Para un martillo, todo son clavos

Hace unos días comentaba una de las leyes de Branding Personal de Peter Montoya. Ayer al volver de un taller de Marca Personal en San Sebastián pensé en otra de las leyes de las que habla Montoya, la especialización.

El taller estaba compuesto por un grupo muy interesante de profesionales y emprendedores de varios sectores que aportaban ideas diferentes pero complementarias. Cada uno tenía su especialidad, pero a su vez, todos eran capaces de ver el mapa completo, la generalidad.

Creo que el posicionamiento de una Marca Personal requiere que una persona sea percibida como especialista, como experta en una materia. Sin embargo, hay un riesgo muy grave de caer en la miopía. Hay un refrán que dice algo así como que para un martillo todo son clavos y esto encaja con lo que digo.

Es muy facil caer en la tentación de ofrecer a tus clientes la solución que conoces o con la que te sientas más cómodo porque eres el mejor en eso. Sin embargo, no siempre es así.

Lo que más me gusta del concepto de Marca Personal, tal y como yo lo estoy desarrollando, es que tiene una visión general de las cosas, bebe de muchas fuentes y aplica ideas de muchas materias por lo que es dificil obsesionarse con una única solución.

Hay momentos en los que tienes que tener un enfoque de gestión de proyectos, en otros tienes que utilizar herramientas de PNL y en otros debes pensar como un comercial puro.

No sirve de nada ser experto en gestión del tiempo si el problema del cliente es la falta de confianza en si mismo. Es inutil tratar de ser el mejor en algo si no utilizas herramientas de visibilidad para que te conozcan. Es absurdo dedicar años a prepararte para algo si no eres capaz de diseñar una estrategia de posicionamiento.

Creo que en este mundo hiperespecializado es necesario tener una visión generalista de las cosas… y viceversa.

Comentarios

  1. dice

    Pues en ese grupo eres el que pones el punto de color ;-) No hay más que ver la tonalidad de las vestimentas…

    Perdona que me salga del tema de tu comentario, pero es algo en lo que me fijo mucho. Por ejemplo, en una de esas fotos de empresa que salen en las revistas conmemorativas, o tal, se divisa un mapa homogeneo de trajes grises azulados con corbatas discretas y caras solemnes. Si desaparecieran de la imagen unos cuantos, no se apreciaría su falta. En esos casos, busco a quien se ha atrevido a acudir a ese acto "tan importante" vestido de otra forma, y me digo :"Ese es el que está mejor de todos elos" ;-)Y suele estar sonriente.

    Un abrazo

  2. dice

    Concha, es curiso lo que me dices porque en este hay una explicación curiosa para los trajes.

    Resulta que la primera parte de la jornada era la mía de Marca Personal, pero la segunda era sobre imagen y protocolo. La impartía Pablo Batlle un experto en el tema que ha sido responsable del protocolo en RTVE y les pidió que fuesen "arreglados" como parte de la experiencia.

    Así que en este caso tan excepcional, la "culpa" no era suya y en realidad el grupo era muy majo y nada protocolario.

  3. dice

    Epa! Yo que estuve mirando donde ibas a poder hablar este viernes y no encontre nada! Bueno, en otra ocasión coincidiremos!

    Salu2

  4. dice

    Hola Andrés.
    Comparto tu enfoque de que la mejor opción es ser un generalista-especialista. Tener una visión general si se actúa como asesor dee permitir exponer la línea para obtener ls solución a un problema, pero ello puede implicar que no entre dentro de nuestra especialidad y entonces hemos de decidir no ofrecer nuestra solución al cliente, sino dirigirlo hacia otro especialista.
    Esta opción opino que favorece nuestra Marca Personal ya que el cliente obtine confianza en un profesional.
    Si nos especializamos sin visión general corremos el riesgo de quedarnos obsoletos siendo el mejor en una especialidad en vias de extinción.
    Además el ser especialista puede generar una visión monofocal de los temas. La historia de la ciencia y la técnica esta plagada de cambios sustanciales que han venido de personas ajenas a la especialidad que no tenian ideas preconcebidas.
    Esta visión la podemos equiparar a estrategia y táctica. Una buena estrateia puede tener tacticas buenas y malas, y dar buenos o malos resultados; pero una mala estrategia aunque la táctica sea buena dificilmente dara buen resultado, más bien casi siempre sera malo.
    Tu planteamiento te acerca al concepto de profesional renacentista.
    Tu eres químico pero has asimilado conceptos de otras ramas del conocimiento. Y como sabes ello requiere un esfuerzo en tiempo y dedicación que no muchos están dispuestos a hacer.
    O quizás ahora que van mal dadas se den cuenta de su error y ambien su visión.

  5. dice

    La especialización vs versatilidad. El marketing y la estrategia requiere conocer un número multiple de herramientas. En marketing , además de las 4 P´s famosas, hay un sinfin de herramientas que a los que nos apasiona el Marketing como arte, pueden y deben aplicarse en aras de conseguir los objetivos. Así como bien dices, la PNL, el Coaching, el liderazgo , la motivación, las personas….son herramientas tan valiosas o más que las 4 p´s. Versatilidda, coherencia, diferenciación son conceptos para mí más prioritarios que la pura especialización.
    Un abrazo Andrés y gracias por tu blog.

  6. dice

    Joserra, estuve en el hotel Maria Cristina y como te dije, fue un viaje relámpago, pero acabaremos viéndonos.

    Gian Lluis, como siempre, estoy de acuerdo contigo. Lo importante es saber gestionar las dos situaciones porque puedes correr el peligro de quedarte a medias en ambas. Uno de mis mejores amigos es capaz de hablarte de cualquier cosa y al mismo tiempo es un excelente especialista en varias materias. El problema es que, hablando en términos colegiales, en lugar de tratar de conseguir un 10 en dos o tres de ellas, ha preferido quedarse con un 7,5 en todas.

    Quique, dicen que un especialista es alguien que es capaz de resolver el 90% de los problemas que surgen y para eso debe conocer su materia, pero creo que debe tener una visión más amplia de las cosas.

  7. dice

    EStimados todos,
    doy fe de la explicación de Andrés para los trajes, ya que fui uno de los afortunados de tenerle como ponente ese viernes en Donosti.

    Respecto al tema de la especialización, creo que más que especialización, resalta la capacidad de convertir esa especialización en una oportunidad para facilitar la solución más adecuada al problema.

    Como bien comentáis, muchas veces me comporto (en primera persona!) como un burro con orejeras, porque la técnica y la especialización me puede. Cada vez estoy más sensible a estas situaciones, y llego a la conclusión de que no es el problema la especialización en sí, sino la seguridad que pueda tener uno en sí mismo respecto a un problema, que en mi caso, siempre deriva a aquellas temáticas en las que más fuerte y seguro me siento.

    Abriendo el lado oscuro de cada uno, ese lado que menos conozco de mí y que sesiones como la vivida con Andrés me permiten descubrir, voy gestionando esa emoción innata de tender a lo que domino, para centrar el problema en su área correspondiente, la controle o no. Desde mi punto de vista, es cuestión de separar el problema de la solución.
    un saludo para todos,
    alberto.

  8. dice

    Gracias Alberto por tus palabras, y yo también doy fe de que tienes una gran Marca Personal. Por cierto, enhorabuena por tus blogs.

  9. dice

    La especialización es algo ciertamente complejo.

    Por un lado debemos aplicar una flexibilidad propia para poder encajar en los mercados cambiantes y por otra debemos demostrar un poderoso conocimiento especializado para no competir con personas de nivel medio.

    Yo en estos momentos estoy redefiniendo toda mi estrategia para hacerla aun más potente.

    Debido a que llevo varios años dedicándome al coaching, a la estrategia social y la influencia. Y sumándole que ahora los libros están funcionando bastante bien y las conferencias, creo que ha llegado el momento de comenzar a encontrar un punto de unión, producto o concepto que englobe perfectamente lo que puedo ofrecer.

    No sé si inventarme un término, adoptar uno (el de sherpa es genial), o unirme a una corriente específica.

    ¿Tú que opinas?

  10. dice

    Rubén, escoger o descubrir un campo de especialización depende de muchos factores como tu dices, mercado, capacidades, aficiones, motivaciones,…

    Lo importante es "destilar" de entre todo lo que hacemos aquello que nos hace relevantes. Es decir, creo que se trata de encontrar la respuesta a la pregunta ¿Que tipo de problemas soy capaz de resolver o que tipo de necesidades soy capaz de satisfacer mejor que otros?

    Coach, autor, conferenciante, asesor, ejecutivo, sherpa o cualquier otro "título" es solo una forma de definirnos pero no es nuestra especialidad.

    Por lo que te conozco, tu eres bueno ayudando, motivando o cambiando las actitudes de otros y esa es tu especialidad. El que lo hagas en forma de libro, conferencia o coaching, es lo de menos.

    En un comentario es dificil dar más datos, pero ya sabes donde estoy.