Trabajar gratis vs trabajar por nada

Hay una situación común entre las personas que conozco que han decidido “dar el salto” e intentar algo por su cuenta. Se trata de esos escasos y breves momentos “de debilidad” en los que dudas y piensas que quizás sería mejor volver a enviar el Curriculum.

Sin embargo, creo que, especialmente a partir de determinada edad, esa vuelta atras al cubículo es tan inútil como peligrosa. Piénsalo un poco.

Buscar un empleo es como buscar un cliente. En realidad vas a vender tu trabajo. Pero las condiciones son mucho peores. Dicen que buscar trabajo es un trabajo, pero me temo que es mucho menos eficiente que detectar necesidades fuera de los empleadores, aunque solo sea porque hay muchos más clientes potenciales que ofertantes de empleo.
Dependes de la demanda en las páginas salmón y webs de trabajo en lugar de ser tú el que hace la oferta y lleva el control. Parece que se respeta más al EMPRENDEDOR que al demandante de empleo. Incluso los términos son bastante representativos
Tienes pocas herramientas de notoriedad (CV y poco más). Si trabajas por tu cuenta, puedes hacerte visible de muchas más formas y con muchas menos limitaciones.
Son “los otros” los que ponen el precio. Hay unos salarios “de mercado” y debes ajustarte a ellos. Cuando vendes tus servicios como Agente Libre el precio lo pones tú (incluso aunque sea 0). También el asalariado trabaja gratis o casi (becarios, horas extra, aguantar estupideces fuera de horario,…) pero lo hace si o si.
Debes ajustar tu producto a sus necesidades y debilitar tu posicionamiento de Marca Personal en lugar de encontrar necesidades que pueda satisfacer tu producto.

En realidad, buscar trabajo no es muy diferente de tratar de vender tus servicios pero las condiciones finales son mucho peores. Por lo tanto ¿No crees que es más eficaz, positivo y estimulante encontrar la manera de que demanden tu trabajo en lugar de lo contrario?

Quizás tengas que trabajar gratis para demostrar que sabes hacer lo que dices, pero no es lo mismo que trabajar por nada. Cuando das una muestra de tu trabajo vas generando notoriedad, posicionamiento y adquieres experiencia sin riesgo. Eso va añadiendo puntos a tu Marca Personal.

Sin embargo, al trabajar por cuenta ajena, empiezas aportando ganas, conocimientos y quizás algo de experiencia. Pero con el tiempo no solo no vas haciendo crecer tu Marca Personal sino todo lo contrario. Poco a poco te van vampirizando hasta que llega el momento en que otro ocupa tu lugar. Vas perdiendo valor. Parece que puedes decir en tu CV que tienes diez años de experiencia cuando lo más probable es que tengas uno multiplicado por diez.

Vender tu trabajo por un contrato de servicios (por cuenta propia), aunque sea para hacer lo mismo por lo que te pagan en nómina es mucho más “rentable” que hacerlo por cuenta ajena. Puede que al principio tengas que trabajar gratis, pero te aseguro que no habrás trabajado por nada.

Comentarios