Home » Emprendedores, Sin categoría

Trabajos Alimenticios

18 octubre 2007 16 Comments

Con mucha frecuencia digo que desarrollar una Marca Personal fuerte requiere paciencia, persistencia, resistencia y tiempo.

La confianza, la fiabilidad, la consistencia, la credibilidad y la autenticidad no tienen precio ni pueden comprarse con dinero. Es más, si se percibe que alguien está invirtiendo recursos financieros para construir una imagen, es muy probable que no sea creible.
Esto suele ocurrir con los políticos o los personajes populares sin oficio ni beneficio.

Los emprendedores, agentes libres, profesionales liberales, y en general, quienes tratamos de ocupar un lugar en el mercado satisfaciendo alguna necesidad, nos encontramos con una situación curiosa.

Por un lado sabemos que ganarse la confianza del mercado y lograr un posicionamiento requiere tiempo.
Por otra parte sabemos que ese tiempo cuesta dinero. Las facturas no se pagan solas, pero en algún momento debes pararte a desarrollar tu idea, negocio o sueño.

¿Que puedes hacer para romper ese círculo vicioso?

Una solución que a mi me funciona es lo que yo denomino Trabajos Alimenticios. Son los que te proporcionan recursos para desarrollar tu idea y construir tu marca sin ocupar todo el tiempo disponible. Te permiten coger grasa, comprar días, semanas o meses de tranquilidad.

Se trata de trabajos relacionados con alguna de las habilidades o fortalezas que aplicas a tu negocio pero sin que absorban todo tu tiempo o energía. Pueden parecer chapuzas por debajo de tu “nivel”. Pero no hay que olvidar que se trata de medios para conseguir un fin.

  • Quizás tengas que actuar en la Casa de la Cultura de un pueblecito perdido para poder seguir luchando por un papel en una obra de teatro en la Gran Vía.
  • Quizás tengas que hacer las declaraciones de la renta de toda tu familia para poder poner en marcha tu despacho de asesor financiero.
  • Quizás tengas que hacer páginas web para los comercios de tu barrio para seguir desarrollando ese buscador que desbancará a Google.
  • Quizás tengas que dar cursos de Gestión de Equipos para poder seguir luchando por ser el sucesor de Tom Peters.
  • Quizás tengas que actuar en un local cutre para poder pagarte la guitarra que te llevará a ser el próximo Eric Clapton.

Nada de eso es indigno ni te rebaja. Todo lo contrario, te eleva, te refuerza y te endurece. Lo que haces tiene un sentido, el que tu le has dado y no el que pretende un grupo de accionistas que ni siquiera saben que existes.

Estos trabajos alimenticios, no solo consiguen que entren esos euros que te salvan de tener que cerrar el chiringuito y volver a lo que siempre has odiado. Además te permiten entrenarte, desarrollar esas habilidades que tan bien te van a venir en el futuro, coger tablas, hacer pruebas, confirmar que te gusta lo que haces.

En realidad nuestra vida profesional va de trabajo alimenticio en trabajo alimenticio. Aunque lo denomines empleo con contrato indefinido. La diferencia está en que unos te ocupan todo el tiempo y te roban la energía que te permite luchar por tu sueño verdadero y otros son escalones que te llevan a conseguir tu auténtico objetivo.
La diferencia está en el sentido que les das. Unos son para sobrevivir y otros son para VIVIR.

Esta ha sido una semana de trabajos alimenticios y os aseguro que me siento muy satisfecho. Con lo conseguido, compraré unos días más de libertad que me permitirán acercarme a mi sueño.

16 Comments »

  • Anonymous said:

    Totalmente de acuerdo contigo, Andrés. Hay que buscarse la vida (o buscar en la vida, mejor) para cumplir tus sueños, y hacerlo saboreando también esas otras actividades que, aunque no tan esenciales para tu desarrollo, siempre te aportan algo positivo. Seguro que en tus tareas “culinarias” de esta semana has conocido a personas que te han aportado ideas para tus propósitos.

    En mi caso, sucede justo lo contrario, pero el esquema es igual. Desarrollo mi actividad profesional de una manera lineal, porque las circunstancias, las personas que me rodean y, sobre todo, mis propias elecciones, han hecho que sea así, y vuelco mi creatividad en una afición, la escritura, que me está ofreciendo infinidad de satisfacciones personales. Es una actividad en la que no persigo beneficios económicos (si vienen… pues que vengan, oye :-)), pero que me mantiene despierta, con la mirada en el presente, pero proyectándome de manera entusiasta hacia el futuro. La primera faceta alimenta mi imaginación y me aporta numerosas experiencias sobre las que expresarme en la segunda. ¡Hay que aprovechar todo! Ya lo dijo Antonio Gala:

    “Ya que no podemos hacer la vida más larga, hagámosla más ancha!"

    Un abrazo

    Concha

  • Anonymous said:

    Ahora que releo mi comentario… no me pasa justo lo contrario, sino lo mismo que a ti, ja, ja, ja…

    Concha

  • Pepito said:

    El objetivo de cualquier empresa al principio es sobrevivir.

    Empezar desde abajo nunca ha sido algo malo salvo para los "listos" que creen que es mejor no hacer nada antes que hacer cosas "simples" o que no siguen la línea de negocio deseada inicialmente.

    Las tareas "alimenticias" no es que puedan ser útiles como comentabas, sino que según mi opinión, son fundamentales para conocer el sector al que te estás dedicando. Desde un solitario despacho en una 5ª planta no se ven las cosas como son realmente la mayoría de las veces.

    Por otro lado, si dedicas todo el tiempo a definir estrategia, no facturas nada y tienes que cerrar. Si dedicas todo tu tiempo a facturar no tienes tiempo para definir estrategias, y puedes perder el rumbo y tener que cerrar :D

    En el equilibrio está la clave.

    Saludos.

  • Rubén said:

    Totalmente de acuerdo contigo…de hecho actualmente hago malabares para compaginar mi vida actual con la que espero (y se que conseguire) tener en el futuro, y aunque los "trabajos alimenticios" no te den acceso a mas paro, si que te abren la puerta de tus sueños.
    Muy buena visión.

  • Andres said:

    Una de las ventajas de ser tan poco pudoroso contando estas intimidades es que te das cuenta de que no eres el único al que le suceden y eso te hace sentir acompañado. El emprendedor ya está demasiado solo como para encerrarse todavía más.

    Gracias Concha, Pepito y Rubén por compartir aquí vuestras experiencias

  • Gian Lluís. said:

    Los trabajos alimenticios son la base de la pirámide de Maslow, si no tienes para comer no vas a pensar en autorealizarte.
    La mayoría necesitamos "trabajos alimenticios"; aunque como bien dices son un medio en el puedes testear lo que estas desarrollando.
    El problema surge cuando te ofrecen demasiados "trabajos alimenticios" continuos, y debes decidir si los descartas o los haces y dejas de darte tiempo para lo tuyo.
    Si trabajas como profesional libre, no responder afirmativamente a un cliente puede significar perderlo; porque necesita tu ayuda ahora, no mañana.
    Gian Lluís.

  • Sergi F said:

    Hola Andrés,

    Como bien dices para conseguir tu objetivo, normalmente necesitas trabajos alimenticios, muchas veces esto representa tener que buscar tiempo, o hacer auténticos equilibrios para continuar con tu camino hacia el objetivo, esto lo digo, como tu bien sabes, por mi experiencia actual.

    Por cierto, supongo que ya lo sabes, pero mírate esta web donde proponen hacerte un libro de "tu marca" http://www.zinc-bcn.com/libro/El%20libro.html

  • Andres said:

    Gian Lluís, es muy cierto lo que dices y además yo añadiría que muchos de estos clientes iniciales son gente que ha confiado en tí y no puedes dejarlos colgados.

  • Anonymous said:

    que bonito post

  • Elena Martinez said:

    ¡Hola, Andrés!

    Tu post me ha recordado un libro que leí el año pasado de Ken Robinson, El elemento: descubrir tu pasión lo cambia todo. Las ideas de Robinson van en la línea de lo que tú expones y además lo ilustra con ejemplos reales y concretos de personas, algunas de ellas muy conocidas. En una parte del libro viene a decir que no hay que tenerle miedo a los trabajos alimenticios (bien porque pagan las facturas, bien porque se aprende con ellos…) si puedes dedicarle el resto del tiempo a lo que te apasiona. Eso sí, ¡hay que tener cuidado y que no nos acaben alienando y nos hagan olvidar lo que verdaderamente queremos en la vida!

    Gracias por compartir :-)

Leave your response!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.