortuna, nunca dejas de sorprenderme de la manera más grata. Cuando escucho una de tus charlas o te leo, en el blog o en tus libros, percibo esa magia que te es innata. Y eso es porque eres la muestra andante de lo que predicas y por eso, no lo dudes, eres el mejor.

    Gracias, don Andrés. Un fortísimo abrazo.

    • Andrés Pérez Ortega dice

      Gracias Pedro, creo que no podría decir las cosas que digo ni como las digo si yo no me aplicase también mi propia medicina. Creo que hay gente que habla de lo que ha leido o le han contado y otros tratamos de explicar lo que nos ha sucedido, lo bueno y lo malo. Un abrazo fuerte

  15. Juliana dice

    Andrés gracias por tomarte el tiempo para responder mi comentario. Al final, en lo referente a la marca personal, las redes sociales son una herramienta más. Su resultado dependerá directamente del uso bueno o malo que cada quien haga de ellas. En mi humilde opinión, tienen un potencial positivo increible. Dato curioso: cómo llegué a leer este artículo? Gracias a que sigo en Twitter y en Facebook a una persona que también hace un comentario aquí y compartió el link!
    Un abrazo para ti.

  16. dice

    Grande, Andrés!
    Fíjate que leí tu libro “Marca Personal” hace unos meses, y esta noche me disponía a releerlo, cuando antes de ponerme me he dado una vuelta por tu página de Twitter y he dado con este post. Gracias por lo que aquí enumeras, y gracias tambien por compartir el primer capítulo de “Expertologia” :)
    Creo que todos (o una gran mayoría) buscamos la fórmula mágica que nos hará destacar sobre la masa, ser la opción elegida, convertirnos en ese “objeto de deseo” profesional, y no nos damos cuenta que lo tenemos al alcance de la mano, simplemente siguiendo las directrices que tú marcas en este post (el #5 “Déjate de gilipolleces” es una patada directa en la barriga, je je je…).
    Bueno, lo dicho, que gracias de nuevo por compartir, y que si un día participas en un “sarao” con @zumodeempleo avisa, para comprar entrada :) Ah! y celebro tu regreso a twitter después de aquel periodo de oscuridad (ya lo comentamos tu y yo entonces en un cruce de correos) XDDD

  17. dice

    Qué bueno el éxito que está teniendo este artículo. Cómo me alegro.

    Estoy en zumodeempleo@gmail.com a tu disposición. Dile a tu gente que se ponga en contacto con mi gente y cerramos agendas [jajaja!! XD XD XD]. O hasta que eso ocurra ;D, escríbeme cuando quieras y me cuentas cuándo tienes pensado bajar a Madrid e intentamos tomarnos ese café?

    Un abrazo enorme :)

  18. Alexandre dice

    ¡Buen trabajo! Gracias por mostrar este tipo de consejos útiles que siempre vienen bien. Me ha sorprendido el punto cinco por lo que respecta a olvidarse de excusas, que el enemigo lo llevamos dentro y que nadie nos respetarà como lo podemos hacer nosotros mismos…
    Que la crítica o la opinión pública están presentes y por pero a veces colapsan a uno. Es un apoyo para no rendirse en el día a día….

    Un saludo a todos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *