Estudiad, estudiad malditos

Este fin de semana, en noseque cadena de TV, hablaban de noseque feria en la que las universidades ofrecían su “mercancía”.

Hablaban de cosas como la doble titulación y asuntos similares. Es fantástico. Es que seguimos sin enterarnos de nada.
¿Es que nadie se da cuenta de que en las facultades no se enseña nada sobre “la vida real”?
¿Durante cuanto tiempo nos más van a vender la burra de que un título universitario va a aumentar tu valor en el mercado?
En serio ¿Cuantas cosas de las que habéis aprendido en la facultad os han sido útiles en la empresa? ¿Necesitas 3,4,5,…8 años para aprender cuatro cosas que no te diferencian de otros miles de profesionales?

El título universitario es otro “commodity”. No te diferencia. Es más, posiblemente te homogeneice todavía más. Posiblemente sea un mal necesario, algo por lo que hay que pasar para entrar en el “circuito profesional”, pero no hace falta alargarlo más de lo necesario.

Las facultades te “capan”, te quitan el elemento emprendedor, terminan de meterte el miedo en el cuerpo y sales con la sensación de que tienes que ponerte a “producir” cuanto antes para amortizar el tiempo y el dinero ¿invertido o gastado?

La enseñanza universitaria no te explica lo que significa poner en marcha un proyecto, entender lo que ocurre cuando empieza a crecer una empresa, aguantar cuando las cosas no van como esperas, o simplemente pensar.

Conozco mucha gente más que sobradamente preparada, con más títulos que el viejo Real Madrid pero que sigue pensando que necesita aprender algo más antes de “lanzarse”. Personas que dicen que van a hacer un curso más antes de atreverse a hacer algo. No se dan cuenta de que esta búsqueda del Santo Grial no tiene fin y que cuanto más te dedicas a “prepararte”, más te alejas de tu objetivo.

Y conozco a otros sin estudios que en su momento se atrevieron a ganarse la vida, se la jugaron porque no tenían prejuicios ni les habían contado la teoría y hoy son triunfadores en todos los sentidos.

Ayer leí algo que me gustó y que está relacionado con esto. Lo dice Humbert Rampersad.

Nada de autoconocimiento + nada de autoaprendizaje + no pensar + no hacer + ningún reto + nada de felicidad + ninguna alineación entre la ambición personal con el comportamiento personal y la ambición compartida
=
ningún desarrollo personal y organizacional sostenible.

MIS ESTRATEGIAS DE MARCA PERSONAL

Date de alta y recibirás mis mejores contenidos y ofertas exclusivas

Comentarios

  1. dice

    Andrés, la verdad es que en esta entrada discrepo, tener una carrera no es una commodity, es una necesidad, es como el inglés, no es una opción.

    Otra cosa muy distinta es el tema de los MBAs, hacerse un MBA sin haber trabajado nunca (cosa no tan extraña) no me parece bueno a corto plazo, pero a largo plazo todo esto va a ser el elemento de criba.

    Y para el emprendedor no es necesario tener una carrera, hombre, sí muy recomendable, me parece que lo mejor es tener la carrera y ser emprendedor, eso te permite poder elegir, y ahí es donde está la gracia.

  2. dice

    Pero Edu, el que sea una necesidad no la exime de ser una commodity. De hecho casi todas las commodities surgen porque satisfacen una necesidad básica. Arroz, agua, carbón o papel higiénico.

    El problema es que en este momento la formación universitaria es mala, indiferenciada y poco adaptada a la realidad. Por lo tanto se convierte en un producto obsoleto y caro en tiempo y recursos.

    No dudo de que sea interesante tener una licenciatura, pero siempre que sirva para algo.

  3. dice

    A mi modo de ver una carrera te da los conocimientos mínimos para poder desarrollarte después (en mi caso informática con 32 años), con eso saltas a la arena, progresas, te encaminas y continuas estudiando en la dirección que más te interesa. Viendo el estudio como algo que si lo que estudias lo tuvieras que aprender con la experiencia sería mucho más costoso.

  4. dice

    Discrepo y estoy de acuerdo contigo Andrés, y te diré por qué.

    Estoy de acuerdo contigo en que la formación universitaria está obsoleta, su estructura, funcionamiento, etc. están fuera de lugar, y el "commodity" resultante es eso, commodity. De hecho es un "estándar" que usan las empresas como baremo "mínimo" para hacer una primera criba.

    Dicho esto, te hablo por mi experiencia personal de universidad, te diré también que aprendí mucho más que teorías, números y conceptos: a currármelo por mí mismo, a trabajar duro, y a reponerme más rápido de los golpes de lo que los recibo. Como ves, nada que no se aprenda en la calle, pero con muchos conocimientos, y un título que, nos guste o no, me "posiciona" de una forma que otros que no lo tienen no pueden.

    Creo que el sistema es como es. Podemos cambiarlo muchos con tiempo (estamos en ello ¿no?), pero mientras tanto, hay que adaptarse, sacarle lo mejor, y conseguir nuestros objetivos mientras aprendemos y disfrutamos juntos.

  5. dice

    En una ocasión me explicaron que una de las funciones más importantes de la publicidad no es vender más sino hacer sentir que han tomado la decisión correcta a los que ya han comprado.

    Supongo que a nadie le gusta pensar que ha invertido tiempo, dinero, esfuerzo o lo que sea en algo que es necesario pero que no vale lo que cuesta.

    Yo haría el ejercicio siguiente. Me preguntaría, ¿Podría haber invertido todos esos recursos de una manera más eficaz?

  6. dice

    Andrés,

    En este caso que te comento, el mío y el de otra gente que conozco, te puedo asegurar que las elecciones de estudios han sido meditadas y aprovechadas. La experiencia posterior así lo demuestra.

    De todas formas, y valga de contra-ejemplo, todos conocemos profesionales que podrían ser muy válidos y con mucha proyección, pero que por falta de "formación" (y no digo que tenga que ser siempre reglada), les falta el "plus" para progresar hasta donde se merecen, y se estancan.

    Como cualquier herramienta, unos estudios reglados, usados con pericia, superan a años de experiencia, aunque también confirmo que la condición inicial de esta frase es más complicada que lanzarse a "pecho descubierto", o limitarse a obtener un título o unos cuantos.

    Saludos,
    Francisco

  7. Anonymous dice

    la cultura, la educación no ocupa lugar … pero el enfoque que en la actualidad se está dando a la mayoría de las carreras universitarias (independientemente del tipo de centro universitario: público y privado)es erróneo: no aporta nada útil que permita al alumno desarrollarse y ser útil en la vida laboral. Fomenta el snobismo y la cultura del concursante de GH: llega alto a toda costa sin currar.
    Y ahí, además, las empresas tienen un filón de cara a optimizar la precariedad laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *