¡Hay que tener muy poca vergüenza!

Con frecuencia, especialmente cuando empecé con esto del Branding Personal, recibía mensajes y comentarios que decían algo así como: “Pues esto que cuentas ya lo había pensado yo” o “Lo que dices se me había ocurrido a mí antes”. Y seguramente tenían razón.

Cuando eso ocurría, me venían a la mente varias ideas. Una de ellas era que en realidad yo no había inventado nada, solo había ordenado unas cuantas ideas existentes desde que existe el ser humano. Pero también me preguntaba porqué esas personas no habían hecho algo para dar a conocer lo que pensaban.

Con el tiempo me he dado cuenta de que lo dificil no es generar ideas, sino ponerlas en marcha y darlas a conocer. He comprobado como el sentido del ridículo o la sensación de vergüenza ha sido más letal que la falta de recursos. Y eso se aplica a los emprendedores, a los “empleados” y a los desempleados.

Quienes han tenido y han dejado una Marca Personal a lo largo de la historia han sido capaces de salir de su caparazón y empezar a contarlo a quién les ha querido escuchar.

Muchas veces vemos personas de las que decimos “¡Vaya huevos/ovarios tiene este/esta!”, “¡Que tonterías está diciendo, eso no va a tener éxito aquí jamás!”. Hasta que un día te levantas y ves que aquel iluminado está en todos los sitios.

Creo que la obsesión por la imagen externa, por el qué dirán o por el miedo al desprecio están haciendo mucho daño. Hacen falta menos asesores de imagen y más expertos en patadas en el culo que te den ese empujón que necesitas.

En La Red también está ocurriendo algo parecido. Hay tanta gente pasando tanto tiempo haciéndose VER que se olvidan de hacerse OIR. Entiendo que vivimos en el mundo de la imagen. Pero creo que quienes han dejado marca en la historia se han dado cuenta de que un medio es eso, un medio y no un fin.

En los últimos meses he hablado con decenas de personas con ideas geniales. Hombres y mujeres que se comerían el mundo… si no pensasen que el mundo se les va a comer a ellos.

Las excusas de esas personas para no posicionar su Marca Personal son interminables (algunas muy creativas). Soy muy joven (me dicen los de 25), soy muy mayor (me dicen los de 45), soy mujer, soy extranjero, no soy licenciado, no tengo experiencia, me falta mucho por aprender…. El resultado de cada una de esas excusas o de una combinación de varias de ellas es: La Paralización.

Y mientras tanto, algún “sinvergüenza” con un aspecto poco comercial, estará contando (en un blog, un video, una reunión, una entrevista, una conferencia,…) una idea similar a la tuya al mundo. Y entonces pensarás, “eso ya lo había pensado yo antes”. Si, pero no hiciste nada porque te dió “corte” o pensaste que se reirían de tí, te odiarían o perderías algunos amigos, clientes o “empleos”.

Por mi trabajo he tenido la oportunidad de conocer mucha gente de esa que, a priori, consideramos importante, incluso “superior”. Con el tiempo te vas dando cuenta de que jamás debes ponerte a tí mismo en una posición mental inferior. Me he encontrado con auténticos gañanes con masters de Harvard  y con ejecutivas agresivas clónicas a las protagonistas de Sexo en NY que eran incapaces de juntar dos palabras sensatas.

Así que no te quites importancia, no tengas miedo, tírate a la piscina. Ya te digo que más de una vez vas a tener la sensación de ridículo, vas a desear que te trague la tierra. Pero la mayor parte de las veces vas a encontrarte con gente que va a pensar: “La verdad es que este/a tío/a tiene unas ideas interesantes. ¿Cómo no se me habían ocurrido a mi antes…?”.

Recuerda, en esto del Branding Personal, hay que tener muy poca vergüenza.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    ¡Excelente post! cargado de razones y totalmente de acuerdo que debemos ser un poco más sinvergüenzas ;)

  2. dice

    Qué buen empujón para comenzar la mañana. Sólo espero que algunos no confundan lo de tener poca vengüenza para atreverse a hacer lo que piensan con convertirse en unos sinvergüenzas ;-)

  3. Gemma dice

    Hola Andrés.
    ¡Qué razón tienes!. Lanzarse, atreverse, soltarse, liberarse de miedos y actitudes paralizantes.

    Sí que me ha pasado al leer o enterarme de algo decirme ¡pero si eso lo había pensado yo!.
    Y a mi alrededor tengo ejemplos que les ha ocurrido lo mismo.

    Y en ese punto estoy: en liberarme de mis propias barreras, mis auotolímites.

    Y con una frase que no deja de rondarme la cabeza desde que la leí y que se está materializando: ¡Debes ser el cambio que quieres ver en el mundo!.

    Muchas gracias por el blog. Me está resultando muy útil. Admiro tu honestidad y valentía. La forma tan clara y directa de decir las cosas aunque no esté de acuerdo con todo.

  4. dice

    Genial!!! :D

    “Hacen falta menos asesores de imagen y más expertos en patadas en el culo que te den ese empujón que necesitas”.

    “En La Red también está ocurriendo algo parecido. Hay tanta gente pasando tanto tiempo haciéndose VER que se olvidan de hacerse OIR”

    La primera haría un magnífico titular:

    “Menos asesores de imagen y más expertos en patadas en el culo”

  5. dice

    HAce tiempo que no te visitaba, gracias por el link. La verdad es que la sobresaturación de curro y la SS, me han hecho descansar de tanto leer y tanto Social Media e Internet…..

    Gracias por seguir ahí. Sigues siendo un extraordinario referente para mí.
    Totalmente deacuerdo con tu post, sobre todo en no ponernos en posiciones inferiores vs gente que han salido más que uno en la tele…. ;-)

    Por cierto, el diseño de la web, bien, limpito.Me gusta más.

  6. emigrado dice

    Si tambien creo que es un excelente post. Cualquiera que quiera sacar un concepto innovador se va a encontrar de mano con rechazo, y lo que dices de la sensacion de ridiculo y tal, estoy de acuerdo. A tal efecto, inicialmente realmente a quien creo que tienes que llegar es a una pequneya audiencia que te quiere escuchar. Y si entiendes de que va esto con eso deberia de bastarte.

    Una vez la pequenya audiencia, sobre todo de gente que sabe (no necesariamente que este reconocida, ni sea “importante”), te hayan aprobado, es cuando otros empezaran a bajar sus barreras y curiosamente te pondran por las nubes, simplemente porque otros te ponen por las nubes. Esa gente, y ademas es mayoria, cuidado con ella porque no te juzga por lo que realmente piensa, sino por lo que piensa la mayoria.

    A la larga entiendes que la mayoria de las perosnas no tienen criterio y unos pocos son los que marcan el criterio y otros simplemente siguen.

    Por mi parte, “palante” (siempre que los recursos te lo poermitan, que esa es otra…) y enhorabuena por tu poca verguenza.

  7. Mónica Fuster dice

    Graciassss por la patada en el culo! :) Es fantástico! Lo necesitaba! El mundo confluye! Eternamente graciassss

  8. Jesús dice

    La reflexión personal es importante, pero a veces, comunicarla adecuadamente todavía lo es más.
    Gracias por tus “píldoras de motivación” semanales.

  9. dice

    Estoy de acuerdo contigo -de hecho estoy escribiendo sobre ello- en que crear algo completamente nuevo es imposible. El éxito casi siempre le llega al que ha sido capaz de ejecutar una idea mejor que su competencia (ej. Google vs Yahoo que apareció cuatro años antes y hoy nadie se acuerda de ellos). Tu nuevo look mucho mejor.

  10. dice

    Para obviar el miedo al ridículo y al descrédito hay que reunir grandes dosis de autoconfianza, seguridad y autoestima, lo que no me parece fácil de improvisar. Sin embargo, y aún admitiendo que esos miedos paralizan y hay que superarlos, creo que no está de más recomendar prudencia, sentido de la realidad y objetividad. Cuesta mucho construir una reputación, pero destruirla es facilísimo. Saludos,

  11. dice

    Hola Herman@s

    Durante AÑOS me paralizaron el miedo y la vergüenza ¡Qué Profunda Liberación cuando se Trasciende!

    Hace poco creé mi Página en Facebook y finalicé el texto de la presentación de la siguiente manera:

    “Me causaba una gran tensión pensar que iba a escribir para ti: “¿le gustará?, ¿le parecerá una estupidez?, ¿mediocre tal vez?…”

    Desde que sé que escribo para mí, escribo, vivo, fluyo…, tranquilo. De eso se trata. Se trata de mí”

    Abrazo Eterno.

  12. dice

    Saludos a todos, especialmente a ti Andrés, es la primera vez que comento en el blog.

    Coincido plenamente con tu planteamiento: el miedo al ridículo, el miedo al esfuerzo, el miedo al miedo… en definitiva esos temores que nada aportan salvo inmovilidad y limitaciones.

    Muchas gracias por esta aportación, tan clara y clarificadora…

  13. Alejandro dice

    muy de acuerdo aunque no es fácil
    tengo 22 años y recien licenciado, ahora estoy de becario hasta julio y a partir de entonces… a lanzasrse!

    branding, trabajo en marketing en empresas, consultoría… la verdad q uno anda un poco perdido cuando acaba los estudios pero como dices en el post no hay que quedarse paralizado!
    voy a comenzar a leer la primera parte de tu libro espero que me ayude a dar un primer paso

    enhorabuena por la web