Cogiendo polvo

Este fin de semana leía en EL PAIS SEMANAL una expresión de Juan Cueto que me parece que define muy bien lo que está pasando en el mercado laboral. “De la lucha de clases al conflicto generacional”.

Da a entender que hay más diferencia en la forma de pensar entre los Baby Boomers (Nacidos antes de 1960), la Generación X (Nacidos entre 1960 y 1980) y la Generación Y (Nacidos a partir de 1980) que entre un obrero y un directivo de la misma generación.

Y creo que tiene razón en algunas cosas. Especialmente estoy sensibilizado por lo que le ocurre a quienes en este momento rondamos los treitaytantos, cinco años arriba o abajo. Pero también creo que en lugar de quejarnos por la vida tan “triste” que nos ha tocado vivir y lo desgraciados que somos porque dificilmente llegaremos a reinar debemos utilizar las herramientas con las que contamos y que sabemos manejar mejor que nadie.

Contamos con la mejor herramienta de Marketing Personal que se ha creado nunca, el blog.

Internet es la Intranet que une a las personas con intereses comunes.

Hemos crecido con mentalidad de hackers y de software libre. ¿Porqué dejar que nuestro conocimiento quede olvidado y cogiendo polvo como en la escena final de las cajas almacenadas en “En busca del arca perdida”? Ahora podemos enseñar al mundo aquello que somos capaces de hacer.

Nuestros padres y hermanos mayores llevan toda la vida contándonos lo que han sufrido y como han tenido que enfrentarse contra el poder establecido. Me aburren bastante esas “batallitas” de abuelo Cebolleta. Nosotros, silenciosamente, cuando por la noche hemos conseguido que nuestros hijos ¡por fin! se hayan ido a la cama, podemos dar a conocer todo aquello que sabemos con un teclado y un poco de paciencia. En primer lugar para que otros puedan utilizarlo y luego para hacernos un hueco en un mundo profesional sobresaturado. Al fin y al cabo, un blog se está convirtiéndo en la mejor forma de crear una Marca Personal frente a la marca corporativa.

Comentarios

  1. dice

    Muy interesante de nuevo.
    He leido tu documento "la generación desmarcada", que no había leido en su momento porque todavía no había aterrizado en la blogosfera, y me ha parecido MUY bueno. ¡Enhorabuena!

  2. dice

    Porqué será que todos ?independientemente de la edad que tengamos-, creemos pertenecer a una generación perdida. Siempre vemos como a nuestros padres, les suceden nuestros hijos. Pero, si fuera cierto, sería imposible que todas las generaciones compartiéramos idéntica sensación. ¿No será una leyenda urbana más?. ¿No será la justificación perfecta para la eterna, permanente y constante sensación de fracaso generacional que experimentamos todos algún día? Los de 60, los de 50, los de 40 y por lo visto también los de ?los treitaytantos, cinco años arriba o abajo?.

  3. dice

    No creo que la nuestra sea una generación perdida ni exista una gran sensación de fracaso. Es más creo que en muchos aspectos tenemos bastante suerte. Sin embargo, en lo referente al aspecto profesional se han dado algunas circunstancias que creo que debemos intentar cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *