Home » Dospuntocero

Porque las empresas no viven en dospuntocerolandia

28 septiembre 2010 11 Comments

Según el contador de WordPress llevo escritos milsesentaytantos posts. En Twitter también llevo casi un millar. Aunque soy poco activo en Facebook, no es dificil encontrar información sobre mi, igual que en Linkedin. También he conocido a muchísima gente en montones de eventos y encuentros de todo tipo. 

Igual que ocurre con los fósiles de los dinosaurios, en La Red pueden encontrarse huellas y cagadas de mi trabajo en montones de sitios. Dospuntocerolandia es un cronista implacable de todo lo que uno dice y hace. Así que supongo que después de seis años, el que quiera conocerme ha tenido y sigue teniendo muchas formas de hacerlo. No creo que, a estas alturas, nadie se lleve sorpresas. De hecho, cuando me ”desvirtualizan”, me suelen decir que soy como esperaban (supongo que con desilusión).

He tenido días mejores y peores. He dicho alguna cosa brillante (por probabilidad, es lo normal) y muchas cosas para avergonzarse. He escrito cosas acertadas y otras en las que he sido profundamente injusto. Pero me gusta dejar constancia de todo para, de vez en cuando, darme cuenta de como he ido cambiando. A estas alturas, mi Marca Personal debería estar muy bien definida. Para bien y para mal.

Creo que hay aspectos personales que no deben contarse en La Red. Ni yo ni nadie. No es que haya que ocultarlos, simplemente no vienen a cuento o no aportan nada a tu Marca Personal. Y seguramente todo el mundo tiene “pecadillos de juventud” o incluso algún muerto virtual en el armario. Pero nada que no pueda entenderse y perdonarse.

Pero en general, creo que la mayoría de las personas podemos estar en dospuntocerolandia sin tener que ocultarnos ni pedir perdón. Puede que sea porque veinte o treinta o cuarenta años no son nada. O quizás no hemos tenido la posibilidad de hacer nada demasiado malo. Pero no tenemos las manos atadas y podemos ser bastante auténticos. Lo que decimos puede, al menos, contar con el beneficio de la duda.

Esto puede explicar, en parte, porqué son las personas y no las organizaciones quienes están dominando La Red. No es una cuestión de tecnología o de dinero o de recursos. Es todo mucho más sencillo, la clave es la credibilidad. Y eso solo se consigue con coherencia a lo largo del tiempo.

Poco a poco van surgiendo personas a las que se les va pillando en algunos renuncios dospuntoceriles y caen en desgracia. No es extraño, simplemente empiezan a comportarse como empresas.

Por eso creo que el principal problema para que una organización (empresarial, política o sindical) ”viva” en dospuntocerolandia como un miembro de pleno derecho, es su falta de credibilidad. De nada sirve que estén en todas las redes sociales del mundo mundial, simplemente ya no nos interesan sus mentiras (aunque sean ciertas). Llevan tantos años engañando, aprovechándose de la letra pequeña y ocultándonos sus malas artes, que ahora vienen los “ayayaisylosmadresmías”.

Pero incluso aunque todo sea muy legal y ético, ninguna empresa podría abrirse al mundo dospuntocero sin mostrarnos algunas cosas desagradables. ¿Pueden contarnos los bancos en Facebook como “encasquetan” a los jubilados un producto financiero que no necesitan a cambio de un “transistor” o como realizan un embargo? ¿Pueden twittear las empresas de distribución sus negociaciones con pequeños fabricantes? ¿Pueden subir los políticos videos a Youtube explicando lo que realmente hacen y no solo eslóganes vacíos? ¿Pueden narrar en un podcast todas las ONGs lo que hacen con el dinero?

En mi opinión lo dospuntocero es eso, abrirse a los demás para que se te conozca lo suficiente como para generar confianza. Permitir que se te pregunten cosas “delicadas”. Pero es imposible que te crean si llevas años comportándote mal.  No se trata de lanzar eslóganes o de poner fotos chulas. El medio no es el mensaje. El mensaje lo llevas lanzando desde hace décadas. Y Facebook, Twitter o un blog no van a hacerte bueno de la noche a la mañana.

Solo las empresas que puedan ir más allá de la frase impactante o de la oferta del día podrán tener algún éxito en La Red. Si una empresa tiene algo poco agradable que mostrar o está actuando de un modo indecente (aunque legal) ya puede tener un ejército de Community Managers que de nada le va a servir.

11 Comments »

  • Economía Sencilla said:

    Hola, Andrés. Comentas varios aspectos muy interesantes, desde las dificultades de muchas empresas para “abrirse” al mundo 2.0, con todo lo que ello implica, pasando por la pérdida de credibilidad de algunas personas en la Red.

    Terminas citando algo que me llama mucho la atención, la gran proliferación de (personas que se autodenominan) Community Managers, o de la gran atención que se le está prestando en la Red al tema, como si fuese la piedra filosofal que se hubiese descubierto últimamente.

    Por último, si quieres te propongo un tema para futuros posts: dado que hay empresas que -como señalas- lo tienen muy difícil, porque ya han perdido mucha credibilidad, ¿cómo deberían actuar en el mundo 2.0?

    Quizás la respuesta sería: recuperando la credibilidad previamente, pero como eso les llevaría mucho tiempo, ¿querría eso decir que mientras no podrían actuar en doscerolandia?

    Un abrazo
    Pablo Rodríguez

  • Andrés Pérez Ortega said:

    Pablo, quizás esto que estamos comentando tiene mucha más “chicha” de la que se puede poner en un post. Pero creo que es aquí donde está el fondo de la cuestión y no en las herramientas o en las tecnologías.

    En cuanto a la posible solución, supongo que la forma de recuperar la credibilidad es abriéndose y aceptando errores pasados. Y sobre todo, evitando caer de nuevo en ellos.

    Un abrazo muy fuerte y gracias por seguirme.

  • David Badía Vidal said:

    Estimado Andrés,

    Creo que has dado en el clavo del problema del dospuntocerismo, la red no es mas que una representación de la realidad que hay detrás del avatar, o eso debería de ser.

    De nada sirve que nos quieran vender una imagen de empresa clara, limpia y cristalina, si cuando tratas con la susodicha empresa, todo es oscuridad, mentiras y manipulación.

    Creo que hay muchas empresas que nunca llegarán a contactar en el mundo dospuntocero debido a su falta de transparencia. La solución sería enmendar pasados errores y no volverlos a cometer, como has puntualizado, pero esto implicaría un cambio de modelo de negocio y de reestructuración empresarial que creo que no todo el mundo estaría dispuesto a acometer.

    Saludos,
    David Badía Vidal

  • mertxe said:

    Pufff, “gallina de piel” que dicen por ahí. Lo has clavado, nada que añadir.

  • Andrés Pérez Ortega said:

    David y Mertxe, es que creo que a veces nos perdemos en lo superficial. En realidad, las claves son mucho más “clásicas”. Por mucho que nos digan, el ser humano es como es y no vamos a cambiar por mucha herramienta dospuntocero que nos metan.
    Creo que aquí hay más trabajo para psicólogos y sociólogos que para tecnólogos

  • Giancarlo said:

    Hola, Andrés:

    Me quedo con el comentario que les has hecho a Mertxe y a David.
    “aquí hay más trabajo para psicólogos y sociólogos que para tecnólogos”. Y para filósofos, añadiría.

    Te sigo desde la Thinking Party que organizó Telefónica y ya entonces me dí cuenta de que lo que estaba en juego en dospuntoerolandia no era escalar un ranking de popularidad o explotar un medio gratuito para hacer publicidad a coste 0 -algo que yo, sinceramente, quise hacer con la mía (uno de mis muertos virtuales)-, sino una nueva manera de trabajar, de cambiar el tipo de relación con los clientes, y una filosofía de empresa basada en la honestidad y la claridad.

    Llevo poco tiempo el dospuntocerolandia,pero ha hecho que empiece a orientar la manera tradicionalmente “agresiva” de hacer negocios por la planificación de un nuevo modelo, colaborativo y más enriquecedor.

    Muchas gracias por tus posts.

    Giancarlo

  • Pedro Atienza said:

    La esencia de la vida, la real, la del día a día, la que se respira de verdad en la calle, se basa, siempre, en la transparencia, la honradez, la autenticidad, le pese a quien le pese.

    Enhorabuena don Andrés. Ya te conozco un tiempo y nunca dejas de sorprenderme gratamente por tu excelencia profesional.

    Un abrazo.

  • Vorpalina said:

    Creo que las empresas, tal y como las conocemos, han tenido su espacio (del que se han apropiado) y su tiempo (que se ha terminado). En contra de lo que muchas esperaban, se ha impuesto la marca corporativa sobre las voluntades pero no se ha convencido a la multitud inteligente. Lo que hace 40 años pronosticaba Drucker (1969), ese trabajador del conocimiento, es ahora una realidad emergente que desborda los parámetros de control que manejan las corporaciones. La posmodernidad ha llegado y en ella sobreviven espíritus emprendedores, mentes creativas, y modelos de negocio abiertos. Todo miembro de un equipo es gestor y todo miembro de un equipo es técnico, todo el mundo aporta porque donde antes encontrábamos un saco rato, ahora vemos cómo la diferencia la marcan aquellas organizaciones inteligentes (auto-organizadas, autónomas, permeables) que disponen de instrumentos sólidos de captación de ideas. Lo importante ahora no es tener recursos, cada vez más veremos a menos gente correr tras la cantidad, los resultados a corto plazo y el volúmen. Lo importante ahora es gestionarlos mediante técnicas sostenibles (creatividad, cultura red, conciliación, comportamiento social). ¿No? ;)

Leave your response!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.