¿Sabes hablar, leer y escribir? Pues empieza

Para parecer un experto deberás ser un experto en parecerlo. Alfonso Alcántara (Yoriento)

La gente utiliza la palabra “gurú” porque “charlatán” es demasiado difícil de deletrear. Peter Drucker

Esta semana leía en algún lugar que una persona que se posiciona como experto no es más que alguien que ha sido capaz de hacer tres cosas:

  • Aprender o experimentar más que los que le rodean sobre un determinado asunto.
  • Ha sido capaz de sistematizar ese aprendizaje. O dicho de otro modo, ha creado una forma propia de trabajar.
  • Se ha dado a conocer como especialista.

Supongo que yo podría considerarme un especialista porque he conseguido asociar mi nombre a un concepto y a un método. En realidad, eso es lo que han conseguido todas las personas a las que puedes asociar con una idea, un tema o un área de conocimiento. Pero alcanzar ese estatus no tiene ningún misterio. Todo el mundo tiene un conocimiento importante de algún tema.

Un experto suele ser el resultado de una combinación de experiencia, educación, formación autodidacta e investigación. No es el resultado de una forma de pensar brillante, de una creatividad extraordinaria o de esa gilipollez que llaman talento.

Una persona puede convertirse en experto gracias a la repetición. Si te dedicas a un determinado nicho, puedes ver los mismos problemas una y otra vez. De este modo acabas teniendo un repertorio de soluciones para el 90% de las situaciones que un cliente puede encontrar.

Estamos rodeados, saturados de información y somos incapaces de procesarla. Por eso vemos a los expertos como las personas capaces de manejar esa información. Al convertirte en un especialista, te posicionas como el experto en información en un tema determinado.

Si sabes pensar, leer, escribir y hablar, ya tienes todo los ingredientes necesarios para convertirte en una autoridad en tu sector.

  • Leer. Todo lo que tienes que hacer es escoger un área de especialización que te atraiga. Puedes buscar, investigar y aprender toda la información que puedas conseguir. Cuentas con La Red, bibliotecas, librerías y también puedes probar por tu cuenta para adquirir experiencia. Tienes todo lo que necesitas. Si no empiezas es porque no quieres.
  • Pensar. Tienes que ser capaz de encontrar una forma propia de ordenar y de crear un sistema de trabajo sencillo para aplicar lo aprendido de una forma sistemática.
  • Escribir. Cualquier experto que conozcas, ha llegado a serlo porque ha conseguido que te enteres de que existe. En el mundo pre-Internet era complicado llegar a mucha gente si no tenías contactos o dinero. En este momento solo tienes que encender un ordenador y ponerte a contar lo que sabes. Blogs, ebooks, presentaciones,… Tu eliges.
  • Hablar. Es otra forma de comunicar lo que haces y de asociarlo más directamente a tí. Si tienes que contarlo a una o a miles de personas te vas a ver obligado a pensar, ordenar, depurar y cambiar tus ideas. Eso es lo que te ayuda a mejorar y también consigue que te conozcan y reconozcan como la “autoridad” en tu materia.

Todo esto es lo que he hecho estos últimos seis años. No se si habré llegado a las 10.000 horas de las que habla Malcolm Gladwell pero por ahí andará. Ese es todo el mérito. ¿Sabes leer, pensar, escribir y hablar? ¡¡¡Pues empieza de una puta vez!!!

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    Síntesis: Saber hacer – Hacer – Hacer saber.

    Por cierto, qué bueno el enlace al libro de Malcolm.

    Saludos

  2. Andrés Pérez Ortega dice

    Miguel, a mi eso de conferenciante no me gusta. Es como autodenominarse bloguero o twittero. Lo importante es tener algo que ofrecer y luego ya encontrarás la forma de comunicarlo. Pero si quieres que te dejen hablar, la respuesta es sencilla: Ofrécete voluntario. Asociaciones, escuelas de negocios, organizaciones, empresas,… Se empieza hablando gratis y con el tiempo puedes acabar cobrando. Pero ya te digo que lo importante es tener algo que ofrecer y no el medio con el que lo vas a comunicar.

  3. dice

    Un experto no es más que un profesional que se ha equivocado muchas más veces que los demás en algún campo (lo cuál explica que haya tanto economista últimamente).
    Discrepo sobre el talento, yo he visto y veo mucho talento, pero es sólo un ingrediente más de la fórmula del trabajo bien hecho. Si tienes una buena metodología el talento es el que hará que destaques.
    De la forma anterior me preocupa como el que sabe hablar está en posiciones más avanzadas que el que sabe pensar.

  4. dice

    ¡Qué buena!

    “Se empieza hablando gratis y con el tiempo puedes acabar cobrando”

    Y el placer que da traspasar esa sutil frontera cuando pasas del estado en que estarías dispuesto a pagar para que alguien te escuchase, y de pronto alguien te ofrece pagarte por lo mismo… :-D

  5. Celestino Martínez dice

    Muchas veces sólo de trata de canalizar la energía en una dirección concreta, pasar a la acción de manera organizada.

    Yo añadiría que, en muchas ocasiones, además de leer, pensar, escribir y hablar haría falta un poco de empatía. No me gusta especialmente esta palabreja porque, igual que sinergia, se usan como el comodín del público: tiras de ella cuando no sabes más. Pero, en este caso, el uso es el adecuado.

    Especialmente en lo relativo a la tecnología, abundan los expertos que después no saben aplicar sus conocimientos al “mundo real”, principalmente por falta de empatía. A menudo es frustrante preguntarle a un informático cómo aplicar soluciones informáticas a un entorno normal. Todos conocemos comercios con páginas web, twitter, facebook y demás historias que, sin embargo, han abandonado la parte real de su negocio en favor de la virtual, para terminar fracasando en las dos.

  6. dice

    Hola Andrés,

    Comparto al 100% tu punto de vista.

    Tenemos las herramientas necesarias para poder destacar en algo. Sólo es cuestión de ser constante y comenzar poco a poco sin esperar la gran oportunidad que no buscamos y esperamos en nuestro rincón seguro de la inmovilidad.

    Hoy en dia se tiene acceso a mucha información de cualquier materia que nos pueda interesar pero claro para destacar en algo debemos aplicarnos y experimentar. Sin embargo, pensar por si mismo parece que les da miedo a muchas personas porque quizás llegan a conclusiones distintas de la globalidad y esto es algo grandioso, aunque se ve con terror por el miedo al que dirán los integrantes de la manada mayoritaria.

    Saludos,

    Juan

  7. emigrado dice

    ¿Sabes hablar, leer y escribir? Pues empieza ……….
    a pensar quien eres, y cual sera tu oferta……

    Creo que tu aclaracion de arriba es necesaria, pues en el post te vas puramente a la fase de “implementacion”, cuando el proceso no deberia empezar ahi. Lo complicado, creo, es entender lo que quieres ofrecer, y donde quieres encajar, y eso puede llevar “anyos previos en la sombra”…. Saltar al ruedo sin tener nada que decir, nos convierte en otro charlatan mas, y asi nos luce el pelo.

    Por eso no entiendo lo de: “quiero ser conferenciante” o lo de que te “paguen por escucharTE”. Tienes una marca propia porque te aplauden a ti? o porque aplauden a tu argumento?
    Que es la marca propia, tu? o tu argumento? Me da la sensacion de hay una tendencia a “humanizar” y deformar el concepto.

    Pero igual soy yo el equivocado ya que ultimamente entiendo pocas cosas.

  8. Andrés Pérez Ortega dice

    Celestino, en este post solo pretendo decir que ya tenemos lo que necesitamos. Para redondearlo harían falta muchos más ingredientes como el que comentas de la Empatía, pero también la credibilidad, la creatividad, la imaginación,… Aunque todo eso se puede aprender con la práctica.

    Juan, lo que comentas es lo que realmente nos paraliza. Los problemas ya no son técnicos o financieros, sino mentales. Colgar un video en Youtube lo puede hacer cualquiera (por desgracia, viendo algunas de las cosas que se suben), pero no se hace por no salir de la zona de confort.

    Emigrado, estoy de acuerdo con lo que dices y creo que está dicho de forma implícita y explícita en este blog y en cualquiera de los foros en los que participo. En este post, en efecto, hablo de que la “implementación” está al alcance de cualquiera. Pero está claro que la diferencia, el estilo, la huella va a ser diferente en función de la persona que hay detrás. Por eso es importante conocerse y tener algo que ofrecer.
    Y en cuanto a lo que dices de los conferenciantes no puedo estar más de acuerdo contigo. Creo que todos tenemos en mente a personas que hace mucho tiempo que dejaron de decir cosas interesantes (si es que las dijero alguna vez) pero que se han conseguido un estatus de “gurús” por lo que son, no por lo que aportan.