Home » Branding Personal, Coaching, Dospuntocero, Sin categoría

Modas de gestión “pret-a-porter”

6 julio 2007 14 Comments

En el último post hablaba de la manía de algunos expertos de poner nuevos nombres a viejas ideas y venderlas como un descubrimiento brillante. Me parece sencillamente ridículo.
Como persona de ciencias y aficionado a la tecnología, estoy convencido de que en esos campos queda mucho por inventar y descubrir. Sin embargo, en lo que respecta al ser humano y a sus formas de organizarse y relacionarse, creo que casi todo está dicho desde hace siglos. Por lo tanto, cualquier modelo de gestión de personas, incluido por supuesto el Personal Branding, no es más que una combinación más o menos brillante de elementos existentes.

La obsesión por crear modelos de gestión que apenas aportan nada, pero con títulos rimbombantes, ha conseguido que sean vistos con creciente sospecha. Parecen pensados unicamente para mantener en marcha la maquina de hacer dinero. Como en el caso de la moda, parece se confunde lo extravagante y recargado con lo elegante. Eso me ha inspirado este artículo.

¿Y si el mundo de las teorías de “management” realmente funcionase igual que el mundo de la moda?

Imaginaos este escenario:

Buenas noches, nos encontramos en la presentación de la nueva temporada 2007-2012 del creador Daniel Goleman. Tras varios años viviendo de sus viejas ideas emocionales, nos sorprende con su colección, Inteligencia Social. La apretada agenda de este diseñador y sus elevados honorarios lo hacen inaccesible para muchos bolsillos. Sin embargo, estamos convencidos de que pronto encontraremos clones “pret-a-porter” de su modelo en muchas consultoras y escuelas de negocios del mundo.

Entre el público, nos encontramos con algunos de los triunfadores en las ferias de gestión más importantes del mundo y que pronto veremos en nuestro país en la pasarela Expomanagement.

En la sección de nuevos diseñadores, hemos visto como proliferaban las tendencias orientales y vaporosas. Management Zen, Yoga y Gestión, Dirección Espiritual o Budismo Empresarial. Moda que sienta bien, que realza la figura organizacional y que trae aires renovadores. Como suele ser habitual, parece que después de varios años de estilos con aires militaristas y rígidos, los más jóvenes se dirigen al extremo opuesto. Sin embargo, mucho nos tememos que estas tendencias no sean más que una pose y que pronto volvamos a la moda funcional.

Sin embargo, todos los modelos coinciden en algo, son muy castos y decentes. Apenas dejan ver nada. Es un milagro encontrar nada relacionado con sistemas abiertos, webdospuntocero o intercambio de conocimientos.

Los creadores españoles siguen sin aportar ninguna idea nueva. Siguen importando modelos ajenos o haciendo refritos de refritos propios. Siguen viviendo de las rentas del Talento, Competencias y similares. A pesar del apoyo mediático y del autobombo (Management de España), siguen sin despuntar. No perdemos la esperanza de ver algún día en las pasarelas internacionales a un Drucker hispano.

En lo que respecta a las tendencias de la industria hemos detectado que la Empresa Metrosexual está empezando a pegar fuerte. La idea de transformar a la empresa machista en una organización sensible está poniendo una nota de color. Responsabilidad Social Corporativa, Conciliación, Paridad o Sostenibilidad son los colores de moda que vamos a encontrar en todos los escaparates. Sin embargo, mucho nos tememos que no combinan demasiado bien con la empresa tradicional y pronto serán vistos con la misma extrañeza con que vemos las hombreras o los calientapiernas de los ochenta.

No podemos olvidarnos de los accesorios de gestión. Los tradicionales libros de quesos y buenas suertes, de brujas y brújulas,… Siempre quedan bien como regalo a los empleados descontentos.
En los múltiples “cocktails” y “performances” que se organizaron, vimos nuevas formas de hacer sufrir y avergonzar a los directivos con los tradicionales “trainings outdoor” o nuevas modalidades de “assesment”. Me gustaría destacar el nuevo “Feedback 720º” en el que además de preguntar a los profesionales y parientes cercanos, también se interroga al peluquero, a la amiguita del Messenger y a los lectores del blog.

Aunque ya empieza a acusar el paso del tiempo, vimos que sigue teniendo tirón la tendencia “funky”, pedorra y provocadoramente correcta de la pareja de diseñadores suecos de N&R; (NORDSTROM&RIDDERSTRALE;).

Para los más conservadores, siempre quedan los tradicionales Gestión por Objetivos, Cuadro de Mando Integral o el ya clásico Six Sigma. Piezas que combinan bien con todo y que pueden conseguirse a precios muy asequibles.
Cualquiera de estos elementos, bien combinados con un simpático curso de coaching ejecutivo puede conseguir que cualquier departamento de formación consiga una imagen de lo más “cool”.

Los clásicos modelos de Dirección de Equipos, Liderazgo o Gestión del Tiempo quedan bien en cualquier ocasión. No requieren que el experto haya sido capaz de liderar ni al equipo de ajedrez de su colegio. Siempre se adapta hasta a la figura menos agraciada.

Si su presupuesto de formación no puede permitirse piezas de las Grandes Casas, solo tiene que esperar unos meses y encontrará en el mercado versiones adaptadas por alguno de los mayores expertos de la moda de management de nuestro país. No es lo mismo pero puede dar el pego.

14 Comments »

  • jmmata said:

    Pues a mí me gustó Funky Business :-)

  • Andres said:

    A mi también, pero has de reconocer que era mucho ruido y pocas nueces. Un poco de Agata Ruiz de la Prada es original, pero si no sales de ahí…

    ¿Que has conseguido después de leerlos aparte de pasar un buen rato?

  • Enrique said:

    A mi lo que realmente me gusta es el "DPV"

    Dame Pastá y Verás.

  • Gian Lluís said:

    Andrés, por fin ya es viernes ¿ has conseguido viajar en el tiempo ? :-).
    Bromas a parte; comparto tu idea de que en gestión de humanos poco queda ya que probar. Sin embargo, es como la historia, "el que la desconoce, está condenado a repetirla". Y de eso se aprovechan los "gur-us". Como muchos no leen o no han leido libros clàsicos pues los "adaptan" y sacan sus "nuevas" teorias.
    Así que "el copiar no se va a acabar" porque aunque pudiera considerarse un plagio como que no existe la "propiedad intelectual del concepto" pues no hay que pagar al autor que, ademàs, seguramente lleva siglos bajo tierra.

  • Anonymous said:

    Pues yo creo, fíjate, que sí es cierto que mucho de lo dicho es redicho, sin embargo, hay algún ingrediente imprescindible para que lo redicho llegue: originalidad en la forma de expresarlo y experiencia en el fondo, sinceridad y profundidad. Eso es lo que yo sentí cuando leí, por ejemplo, La Brújula Interior, de Álex Rovira. Sentía que tenía frente a mí a alguien que me iba contando sinceramente cómo liderarme, como administrar mi vida. Quise saber más sobre alguien que me había transmitido tanto en unas pocas hojas y comencé a escribir en su blog, durante dos años, hasta que lo cerró. En ese momento me di cuenta de que había reunido un montón de emociones y sentimientos en mis comentarios que había ido aportando. A partir de ahí comencé a gestar la idea de escribir un libro. Lo demás ya lo sabes.

    Con esto quiero decirte, Andrés, que todo es relativo, como he leído hace un rato: "un pelo en la cabeza es poco, pero en la sopa es mucho" :-), y así sucede con todo lo demás. Lo que para unos es inservible para otros es una clave más de su despertar.

    Un abrazo

    Concha

  • Andres said:

    Concha, creo que es fantástico que alguien sea capaz de mover algo por dentro a otras personas.

    Hablas de "originalidad en la forma de expresarlo y experiencia en el fondo, sinceridad y profundidad". Pues bien, eso lo llevan haciendo los novelistas, dramaturgos, directores de cine y humoristas, entre otros dedes hace siglos. Pero eso no les convierte en expertos en personas ni en gestión.

    Posiblemente esa confusión es lo que está provocando de un cocinero o un entrenador de baloncesto sean estrellas invitadas a cualquier evento de negocios que se precie.

    Una cosa es emocionar y otra cosa es tener un método reproducible y que funcione. Como científico, creo que sería al equivalente a la diferencia entre la alquimia y la química. Quizás sea muy motivador para algunos la búsqueda de la piedra filosofal, pero no es más que una pérdida de tiempo. Mientras que la formulación de un fertilizante puede ser menos glamouroso pero infinitamente más práctico.

    Un abrazo Concha.

  • Anonymous said:

    A mí ese libro me conmovió (ya estaba bastante removida por dentro, la verdad), pero también generó (germinó)una serie de acontecimientos que cambiaron radicalmente la percepción de mi mundo. Yo misma soy filóloga y escribo sobre aspectos que no encajan con mi formación (salvo lo de escribir): crecimiento interior, “explotación” del talento, y lo hago desde mi propia experiencia, porque estoy experimentando la energía que tenía retenida desde hace años, que diría Blay. Y veo que, en mi entorno, mi caso inspira, sin que me lo proponga, el cambio en otras personas. Hace poco alguien me emocionó con una frase, que me llegó al alma: "Gracias, Concha. Estás haciendoo que tenga fe en la vida", y no le había dicho nada. Sólo se había enterado de ciertas cosas que me sucedían. El entrenador de baloncesto, por ejemplo, gestiona un equipo, y estoy segura de que las claves que le han hecho creer es sí mismo son las que han percibido los jugadores. No influyen tanto las palabras como los hechos, pero cuando las palabras proceden de la sinceridad, conmueven. Tú mismo has hablado en muchas ocasiones de que lo de menos son los títulos, sino lo que uno lleva dentro, sus cualidades, sus habilidades. Entonces ¿Dónde está el problema?

    Si respondes… te leo mañana, que "hace sueño".
    Concha

  • Julen said:

    Pues con Funky Business algo que me pasó es que me divirtió, cosa que no puede decir del 99% de los libros que podemos leer en torno al manachmen, ¿no?

  • Andres said:

    Concha, lo que dices es cierto, pero yo hablo de modelos aplicables. Lo que convierte a una persona en un experto, es que sea capaz de descrubrir o desarrollar un proceso reproducible en cualquier situación. Por supuesto, para conseguirlo no necesitas un título. Insisto en que motivar, animar o liderar es una cosa y desarrollar un modelo de motivación o liderazgo utilizable es otra.

    Julen, a mi también me gustó y suelo revisarlo. Pero te digo como a Concha, detrás de ese libro no veo un modelo. En cualquier caso, me venía muy bien como licencia literaria para el post (pareja de diseñadores).

  • Anonymous said:

    Pues no sé si es que estoy un poco “cerrojo”, pero sigo sin entenderte, Andrés. Si esas personas han llegado a tanta gente es porque tienen una marca personal, una marca personal te diferencia del resto, de la masa, precisamente por eso llama la atención, porque se sale de la norma, de lo establecido, porque han hecho cosas distintas a los demás. Cuando rompes el círculo de los hábitos emprendes el camino del éxito, por lo que no entiendo que haya que dejar patrones reproducibles.

    “Me lo explique”, o déjame estar, si te parezco una pesadilla…

    Concha

  • Andres said:

    Que si Concha que si, que está muy bien tener éxito, una marca personal muy fuerte y salirse de la norma. Eso lo consigue alguna gente y hay muchos factores que influyen.
    También es fantástico cuando encuentras a alguien que te levanta el ánimo y te motiva. Eso me ocurre a mi cada vez que veo El Club de la Comedia.

    Pero, y este es un PERO muy grande, eso no les convierte en EXPERTOS, en CREADORES DE UN MODELO.
    Los creadores de la Inteligencia Emocional, el Cuadro de Mando Integral o Six Sigma han creado modelos, discutibles si quieres, pero aplicables y que producen cambios (aunque sean negativos).

    Ferrán Adriá, Pepu Hernandez o Alex Rovira o Fernando Alonso cuando se retire, cuentan historias, propias o inventadas, inspiradoras o divertidas, emocionantes o fantásticas, pero dudo mucho que sean útiles para nadie que no sea cada uno de ellos y que pase exactamente por las mismas circunstancias irrepetibles y mucho menos convertibles en un procedimiento.

  • Anonymous said:

    Pues no lo dudes, Andrés, porque aquí tienes a una a la que le han sido útiles esas historias y no soy una de ellos.

    Un abrazo y hasta otro rato.

    Concha

  • jmmata said:

    #Andres : 12:24 PM

    …en esencia el libro me parece bueno, aunque esté vestido de seda, acertado aunque no exportable a todo el mundo ya que aunque el "Talento mueve al capital" los que no lo tienen pues lo llevan un poco mal (cosa que no pasa con la marca personal ;-)

    De todas maneras este libro lo leí en una época muy inicial en mi interés por estos temas y ese camino me ha llevado a tu blog, no está mal ¿no?. Venga ya les estás pidiendo perdón a Nordström y a Ridderstråle :-)

    P.S.: Me ha gustado la puntualización entre estrellas y expertos

  • Andres said:

    jmmata, no seré yo el que niegue las influencias de estos chicos calvetes. Y tengo sus libros bien posicionados en mi estantería para poder revisarlos.
    Como decía antes, quizás es licencia poética para dejar más redonda la metáfora de la moda me está pasando factura. Así que como tu dices, pidamos perdón:

    Padre NORDSTROM que estás en Suecia… :-)

Leave your response!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.